PEDRO ANTONIO HURTADO GARCÍA

FOTOGRAFÍA: VÍCTOR MARTÍNEZ

El “B-Side Festival” molinense ha desafiado a la lluvia y los seguidores de este certamen no se han visto mermados de ánimo para sortear las intermitentes visitas del líquido elemento, caído sobre el césped del “Polideportivo el Romeral”, en la tarde-noche-madrugada del pasado sábado, día 8, ya que su afán de diversión y de ver en acción a sus ídolos no ha disminuído su espíritu, sus ganas de bailar y de pasarlo bien.

Completa convocatoria.-Sobre las 11 de la noche era el cabeza de cartel el que ocupaba el escenario, “León Benavente”, banda a la que vamos a referirnos como líder del certamen, al no disponer de espacio para los diversos artistas y “Dj’s” que se dieron cita en este encuentro anual coincidente con las fiestas del municipio conservero. La convocatoria se completó con “Olugbenga (Metronomy)”, “Dj Set”, “Rufus T. Firefly”, Ross, L.A., Angel Stanich, “Belako” o “La Yesería Dj’s”. Buena respuesta del público que cobra mayor dimensión por la climatología tan desapacible.

Provocadora diversión.-“León Benavente” hizo cantos a la inexistente felicidad, a la filosofía, al champagne francés, la paternidad o la soledad, como puede escucharse en “Maestros antiguos” o “Aún no ha salido el sol”, letras provocadoras, unas veces, y divertidas, otras. Pero, en todo caso, propiciando baile continuado con ritmos tan acompasados como apropiados para mover el esqueleto. Saltos y excelente disposición de los asistentes, muchos de ellos provistos de paraguas, aunque impertérritos ante las amenazas climatológicas que no lograron detener las intensas vibraciones de la velada.

Múltiples géneros.-Un sonido claro y limpio de un grupo que se deja escuchar las letras con esa nitidez que, en otros casos, no se disfruta. Momentos para el indi, la psicodelia, el pop, rock progresivo y la entrega al público en todo momento. El propio grupo confesó que “ha valido la pena aguantar la lluvia; muchísimas gracias por confiar en el Dios del clima”, apostillaron. Anunciaron que su próxima visita a Murcia “será con un nuevo espectáculo, ya que el de hoy es el penúltimo concierto en este formato”. Agradecieron el hecho de haber “compartido el escenario con grandes artistas” y se mostraron generosos al hacerle guiños favorables a sus colegas sobre “su garantizada suerte y sus triunfos que, seguro, no se harán esperar”.

Técnicamente, perfecto.-Nos sorprendieron gratamente con su música, con su forma de ejecutarla, su disposición, indisimulado esfuerzo para complacer a la concurrencia, su buena dotación técnica y su brillante sonido, llegando sus mensajes con una sonoridad luminosa y, al mismo tiempo, cargados de enorme contenido social. Gran grupo y, por ende, muy justificado su liderazgo como estrellas principales del cartel de esta edición. Le brindaron mucho al público y la reciprocidad fue fantástica con baile, diversión, aplausos y reconocimiento.

Un divertido guateque en la Plaza de España

Mientras tanto, en la Plaza de España molinense, se celebraba un variado acontecimiento musical denominado “Guateque: concierto con música de los ’60, ’70 y ‘80”. Actuaba el incombustible Micky, Roser con su espectáculo “Divas Disco” y “Ciudad Canalla” con Oché Cortés y Tony Beteta. Nos asomamos en intermitentes ocasiones y la gente se lo pasaba de maravilla.

El argentino Coti, repitió triunfo en la industrial Molina de Segura

También en la Plaza de España, en pleno jardín de “La Compañía”, el jueves anterior, día 6, ofreció un extraordinario concierto el argentino Coti, quien ya había estado en Molina de Segura, en ese mismo escenario, hace unos pocos años. Canciones iniciales para pedir pronto la colaboración desenfrenada con “Antes que ver el sol”, tema con el que la gente se vuelca “a tope”.

Hueco para todo.-Presenta “Aquí y ahora” como la historia de su encuentro con Julieta Venegas, cuyo fruto fue escribir juntos, en su casa, la bonita canción “Andar conmigo”. Un poquito de rock and roll con “Mi espacio”. Comenta que “los móviles acercan a los que están lejos, pero, al mismo tiempo, alejan a los que están cerca”. Y aprovecha para dedicar “50 horas” a la chica que no se separa de “Instagram”, a pesar de “estar muy buena”, como también matiza la canción.

Estupenda banda.-Una banda de grandes profesionales a la que presentó reiteradamente con orgullo, destacando una única mujer que tocaba viola, teclado, elementos de percusión y que demostró ser un músico de mucha categoría, aunque lo eran todos, generando un acompañamiento extraordinario. Con la ayuda exclusiva de la viola y su guitarra interpreta la bonita y entrañable balada titulada “Tu nombre». Y, tras disertar sobre la compleja y complicada situación de su Argentina natal, entona “Color Esperanza”, la canción que le hizo a Diego Torres, pero que Coti no puede negar que es suya por el sentimiento que le pone en su interpretación.

Guiño a sus teloneros.-Prosigue con “Luz de día”, un tema que, como comentó satisfecho, “triunfa en ‘Spotify’ de manera muy notable”. Hizo “reggae” muy bailable con “¿Dónde están corazón?. Fue llegando al final con “Bailemos” y “Lento”. Invitó a la banda murciana “Atrezo”, quienes fueron sus teloneros con limpio brillo, alto lujo y una interpretación magnífica. Les auguramos un buen futuro por su destreza interpretativa y por su forma de saber llenar el escenario y colmarlo de música practicada con un magnífico nivel de calidad. Una banda de músicos dinámicos, jóvenes, llenos de ilusión y empleándose de verdad con canciones contagiosas. “Atrezo” disfrutó en el escenario y agradeció a Coti su generoso gesto convertido en oportunidad inolvidable.

Final “redondo”.-La popular “Nada fue un error” sirvió para terminar el concierto ordinario que se vería verdaderamente rematado con los “bises” protagonizados por “Te quise tanto” y una versión mucho más rockera de “Color esperanza”. Coti “lo bordó” y agradó a un público que acabó identificándose incondicionalmente. Buenos días.