MARÍA DEL CARMEN CONTRERAS MARTÍNEZ

TRABAJADORA SOCIAL RESIDENCIA Y CED EL COPO-APCOM

Hablaremos de los pictogramas y de la función de su uso, para la facilitación en la comunicación de las personas con discapacidad intelectual.

Un pictograma es un signo que representa esquemáticamente un símbolo, objeto real o figura. Es un recurso de comunicación de carácter visual que sirve, entre otras cosas, para facilitar la comunicación y estimular la expresión en el caso de que existan carencias sensoriales, cognitivas o de lenguaje. Constituyen un recurso capaz de adaptarse a diversos propósitos comunicativos en la enseñanza que se desarrolla en contextos de diversidad.
Los pictogramas pueden ser trabajados en la comunicación de múltiples maneras, por ello es importante tener siempre claro el tema y el contexto en el que vamos a trabajar.

Como recurso comunicativo de carácter visual, lo podemos encontrar en diversos contextos de nuestra vida diaria. Nos aporta una información útil y que a su vez es conocida por todos, como por ejemplo: las señales de tráfico; imágenes que prohíben hacer algo, como fumar; indicadores de baños masculinos y femeninos; etc.

La finalidad de los mismos, es la de sintetizar mensajes.

Una alternativa comunicativa que trabaja con pictogramas, son las agendas visuales.

En ellas los pictogramas son los protagonistas de su contenido, en sus diversas formas de expresión. Siempre de una forma lógica, estructurada y secuencial. Permiten ayudar a la comprensión de las rutinas diarias, mediante las actividades que realizaran, el orden en el que se producen, los lugares que frecuentamos, etc.

La creación de estas agendas es algo muy personal y debe ser creada siempre, para facilitar las acciones concretas que realiza una persona diariamente, teniendo presente sus gustos y temas de interés.

Es importante que cuando se realice la agenda, se haga partícipe a la persona a la que va dirigida, debido a que este recurso será crucial para su comunicación diaria.

Las agendas ayudan a trabajar la comunicación, la flexibilidad en los cambios, también hace posible que se trabaje la elección sobre acciones de la vida cotidiana, la comprensión del tiempo… Todo esto, a su vez, permite que la persona con discapacidad intelectual pueda expresar sus necesidades, intereses e incluso sus emociones. También ayuda en el refuerzo de su autonomía y repercute positivamente en la mejora de su autoestima y calidad de vida.

Otra de las aportaciones que nos ofrecen los pictogramas en el campo de la discapacidad es, la utilización de paneles de comunicación con un tema central.

Se basan en un sistema pictográfico, que toma como origen una tabla de símbolos. Su finalidad es la comunicación bidireccional entre la persona con discapacidad intelectual y un familiar, amigo o profesional.

Los paneles de comunicación pueden realizarse de infinitos temas y de diversas formas, pero siempre teniendo presente a las personas que van dirigidas.

Unos ejemplos de paneles de comunicación serían: menús con pictogramas y fotos, horarios y calendario pictográficos, paneles estación-clima, tablero de datos personales, secuencias de acciones, etc.

La comunicación es la base se las relaciones personales, por ello, es importante capacitar a las personas de los medios necesarios, para que se pueda producir esa comunicación real.

El trabajo entre profesionales, familia y persona con discapacidad intelectual, es esencial para que la comunicación de ellos sea fluida y efectiva.

No olviden que la comunicación es un placer que nos enriquece a todos, pero también es un derecho que debemos ofertar a las personas con discapacidad y, para ello, necesitamos centrarnos en este sistema reglado que de manera gratuita nos ofrece Arasaac.

Sería necesario que en los centros, en todas sus dependencias y en los materiales que utilizan, estuvieran presentes los símbolos de los pictogramas. Ello permitiría el reconocimiento del entorno de una manera más accesible.

Espero que esta forma alternativa de comunicación, les haya sido útil y que si les surgen dudas en su vida cotidiana y no saben cómo afrontarlas, consulten a los profesionales de los centros a los que asisten sus hijos.

 

“Para comunicarse de manera efectiva, debemos darnos cuenta que todos somos diferentes en la forma en que percibimos el mundo y usar este conocimiento como guía para nuestra comunicación con los demás. Anthony Robbins.”