PILAR GARCÍA SANTOS/PRESIDENTA DE SOMOS REGIÓN

Nos encontramos estos días con un maremágnum de noticias en las que, al final, desconocemos cuánto va a durar el Gobierno regional. Ya no se trata de ideales políticos, sino de encontrar en la vida política una profesión.

Cada día que pasa estamos más lejos de dar soluciones a temas tan importantes como la regeneración del Mar Menor o la desertización del sureste español. Y no solo eso, sino que cuestiones factibles, como la protección del Monte Arabí o las deficiencias de los hospitales del Rosell y Caravaca, van quedando abandonadas.

A la Región de Murcia, históricamente, le ha faltado esa figura carismática que resulte influyente a nivel nacional para conseguir atraer proyectos e inversiones relevantes. Existe un movimiento ciudadano que está despertando al amparo de Somos Región, consciente de que la unión puede ser el detonante de una revolución política para la Región de Murcia, que no viene desde la ideología o el adoctrinamiento, sino que nace del hartazgo ciudadano sobre una clase política que está dirigida desde despachos de Madrid.

El mayor error político, cometido en estos últimos años, es el distanciamiento de los políticos hacia los ciudadanos, que trae, como consecuencia, el desapego de los ciudadanos hacia los políticos. Pisar la calle, subir en autobús, o entrar en una cafetería, para escuchar a la gente es algo a lo que no están acostumbrados en su ir y venir al despacho en coche oficial. El mejor ejemplo lo refleja el soterramiento, conseguido por la unión de los ciudadanos por encima de cualquier color político.

Hoy más que nunca me siento orgullosa de pertenecer al equipo de Somos Región, un espacio y transversal, que ha abandonado los personalismos para convertirse en una herramienta política al servicio de los intereses de la Región de Murcia.