ORENCIO CAPARRÓS

  Ya tenemos Alcalde. Esto ha sido el parto de la burra.; la duda sobre el posicionamientos de Ciudadanos, la oferta de unos y otros para contar con su apoyo… Yo no voy a narrar aquí las ofertas de cada cual, que lo cuenten ellos o lo cuenten Ciudadanos, lo que sí creo es que el posicionamiento de Ciudadanos ha sido de una honestidad que Caravaca debe agradecerles; muy posiblemente hubieran podido sacar mayor  rédito, tanto personal como políticamente, pero han preferido poner por encima de cualquier otra cuestión los intereses de Caravaca.  Personalmente, agradezco y valoro  su  confianza en un equipo, el de José Francisco, en el que yo he confiado y en el que me he implicado en la medida de mis parcas posibilidades. Mi gratitud a José Carlos y a José Antonio, no tanto por confiar en José Francisco sino por creer que él y su equipo serán capaces de marcar una nueva época en la historia de éste pueblo.

      Hemos tenido que soportar las opiniones de pseudoperiodistas que nos han venido, en tono casi amenazante y apocalíptico, a decir que los caravaqueños o los cehegineros, entre los que tengo muy buenos amigos, hemos herrado con nuestros votos porque no le han gustado a él. ¿Dónde quedan los valores y el respeto democrático?. ¿Tenemos que aceptar que el no dar la razón a los que pactan con  Podemos o con Bildu o con los separatistas catalanes puede tener consecuencias sobre la gente libre  y honesta de esta comarca?. Que no se pierdan los nervios, ni el sentido común. Calasparra, Moratalla y Bullas están en su derecho de votar lo que les venga en gana; pero Cehegín y Caravaca de la Cruz también lo están; si coinciden o no, no es motivo para hablar en tono alarmista de “una comarca dividida”, cada cual tiene sus motivos y sus personas, los demócratas respetamos unas y otras, y hablar de consecuencias del libre voto de cada cual es, sencillamente ,repugnante. Amenazas las justas, que son ninguna.

      Hablando de “ salir por la puerta grande”, me han venido a la memoria dos viejos amigos que salieron por esa puerta, al menos como alcaldes, Pedro García-Esteller, con el que me unió una amistad de profesor, compañero y amigo de cosas importantes que se hicieron en Caravaca, y que aquí no tengo espacio para relatar; y Antonio García Martínez-Reina, socialista honesto, que los hay, y sincero amigo mío. A Domingo Aranda lo dejo a parte, porque, aunque se merezca estar en esta corta lista, algunos socialistas se empeñaron en ensuciar su nombre para lograr, torticeramente, hacerse con un poder municipal que la mayoría del pueblo les negaba. Y funcionó, lo ofendieron, lo vituperaron, lo humillaron…y la política llegó a los niveles más miserables que imaginarse pueda. Lo viví en primera persona, y fue muy doloroso. Ninguno de los citados perdió ni una sola de las nueve ocasiones en las que se presentaron sumando todas. No quiero hacer sangre, pero ésta es la primera ocasión en que un  exalcalde asiste a un nombramiento de alcalde como perdedor. Eso de que se va ganado las elecciones es una mentira absoluta; para afirmar ésto me baso en la definición que la RAE da de ganar, que han olvidado, o no conocen, los profesionales de la prensa, los pseuperiodistas de tres al cuarto y los que opinan en las redes sociales. No se molesten en consultarlo, GANAR, es “obtener lo que se disputa (…)”, “llegar al sitio o lugar que se pretende…”. Entonces, ganar, lo que se dice ganar, que yo sepa ha ganado José Francisco García, que ha obtenido lo que se disputaba, o si se prefiere, ha llegado al sitio que pretendía..

       Un José Francisco García que ha tenido la hombría de bien de iniciar su discurso como Alcalde de Caravaca de la Cruz pidiendo que nunca, digo nunca, se vuelva a repetir la miserable, infame y vergonzosa persecución de las personas que sirven a nuestro pueblo, en base a falsas acusaciones creadas ad hoc  para subvertir el limpio resultado electoral, sean del color político que sean.

       Caravaca es un pueblo hospitalario, donde el no nacido aquí es bienvenido, pero no se malinterprete esa hospitalidad, porque  lo que no aceptamos, de ninguna manera, es que se nos ofenda  o ningunee en nombre de una fina, pero impostora,  capacidad de análisis, aquí no solemos llevar boina, y los que la llevan , son tan críticos como el que más. Por ese camino vamos mal, muy mal.

       Sentado hoy en el salón de plenos del Ayuntamiento, he pensado que si Don José Moreno hubiese pedido disculpas, que tiempo y avisos tuvo, sería, otra vez el Alcalde de nuestro pueblo; no lo hizo, seguramente mal aconsejado, y así le ha ido. En mi casa me enseñaron el valor del perdón, la vida me ha demostrado que no es fácil ejercerlo; pero hoy quiero pedir disculpas sinceras por los excesos dialécticos que haya podido cometer y desear de corazón a Dn. José Moreno y a su familia lo mejor para el futuro. El sólo hecho de haber servido a nuestro pueblo me mere ce un profundo respeto y agradecimiento, se salga por la puerta que sea.

     Mis felicitaciones al PP , a C,s, y a Caravaca.