Ya en la calle el nº 1039

Marcos Garcerán, tecnología 4G para combatir la despoblación

"Quería enfocar mi proyecto al campo de las redes inalámbricas pero con un fin social, y en este sentido, en el área rural hay muchas oportunidades de este tipo. Se habla mucho de la “España vacía” o la “España rural” pero apenas se proponen soluciones para frenar esta realidad".

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

JAIME PARRA

Marcos Garcerán, ingeniero de Telecomunicaciones de 29 años, defendió en enero de 2023 un proyecto en el que estudia la viabilidad de que las pedanías altas del Noroeste disfruten de una red 4G.
No perteneces a esta comarca, cuándo la conoces, ¿por qué le dedicas tu proyecto?
Quién me iba a decir que aquel verano del año 2003 íbamos a conocer a Pedro, marido de mi madre y padre de mi hermana, gerente del estanco de la calle mayor de abajo de Cehegín, conocido en el pueblo como Pedro “el berenjeno”.
Desde aquel año, cambiamos la capital (Murcia) por los fines de semanas y períodos de vacaciones en Cehegín y en la Comarca del Noroeste, disfrutando de su naturaleza, tranquilidad pero sobre todo de su maravillosa gente.
No cabe duda de que el Noroeste me ha marcado positivamente desde que era un niño, hasta tal punto de iluminarme para realizar un proyecto de tanta importancia a nivel personal.
¿Podría explicarnos qué es el 4G?, ¿por qué ha elegido esta tecnología?
4G es la cuarta generación de telefonía móvil, gracias a la cual nuestro teléfono móvil ha pasado a ser un ordenador de bolsillo.
Existen varias generaciones de telefonía móvil, siendo la más actual 5G, pero a día de hoy tan solo está disponible en grandes ciudades. El principal objetivo de la telefonía móvil es que cada nueva generación ofrezca mejoras respecto a la anterior. Es decir, de forma general, 4G presenta mayor velocidad y cobertura que 3G, lo mismo sucede con 5G y 4G, así como con cada una de las distintas generaciones.
Mi objetivo era escoger la generación de telefonía móvil más avanzada que estuviera disponible en una zona determinada, permitiéndome llevarla a otra zona donde no está disponible, ya que, para desplegar una red de este tipo, siempre es necesario tener un punto de partida que son las antenas de telecomunicaciones ya instaladas en una localización específica.
¿Por qué ha elegido esta zona?, ¿es viable por su geografía?
Son varias las razones por las que decidí elegir esta zona. Quería enfocar mi proyecto al campo de las redes inalámbricas pero con un fin social, y en este sentido, en el área rural hay muchas oportunidades de este tipo. Se habla mucho de la “España vacía” o la “España rural” pero apenas se proponen soluciones para frenar esta realidad.
He estado varias veces en la zona de las pedanías altas y sabía que era una zona perfecta para realizar mi proyecto, además de conocerla y pertenecer a la Región de Murcia. En adición a esto, analicé la cobertura con una herramienta en línea y llegué a la conclusión de que era posible desplegar una teórica red 4G.
La geografía complica su diseño y posterior despliegue, pero es totalmente viable, es más, su localización es muy interesante desde el punto de vista de la ingeniería, ya que presenta muchos retos.
¿Ha analizado los costes?
Sí, y obviamente son muy elevados. Estaríamos hablando de un coste en torno a 350.000 euros, y en mi caso, tan solo he estimado el precio final del área comprendida entre Cañada de la Cruz y Calar de la Santa, por lo que el coste del área total sería mucho mayor.
El principal motivo por el que me he enfocado en la zona comprendida entre estos dos municipios, ha sido porque me permitía poner en práctica un concepto muy interesante en el campo de las telecomunicaciones que permite “dar saltos” para llevar una señal desde un punto A hasta un punto B, cuya distancia máxima recomendable es precisamente la existente entre Cañada de la Cruz y Calar de la Santa.
También, cerca de Cañada de la Cruz existen antenas de cobertura 4G que me han servido como punto de partida para diseñar la red.
Como he mencionado anteriormente, la geografía de la zona, no impide su viabilidad pero si la dificulta, ya que eleva mucho su coste y este suele ser uno de los principales inconvenientes.
¿Las pedanías altas tienen cobertura limitada?
Sí, pero no solo por su ubicación geográfica, sino por su escasa población. A las grandes empresas de telecomunicaciones que son las que ponen el dinero para construir infraestructuras de este tipo, no les interesa, ya que si el número de habitantes de una zona determinada es bajo, el número de usuarios será muy reducido y no se puede garantizar su rentabilidad ni a corto ni a largo plazo. Visto así, es algo totalmente comprensible.
¿Cree que ayudaría a evitar el éxodo rural?
Estoy seguro de que sí. Hoy en día mucha gente tiene la posibilidad de trabajar o estudiar de forma remota desde prácticamente cualquier localización, y en muchos casos se ven obligados a desplazarse a localidades más grandes porque no cuentan con una red de acceso a Internet adecuada.
El hecho de que una zona rural cuente con una conexión en condiciones para realizar determinadas actividades, puede provocar que la población local no tenga que salir a buscar oportunidades, atraer a personas que prefieran vivir en un entorno natural para escapar del estrés de las grandes ciudades u ofrecerles servicios diferentes. Si miramos más allá, podría incluso animar a empresarios a invertir en la zona de una u otra forma.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.