JOSÉ ANTONIO FURIÓ/Concejal del Grupo Municipal Popular en Caravaca

La Consejería de Salud ha puesto en marcha una iniciativa en todos los hospitales y centros de salud de la Región para eliminar el estrés en los menores con autismo en su visita a estos espacios. El Proyecto de intervención para la eliminación del estrés en los espacios sanitarios para los menores con Trastorno del Espectro Autista (TEA) consiste, entre otras actuaciones, en la colocación de pictogramas o carteles con dibujos descriptivos en todos los centros sanitarios públicos con el objetivo de adaptar el entorno sanitario a estos pacientes.

Hace casi un año, desde el Grupo Municipal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz presentamos una moción para que la Consejería de Salud, en coordinación con la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, regulase un protocolo de actuación en los centros sanitarios para la atención a personas con trastorno del espectro autista, tal y como se venía haciendo en el hospital Virgen de la Arrixaca.

Aquella petición nuestra no hacía más que dar respuesta a las demandas de muchos padres y madres de hijos con autismo de la comarca del Noroeste (representados por las asociaciones TEAYUDA e INGLOBA).

El anuncio del consejero de Salud de extender el sistema pionero de la Arrixaca, dado su buen funcionamiento, a todos los centros sanitarios de la Región es, sin duda, una gran noticia para estos colectivos, que muchas veces se han sentido desamparados. Regular y habilitar los protocolos necesarios y adecuados en relación a la valoración integral (biológica, psicológica y educativa) de niños y adolescentes con TEA, orientando a las familias en todo aquello que precisen y demanden, es uno de los objetivos.

Otro es formar al personal sanitario en relación a la atención que se les ha de prestar a estos pacientes diagnosticados de TEA, ya que uno de los aspectos que más preocupan a los profesionales sanitarios es cómo sienten y comunican el dolor estos pacientes, sobre todo los de corta edad. La mayoría de estos niños no tienen voz y los adultos se tienen que convertir en su voz.

Consideramos que esto es un paso más de ese largo camino por recorrer todos juntos sin acomodarnos en la complacencia y la suficiencia. Tenemos que ser capaces de abrir puertas y derribar barreras, ya que todos formamos parte de un mundo diverso donde no todos somos iguales y donde tenemos la necesidad y la obligación de trabajar por la equidad. Las personas con este trastorno requieren y merecen una especial comprensión de sus dificultades, ética, legal y moralmente, debemos ofrecerles las mejores prácticas posibles. El Gobierno Regional ha sido sensible a esta necesidad y una vez más se ha hecho eco de lo que muchos padres y madres de nuestra Comarca y la Región venían solicitando desde hace tiempo.