MARINA MARÍN GARCÍA

No hay mejor trabajo que aquel que te apasiona. Marta Robles es una reconocida periodista y escritora española capaz de todo lo que se propone. Lleva más de treinta años dedicada a su profesión, dirigiendo y colaborando en diferentes programas de radio y televisión, así como publicando artículos en numerosas revistas y periódicos.

Marta ha escrito desde que era muy pequeña, pues, como ella dice <<un escritor es aquella persona que escribe por necesidad, no solo la persona que escribe una historia y la publica>>. Confiesa que comenzó su andadura como escritora de forma prudente y que, por ese motivo y por el respeto que siente hacia la literatura, su primer libro, El mundo en mis manos (1991), es de los catalogados como no ficción donde se narra la biografía del periodista y director de El Mundo Pedro J. Ramírez. Para la periodista, escribir no ficción era su día a día, estaba en su zona de confort; de ahí que tuvieran que transcurrir diez años para que decidiera publicar su primer libro de ficción con el título Las once caras de María Lisboa (2001).

Pero, no estoy aquí para hablar solo de las impresionantes carreras que tiene esta mujer, porque la madrileña ha sabido compaginar la literatura y el periodismo, dejándose la piel en ambas y demostrando que, quien quiere, puede. En esta entrega especial dedicada a la literatura y, en concreto, a la ansiada vuelta de la Feria del Libro, le pregunté a Marta cómo había sido el reencuentro con sus lectores. Tal y como esperaba, el reencuentro fue emocionante. La periodista lleva asistiendo a este importante acontecimiento como lectora desde que era una niña y, como escritora, no ha faltado a la cita en los treinta años que lleva publicando. A pesar de que no fue un acontecimiento como recordaba debido a las medidas sanitarias implantadas, Marta me ha confesado que fue maravilloso volver a encontrarse con los amantes de la literatura y poder charlar con ellos durante unos minutos.

Y, la verdad, es que la pandemia ha cambiado muchas cosas y, la Feria del Libro, no iba a ser menos. Durante nuestra charla, la escritora me ha hablado de su trabajo durante este tiempo y me ha sorprendido saber que sus ritmos de trabajo no han cambiado, sino que han seguido e, incluso, aumentado. Otra muestra de que, el trabajo y el esfuerzo, tienen recompensa. La verdad, es que son muchos los reconocimientos de esta escritora, como el Premio Fernando Lara de Novela en 2013 con Luisa y los espejos, y en 2019 el Premio de Narrativa de las Letras del Mediterráneo con la tercera entrega protagonizada por el detective Tony Roures, La chica a la que no supiste amar. Además de estos, su novela A menos de cinco centímetros (2017) fue finalista del Premio Silverio Cañada de la novela negra de Gijón, título en el que aparece por primera vez el detective Roures.

Como amante de la literatura y de los personajes que tienen un hueco especial en el alma, tuve que preguntarle a Marta si, alguno de sus personajes, se había ganado un hueco especial. Y, como no podía ser menos, la repuesta fue afirmativa: su personaje especial es el mismísimo detective Tony Roures. Lo curioso, y enternecedor, es que el nombre es un homenaje al padre de la autora. Al final <<todo lo que uno escribe es algo personal porque, lo único válido, lo único exigible para un escritor es que tenga algo que contar y una manera personal de hacerlo>>. De hecho, es precisamente este su personaje estrella pues ya ha escrito tres novelas con él como protagonista y en camino viene la cuarta entrega de la que, la autora, no me ha desvelado nada más que ese pequeño dato.

Querido lector, estamos ante una persona fuerte y decidida, ante alguien que supo desde que su niñez que el trabajo y la constancia eran la clave del éxito y que nunca se ha detenido ante la adversidad. Como adolescente tardía, veo en Marta un ejemplo a seguir, un ejemplo de que la constancia, la perseverancia y el trabajo son las claves del éxito y que, no por mayores premios y reconocimientos, disminuye el trabajo. Esta escritora, y compañera de oficio, me ha enseñado que nada es imposible si tienes claro tu objetivo y que, puedes encontrar en el respeto y el amor por los libros, tu gran vocación.

Desde aquí, animo a todos los lectores a leer cualquiera de los diecisiete libros que tiene esta escritora, pues estoy segura de que no os defraudará porque ¿cuándo no ha merecido la pena trabajar en aquello que te apasiona, entusiasma y te eriza la piel?