JAIME PARRA

Adenow nace en 1991 como asociación de espeología, aunque con el tiempo ha incorporado nuevas secciones, como alpinismo, baranquismo, montañismo… hasta llegar a la actualidad donde sus cerca de ciento cincuenta socios pueden practicar cualquier deporte de naturaleza.

En el interior de una de la cavidades

Suya es la organización de la Travesía de Resistencia en Montaña Sierras del Noroeste Murciano, un clásico que en su próxima edición cumplirá veinte años. Pero hay más, para este 2021, en que Adenow celebra sus treinta años, realizarán, del 9 al 12 de octure, un campamento internacional de espeleología en Caravaca de la Cruz, como nos adelanta Álex Medina, su presidente, aprovechando que se conmemora el Año Internacional de las Cuevas y el Karst.

Sacando basura de la cueva

La asociación no solo fomena el deporte, sino las buenas prácticas en la naturaleza, ya que lo que se ama se cuida. Así que participaron en el año 2000 en el proyecto Volcam para la limpieza de los Chorros del Río Mundo en Riopar.

Y más cerca de casa presentaron otro nuevo proyecto, aprobado por Integral. Sociedad para el Desarrollo Rural, en el que, con fondos europeos, han recupeado patrimonio natural subterráneo de la zona a través de la organización de 20 sesiones de limpieza con voluntarios y extracción de residuos sólidos o restos naturales localizados en el interior de las cavidades, incluyendo el borrado de pinturas o grafitis.

Con toda la basura recogida en las cuevas

Pero, además de la limpieza y conservación, Adenow conciencia a una población, que cada vez opta con más frecuencia por la práctica deportiva de la espeleología sobre los estrechos márgenes de estabilidad del ecosistema cavernícola y los riesgos de degradación del medio subterráneo.

Para esta labor pedagógica Adenow ha diseñado y difundido un decálogo de conductas ecológicas en cavidades. Un decálogo que podría empezar con un “lo que se ama se cuida”.