Asociación CARALLUMA.

Más de treinta árboles afectados por el barrenillo en el cerro del castillo de Caravaca tendrían que talarlos si no actúa urgentemente el Ayuntamiento.
Los insectos perforadores de coníferas, en su mayoría los escolítidos, Tomicusdestruens y Orthotomicuserosus, son diminutos escarabajos de entre 3 y 4,5 mm que se desarrollan entre la corteza y la madera deCuatro pinos afectados en el canapé del castillo los pinos. La hembra pone los huevos en galerías y en unas tres o cuatro semanas, según las especies y la época del año, se desarrollan las larvas; éstas se alimentan de los tejidos que transportan los alimentos por el árbol y la consecuencia es el corte de los vasos conductores de savia, provocando la muerte del árbol que se seca en menos de un mes. Según las especies, cuando los insectos salen del tronco como individuos juveniles, se alimentan de los ápices terminales del árbol y pueden caer al suelo, siendo característico encontrar alrededor de los pinos afectados ramillas con el tallo hueco por dentro. Los perforadores que van saliendo del árbol moribundo pueden colonizar otros pinos donde realizar la puesta de nuevos huevos, cerrándose el ciclo biológico. Se trata de parásitos que precisan de cierta debilidad del arbolado para generar daños, excepto cuando la población del insecto es muy grande pudiendo afectar entonces a árboles completamente sanos.
Antes de recurrir a tratamientos químicos para su control -poco recomendables por su limitada eficacia-, es importante identificar la causa que provoca la debilidad del arbolado e intentar corregirla. La sequía que ha afectado a los montes durante el año pasado ha incrementado la aparición de síntomas. Además, pueden citarse otras causas: suelos pobres, excesiva compactación del suelo debida al pisoteo, realización de zanjas que hayan cortado las raíces, enlosado o asfaltado en torno al árbol dejando alcorques demasiado pequeños, utilización de herbicidas para control de malas hierbas, almacenamiento de leña fresca de pino, etc.
El ataque del barrenillo en los dos últimos meses ha elevado a nivel de plaga su afección en algunos montes de la Región de Murcia, ya se cuentan por miles los pies de pino carrasco muertos por la acción conjunta de la sequía y los insectos perforadores. En la Comarca Noroeste, los pinares de Cehegín son los más preocupantes.

El pinar del cerro del castillo de Caravaca, otra vez afectado.
Al menos una treintena de árboles están severamente atacados por barrenillos en las laderas y Canapé del castillo. CARALLUMA, en una simple comprobación visual al arbolado, hadetectado once pinos y un ciprés que deben ser cortados y destruidos de inmediato. Otra veintena de ellos están masivamente perforados y su tratamiento es urgente antes de que sea inevitable la tala. El estado de afección es fácilmente evaluable por el número de orificios por donde alivian resina y se forman grumos secos blanquecinos en la corteza del tronco.
El escaso mantenimiento dispensado al arbolado por el servicio de jardinería -recién privatizado-, las bolsas de procesionarias que siguen abundando en los árboles, un suelo pobre en humus, así como el estrés hídrico del pasado año, ha predispuesto a los pies más debilitados por estos factores al ataque masivo del barrenillo de los pinos. En 2006 CARALLUMA ya detectó en las laderas del castillo ataques aislados por estos insectos perforadores y en 2008 informó por escrito al equipo de gobierno local de Caravaca. También denunció públicamente en este mismo semanario la afección masiva, que pasaba a ser plaga, en las vertientes sur y oeste del cerro del Castillo.
A día de hoy, el panorama es desolador en las laderas de la Basílica-Santuario, sumado a la decrepitud y muerte del arbolado, hay que añadir el lamentable impacto visual por las numerosas litronas, botes y envases tirados por todo el cerro así como las tuberías de riego por goteo que han sido parcialmente arrancadas y atadas a árboles a manera de lianas que cruzan por el abandonado e inservible paseo subvencionado hace escasos años por una conocida entidad financiera. El riego de plantas y arbolado aquí es inexistente por las causas antes citadas. Este privilegiado entorno posee suficientes figuras de protección del patrimonio histórico-artístico, justifican su conservación y es evidente el atractivo turístico que posee pero la realidad es bien distinta y el abandono del conjunto arquitectónico más emblemático de Caravaca es un mal ejemplo para la imagen de la Ciudad Santa.

Medidas preventivas contra el barrenillo de los pinos.
1. No almacenar leña recién cortada de pino. Puede comprarse leña de pino siempre que esté bien seca. En leña recién cortada el insecto puede reproducirse y posteriormente trasladarse a algún árbol vivo.
2. Rápido apeo, descortezado o eliminación de los restos de pinos moribundos y de sus leñas.
3. En el caso de tratamientos paliativos, entre septiembre y, según la climatología, abril: utilización de trampas de feromonas o kairomonas atrayentes, instalación de puntos cebo -apilamiento de trozos de madera de árboles sanos- con ulterior tratamiento químico o mejor, descortezado; y en situaciones excepcionales, pulverizaciones al tronco y las ramas gruesas superiores a 8 centímetros de diámetro, con productos fitosanitarios para el control de los escolítidos como el Deltametrín y Alfa cipermetrín.