PLATAFORMA MULA POR SU CASTILLO

Manifiesto leído por la PLATAFORMA MULA POR SU CASTILLO desde el balcón del Ayuntamiento de Mula. Nos reafirmamos en nuestro compromiso de seguir luchando por nuestro Castillo, porque nos ampara la justicia, la historia y la dignidad del pueblo de Mula.

MANIFIESTO:
Muleñas, muleños, gentes de toda la Región
Hoy estamos aquí, con el castillo como testigo, de nuestro compromiso con la sociedad muleña, con Murcia y con la Historia hacia lo que siempre creímos nuestro y un día nos fue arrebatado.
Pero esa situación la vamos a revertir. Para eso nació la Plataforma Mula por su castillo, para sacar del marasmo y la desidia a una de las señas de identidad de los muleños, el castillo.
Y como estamos en esta fiesta de la Historia, organizada por la UMU y nuestro Ayuntamiento, a quienes agradecemos que nos hayan permitido utilizar este balcón para dirigirnos a vosotros, vamos a hacer, modestamente, un poco de historia.
En el 2015 convocamos un asalto al castillo y el resultado fue que una marea azul inundó las escarpadas calles de Mula en un alarde de reconquista y en la espuma de la ola una bandera celeste llegó a ondear en el filo de una almena sin que hubiera que lamentar ninguna baja.
Meses después, para apoyar nuestra lucha en los despachos y las instituciones os convocamos al abrazo y allí estuvimos los muleños rodeando el castillo, acariciándolo casi.
No es nuevo lo que nos pasa ahora. En otros momentos de nuestra historia también el pueblo exigió el respeto por lo que creía suyo. Hace quinientos años los muleños, nuestros antepasados, al sentirse insultados en su dignidad se levantaron contra el Marqués de los Vélez, tomaron el castillo y la villa y expulsaron al Marqués y a sus mercenarios.
Nadie dude, que quinientos años después, vayamos a utilizar los mismos métodos. Pero si vamos a esgrimir todas las armas que nos proporciona el estado de derecho y nuestro ordenamiento jurídico para conseguir los objetivos que se marcó nuestra Plataforma:
1º Que el castillo sea de titularidad pública
2º que el castillo se restaure y conserve y
3º que el castillo se muestre a la ciudadanía
Y para conseguirlos esta Plataforma va a ser el martillo pilón, la mosca cojonera que recuerde a las administraciones, todos los días que salga el sol, que el castillo se desmorona, que el castillo está abandonado a su suerte, que una parte importante de nuestra historia puede desaparecer para siempre.
Desde que se construyó el castillo ha tenido funciones diversas. Fue archivo de la Casa de los Vélez en el XVII, cárcel militar en el XVIII y punto de recaudación de impuestos en el XIX durante la epidemia de cólera.
Sin embargo para muchos de nosotros ha sido mudo testigo del tiempo, como una piel que crece a jirones. Nos ha visto acercarnos con temor, alejarnos sangrando con el descalabro de nuestra pelada cabeza, regresar con orgullo atravesando lo más escarpado de su cara norte, explorar nuestros cuerpos a la luz de una oculta luna o admirar cómo se apaga el mundo cuando el sol se muere. El yugo y las flechas, las almenas, la puerta falsa, las simas, la torre del homenaje y la sala de armas. Leyendas, momentos, suspiros… Toda una vida ligada a este pendón…, que ahora nos sabe a engaño.
Tras la venta del castillo por la casa de los Vélez a finales del XIX, el castillo ha venido sufriendo un permanente estado de abandono, expolio y ruina. En 1985 fue declarado Bien de Interés Cultural, lo que trajo consigo diversas actuaciones de mejora. Pero en 1990, recién acabada la restauración, con el castillo completamente remozado, los nueve herederos de la familia Bertrán de Lis y Pidal, se apresuraron a inscribirlo en el Registro de la Propiedad de Mula, en dominio y por título de herencia. Después de juicios y recursos varios, en 1999 el Tribunal Supremo, con una sentencia tan incomprensible como arbitraria, dictó que el castillo ya no pertenece al pueblo de Mula. De nuevo la justicia del Marqués parecía volver como un ancestro del pasado, en una jugada maestra y salvando el sortilegio del tiempo, para imponerse de nuevo ante los vecinos de esta villa arrebatándonos así nuestra señera atalaya para sumirla en el más absoluto abandono y ruina, dejándola a merced del deterioro cotidiano y de las garras de vándalos que defecan con sus grafitis en los muros desolados. Una situación de desidia que nos llena de vergüenza y de ira.
¿En qué estado se encuentra la situación a día de hoy?
Nuestro Ayuntamiento, con su alcalde a la cabeza, ha logrado que varios herederos, sensibles a nuestras peticiones y en un gesto que les honra, donen su parte del castillo al Ayuntamiento de Mula, de manera que el Ayuntamiento que poseía el 5% de la propiedad es ahora el dueño legítimo del 30%.
Nuestra administración regional destinó en sus presupuestos de 2016 la cantidad de 166.000 euros para acometer las primeras intervenciones. Cantidad a todas luces insuficiente que además se ha reducido a una cantidad testimonial y ridícula en 2017.
La Asamblea Regional en octubre de 2015 aprobó una moción por unanimidad de todos los grupos políticos en la que se instaba al gobierno de la región de Murcia a iniciar un expediente de expropiación del castillo en el IMPRORROGABLE PLAZO DE UN AÑO si no se atendían los requerimientos para que los dueños restauren el castillo. Pues bien, el plazo ya va para seis meses que se ha cumplido y ni los titulares del castillo han restaurado nada ni el gobierno de la región ha tomado ninguna iniciativa para recuperar el castillo.
A nuestros gobernantes regionales quiero recordarles, alto y claro, que el patrimonio cultural pertenece a los ciudadanos y que es su sensibilidad lo que da valor al monumento. Castillo que fue levantado hace ya cinco siglos como signo de opresión y sumisión y que hoy, sin embargo, se erige como orgulloso símbolo de la identidad y la dignidad del pueblo de Mula
A consecuencia de los años que lleva cerrado y vallado se está dando la extraña circunstancia que ni los padres ni los abuelos han podido enseñar el castillo a sus hijos o nietos. Por eso quiero deciros que esta Plataforma no va a consentir, no va a tolerar, no va a permitir que ninguna generación de muleños se quede sin conocer el castillo, el castillo de sus abuelos, el castillo de sus padres y en definitiva su castillo
La modernidad de nuestro pueblo y su desarrollo futuro pasa por presentar una amplia oferta turística que contemple las visitas a museos, yacimientos, iglesias, restos de nuestro rico pasado, pedanías de Mula y potencie tradiciones tan especiales como los tambores. Pero todo esto sin el castillo será una sinfonía inacabada.
Dentro de tres años, en 2020, se conmemora el quinto centenario de su construcción. Es un plazo más que razonable para recuperar lo que fue nuestro durante tanto tiempo. No vamos a parar hasta conseguirlo. Esta marea celeste está dispuesta a ir allí donde haga falta con tal de reclamarlo. Y aunque ahora, parafraseando a don Quijote, no importe el resultado y sólo el esfuerzo valga, seguiremos esforzándonos como quijotes para conseguir que el castillo, con la ayuda de todos, finalmente vuelva a ser nuestro.
¡Mula por su castillo!
Mula 19 de marzo de 2017