ANA MARÍA VACAS

Magdalena es una persona que ha desarrollado su vocación artística de manera autodidacta; nunca se planteó que una afición se convirtiera en una profesión, pero la vida decidió otra cosa por ella. En 2010 se diploma en Ciencias Empresariales por la Universidad de Murcia, habiendo realizado un curso en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid a través del intercambio Sicue. Posteriormente 2011-2012 realiza un Máster Universitario en Desarrollo Económico, Cooperación Internacional y Responsabilidad Social en la Universidad de Murcia. Continuando su formación con un curso de Marketing on line y Gestión de redes sociales por la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Avocada a los estudios de Empresariales, su destino estaba enfocado a un mundo totalmente diferente, pero ocurre como en las bonitas películas, que un instante, actuó de resorte para cambiar sus perspectivas de una manera brutal. El Máster en Cooperación Internacional de carácter social, le da la oportunidad de viajar a México a convivir con pueblos indígenas en las montañas; allí es donde comienza a fotografiar a las mujeres en su entorno, realizando las labores cotidianas; mujeres con las que trabajaba y qué sin apenas darse cuenta, evocaron su instinto artístico donde plasmar toda su verdad. Descubre el enorme ámbito que abarca el encuadre fotográfico y el testimonio en primera persona, plasmado de esas vivencias que marcaran su destino sin ninguna duda. En México vivió durante seis años y conoció a una directora de cine, que al visionar su trabajo quedó impactada por la calidad fotográfica y humana de sus obras, concienciándola para que se tomara en serio esta profesión. Por ello decide matricularse durante un curso en una Escuela de Fotografía en ciudad de México, para intentar aprender todo sobre la técnica fotográfica, ya decidida a encauzarla como una profesión artística.

Magdalena García Fernández

Magdalena García Fernández

Compagina desde este momento su inminente profesión como fotógrafa con su dedicación a los más desfavorecidos, trabajando para distintos estamentos reconocidos por su sentido social. En 2012 con The Hunger Project México, trabaja como cooperante Internacional, con la facilitación y evaluación de procesos de desarrollo; diseño e implementación de proyectos de Desarrollo Local, fortaleciendo las comisiones de salud y nutrición en la cooperativa J´pas Joloviletik de San Cristóbal de las Casas. Chiapas; en 2013 es la responsable administradora del Centro de Salud “Madre tierra” en Unión Jamaica. Chiapas. Su extraordinaria formación dentro de la cooperación junto con sus estudios de empresariales hace que Magdalena sea una cooperante que aporta una infraestructura activa en ambos ámbitos. En 2014-2015, trabaja para la Escuela Bancaria y Comercial, S.C. Coordinadora de Responsabilidad Social.Gestión y creación de proyectos sobre las líneas estratégicas Educación para el Desarrollo, Fortalecimiento de la Vida Institucional, Cuidado y Preservación del Medioambiente. Coordinación del 1er Festival del Medioambiente junto con el municipio de Aculco, con más de 600 voluntarios reforestando.  A su vez con diversidad de proyectos sociales con éste mismo municipio. Como la realización de reporte de Responsabilidad Social 2014 bajo la Guía GRI.

Es una persona muy emocional, que al sumergirse en estas enormes experiencias ha cambiado su concepción y el entendimiento de la vida; dichas realidades tan cercanas, le traspasan de una manera tan palpable que hacen que en su fotografía podamos apreciar la emoción como vehículo hacía el alma. Cn estas experiencias tan duras es difícil gestionar sus emociones por no poder controlarlas en algunos momentos críticos. Conocer estas realidades hacen aterrizar de golpe a cualquiera, estar frente a la pobreza, a las enfermedades o a la carencia de recursos y medios para tener una vida digna, la hacen sentirse más critica con este primer mundo en el que estamos totalmente perdidos en valores.

Su trabajo fotográfico esta siempre acompañado con un texto poético o poesía, es una manera de narra la historia que presenta de una manera personal. Intenta siempre que el arte sea accesible para todos porque es la única manera de que podamos avanzar como sociedad y crear en nuestras nuevas generaciones un respeto y amor por los demás. Enamorada de la fotografía analógica encuentra en las fotografías en blanco y negro, un mundo de diferenciación exquisito en comparación al mundo digital, que pueden mostrar un trabajo espectacular.

En 2013 realiza una exposición en Molina de Segura, y en 2017 en Bullas, basadas ambas en las mujeres indígenas; tratar el tema de feminismo desde una perspectiva casi de desconocimiento, son mujeres maltratadas que sufren cada día la violencia, pero que sin embargo no conocen la significación de esta palabra tan relevante en el mundo en el que vivimos.

Sólo se ha presentado a un concurso de fotografía quedando ganadora, pero no siente que ese sea su camino, sintiendo una presión en el momento que no le enriquece su trabajo.

Sus nuevos proyectos, expresados como series fotográficas están basados en las expectativas contra realidad, basados directamente en interactuar lo psicológico emocional con el arte; captura viva de las relaciones que nos creamos los humanos con respecto a otras personas. Fotografías donde están reflejadas las expectativas sin saber lo que va a pasar, hay que dejar fluir lo que suceda sin intentar modificar con condicionantes; en contraposición sería pensar que estas realizando una acción emocional en la mente que no se produce a posteriori. La complejidad de lo que el artista quiere expresar, puede resultar difícil de entender, pero a la vez muy interesante esta nueva interpretación, la interacción entre el arte y las emociones puede ser un hermoso camino desde el punto de vista artístico, mostrándonos una evidente intensidad creativa.

Implanto un proyecto de una movilización social para personas sin techo, conocerlas amplió su capacidad humanista valorando enormemente las historias personales que le transmiten. Ahora trabaja en una Fundación Colectivos sin hogar de intermediadora entre empresas y personas que necesitan empleo y va a comenzar a trabajar con la Fundación Rais, la más potente a nivel nacional para ayudar colectivos sin techo. Su acción social acompaña muy bien su persona, cuando escuchas hablar a Magdalena puedes apreciar en su rostro esta sensibilidad por los demás, que lo es todo para ella. Como en la misma fundación Rais definen” Elsinhogarismo no es una cuestión individual, es un problema estructural cuya solución requiere de trasformaciones sociales y medidas políticas amplias en materia de vivienda, salud, empleo, seguridad, educación y servicios sociales, entre otros ámbitos.

Desde junio de 2017 hasta febrero del 2018, se encarga de la organización, coordinación y administración de eventos con la empresa Lerik Studio. Entre otros para Nike México, #fuerza CDMX, Santa Clara y Tango house en ciudad de México.  En 2018 trabaja en un proyecto,  Técnica de Sensibilización en Sant Joan de Déu Serveis Socials – València, su función desarrollar, implementar y coordinar la relación empresarial para reconocimiento de los más desfavorecidos.

Su presente pasa por la realización de un curso con Sofía Moro de Retrato social y Documental, donde de nuevo compagina el amor por la fotografía y por las personas desfavorecidas. Es imposible separar estas dos vertientes en esta joven que ha decidido desarrollarse intensamente como la magnífica fotógrafa que ya es y que sin ninguna duda en un futuro nos sorprenderá, por sus hermosos valores personales. Gracias, aprendiendo siempre de cada uno de vosotros, con vuestra voluntad y ejemplo.