JAIME PARRA

La Hospitalidad de Caravaca es una asociación pública de fieles de carácter Diocesano que tiene por misión la organización de la Peregrinación al Santuario de Lourdes y la atención y cuidado de los enfermos como verdaderos «Cristos Vivos» de hoy. La Hospitalidad de Murcia tiene por lema «Amar, Dar, Servir y Olvidarse» haciendo hincapié en la puesta en práctica de la Fe en el servicio a los hermanos, olvidándose de uno mismo.

Lourdes

Lourdes

La semana pasada la expedición, compuesta de cuarenta personas entre voluntarios, peregrinos y enfermos, regresaba a Caravaca tras participar en la LI Peregrinación Diocesana a Lourdes organizada por la Hospitalidad Murciana de Nuestra Señora de Lourdes y presidida por el Obispo de Cartagena, Mons. José Manuel Lorca Planes.

A la cabeza de los caravaqueños, su presidenta, Cati Robles Marín, quien nos explica que el grueso de los enfermos viajó en el avión que partió la mañana del sábado, el resto lo hizo en tres autobuses-ambulancia. Junto a los enfermos viajaban en todo momento los miembros del equipo sanitario, integrado por diecinueve médicos de diferentes especialidades, veintiún enfermeros, cuatro farmacéuticas y una fisioterapeuta.

Los actos de la peregrinación comenzaron a primera hora de la tarde del sábado con la penitencial de enfermos y la bienvenida del presidente, Joaquín Martínez, a todos los peregrinos, refiriéndose a ellos de la misma manera que lo hizo el Papa Francisco hace unos meses a través de una carta dirigida a la Hospitalidad: “artesanos del bien común”. Joaquín Martínez agradeció el trabajo de todos los implicados para hacer posible esta peregrinación, pidiendo una vez más la intercesión de María: “Madre buena de Lourdes, aquí tienes a tu Hospitalidad de Murcia, dispuesta a amar, dar, servir y olvidarse durante todo el año y especialmente durante nuestra peregrinación”.

El primer día, ante la imagen de Nuestra Señora de Lourdes en la Gruta de Massabielle, Mons. Lorca Planes presentó las intenciones de cada uno de los peregrinos y de toda la Diócesis de Cartagena: “Ayúdanos a vivir con la fidelidad con la que has respondido tú siempre a la llamada del Señor”, pidió el Obispo.

De sábado a martes, 1.400 personas, entre enfermos, voluntarios y otros peregrinos, participaron en diferentes celebraciones: unción de enfermos, hora santa, vía crucis, procesión del Santísimo, misa de las naciones o procesión de antorchas. La peregrinación finalizó el martes con el envío de los peregrinos, tras la misa en la Gruta, presidida por el Obispo de Cartagena, que animó a todos los hospitalarios a dejarse llevar por los planes de Dios.

“Venimos cargados de esperanza, ilusión, de la sensación de haber estado con el Señor presente en los enfermos. Vivir la experiencia de la peregrinación es algo que marca a la persona. Regresamos a nuestra tierra con la satisfacción del deber cumplido, de la llamada respondida, de ver al enfermo sonreír”, resume el presidente de la Hospitalidad.

Por su parte, Cati Robles, que este año termina su mandato como presidenta de la Hospitalidad de Lourdes en Caravaca (fundada en 1974), explica que el sentimiento cuando se llega a Lourdes como peregrina no se puede explicar con palabras: “Antes de hacerlo con la Hospitalidad había visitado Lourdes en ocho o nueve ocasiones, ya que vivía en el País Vasco muy cerca, pero hasta que no lo vives desde dentro, como peregrina, no sabes realmente cómo es”.

La Hospitalidad de Lourdes de Caravaca, además de su peregrinación anual, al Santuario francés, colabora en la organización de la Festividad del Carmen en Caravaca y, el primer domingo del Quinario, en la misa para enfermos que tiene lugar en la Basílica Santuario. Además, a lo largo del año participa en distintas convivencias con otras delegaciones de la Hospitalidad del Carmen de Murcia.