JAIME PARRA

Desde su creación, han pasado por la  de la Federación de Municipios de la Región de Murica, Antonio Bódalo, José Méndez y Miguel Ángel Cámara, todos ellos alcaldes de la ciudad de Murcia, hecho que se rompió en la pasada legislatura al asumir el cargo el alcalde de Lorquí, Joaquín Hernández. María Dolores Muñoz, alcaldsa de Bullas, continúa la tendencia de que la presidencia la ocupe un municipio mediano y añade el hecho de ser la primera mujer en ocupar el cargo.

¿Qué supone para usted el hecho de haber sido elegida Presidenta de la Federación de Municipios?

Un honor. Primero, por el hecho de que haya sido por unanimidad; luego porque se reconozca el peso cada vez mayor que tenemos las alcaldesas mujeres en la región y, por último, pero primero en importancia, este es un reconocimiento a Bullas, al trabajo que hemos hecho de siempre y que hace que se nos vea como un municipio bastante prudente, con recursos escasos, luchando día a día.

¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta la Federación?

Hay unos cuantos. No me atrevo a hablar de ninguno en profundidad, porque los debemos decidir entre los diez que formamos la ejecutiva. Pero hay uno que es un clamor por parte de todos los municipios, que es el hecho de tener una financiación absolutamente deficitaria, resultado de no participar de los ingresos de la Comunidad Autónoma.

La murciana es la única Comunidad Autónoma, junto a la de Castilla la Mancha, que no comparte con nosotros sus ingresos. Y no creo que vaya en absoluto unido a la falta de financiación del Estado. Debemos mejorar la participación en los ingresos del Estado, sí, pero también participar de los ingresos de la Comunidad Autónoma.

Luego existen muchas políticas comunes a los municipios, y coordinarlas será nuestro trabajo.

¿Qué problemas son comunes a los municipios?

La financiación es el principal problema, porque muchos de los problemas que nos aquejan tienen que ver con las competencias impropias, es decir, aquellas que son de la Comunidad Autónoma pero que asumimos como nuestras. Es importante que haya una clarificación y, si nos corresponde un mayor número de competencias, que aumente también la financiación. Que el Ayuntamiento sea grande o pequeño, con mayor o menor término municipal, con la población envejecida o no, puede agravar el problema, y nosotros debemos tratar de que independientemente de estas circunstancias, los ayuntamientos tengan unos mínimos en igualdad, sostenibilidad, cultura…

Y luego existe un problema, o un reto pendiente, que es el de una mejor formación de los empleados de la administración para llevar a cabo su trabajo de un modo adecuado. Pero también de los que nos dedicamos a la administración de una manera puntual. Sin una correcta formación no podemos mejorar nuestra gestión y con ella la vida de nuestros ciudadanos.

¿Qué le parece el trabajo de su antecesor en el cargo?

Muy bueno. Un gran trabajo, porque teníamos un problema económico gravísimo y se ha solucionado. Eso nos permite llevar a cabo nuestro trabajo como federación. Se ha trabajado mucho y bien en formación; hemos firmado convenios con asociaciones que nos permiten facilitar el día a día a las corporaciones. Se han puesto las bases de nuestra postura sobre financiación local.

Y se ha hecho mucho más visible nuestra participación en la toma de decisiones con la Comunidad Autónoma y, a través de la Federación Española, con el Estado. Todo esto lo debemos agradecer a Joaquín Hernández.

Habla de una Federacion más visible, ¿está reconocido su trabajo por los ciudadanos?

La Federación funciona desde el 83, son treinta y seis años, ha calado porque los municipios son la administración más cercana al ciudadano, pero es verdad que se ha mimetizado su presidencia con los ayuntamientos más grandes. Por lo que ha sido un acierto que tanto Joaquín como yo pertenezcamos a municipios medianos, incluso pequeños.

En la Federación se garantiza la participación de las grandes ciudades, pero las ciudades medianas y pequeñas tenemos mucho que decir.