JAIME PARRA

Cuando en enero de 2016 se inició la cuenta atrás para el inicio del Año Santo caravaqueño, entre los asistentes a la Solemne Apertura de la Etapa Preparatoria, presidida por el cardenal Antonio maría Rouco, se encontraba la consejera de Cultura y Portavocía, Noelia Arroyo.

Al término de la misma, adelantaba que desde el Gobierno regional se esperaba que el Año Santo fuera “un elemento dinamizador del turismo interior de la Región de Murcia por su carácter trasversal, ya que implica cultura, patrimonio y turismo natural, activo y rural, y que beneficiará a la hostelería y al pequeño comercio, entre otros sectores”.
A finales de noviembre, la propia Consejera fue quien, en la Casa de América de Madrid, presentó las actividades que se desarrollarán en Caravaca o tendrán a su Patrona como protagonista. Desde experiencias culturales como exposiciones y conciertos, hasta otras medioambientales y deportivas, destacando la presencia en la Vuelta Ciclista a España, así como científicas y gastronómicas, que complementarán el evento religioso.
-Con las actividades preparadas desde su Consejería, ¿Caravaca ejercerá como capital cultural de la región durante 2017?
-Por supuesto, es un proyecto de gran envergadura que pretende que Caravaca de la Cruz sea el centro cultural y turístico de nuestra región. Para el Gobierno de Pedro Antonio Sánchez, el Año Jubilar de Caravaca es un proyecto estratégico de región.
-Varias de esas actividades, sin embargo, se desarrollan en Murcia, la capital de la región. ¿Se concibe el Año Santo como un año de todos los murcianos?
-Toda la Región se ha comprometido con el Año Jubilar. Es un acontecimiento medular del 2017, un proyecto estratégico para el Gobierno regional y del que no queremos que ningún rincón de la Comunidad se quede o sienta como ajeno. Queremos que sea un acontecimiento vertebrador, pues los Caminos de la Cruz cosen nuestro mapa.
-Cuando comenzó a preparar la programación cultural del Año Santo, ¿con qué ideas partía?
-Casi desde nuestra toma de posesión, en julio de 2015. Desde el principio el presidente Pedro Antonio Sánchez dejó claro que era una prioridad de todo el Gobierno. Detectó pronto que era una oportunidad única que teníamos que aprovechar. En ese momento empezamos a trabajar hasta tener más de medio centenar de posibles proyectos.
-¿Cuáles son las aspiraciones de su Consejería para este Año Santo, qué metas estaría satisfecha de alcanzar?
-Si conseguimos que la gente encuentre en su visita a Caravaca lo que necesita, y al tiempo descubra nuestra región, con todas sus posibilidades culturales, me daría por satisfecha.
-¿Qué actividades destacaría entre las programadas por su Consejería para el Año Santo?
Las dos exposiciones que se van a celebrar en la Iglesia de la Compañía. Una patrocinada por la Fundación Cajamurcia sobre la Escuela Escultórica de Salzillo, nuestro gran maestro. Y otra sobre el Renacimiento en el Reino de Murcia, que es una parte de nuestro arte quizás demasiado desconocido.
-¿Ha tenido la oportunidad de peregrinar a Caravaca de la Cruz? ¿Lo hará en este año tan importante de 2017?
Lo cierto es que he realizado algún tramo del camino en alguno de los años jubilares. Y sin duda este año quiero hacerlo, como una peregrina más, con mi familia y amigos.
-¿Recuerda cómo fue su primer contacto vital con la ciudad de Caravaca?
Recuerdo que fue una visita del colegio. Veníamos desde Cartagena y nos parecía un lugar muy lejano, precioso y el Castillo en lo alto, presidiendo la ciudad me impresiono. Luego nos enseñaron el lignum crucis, y recuerdo haber vuelto a casa corriendo a contárselo a mi abuela.