CARM

La Comunidad iniciará en el último trimestre del año los trabajos de adecuación de la terraza fluvial del Santuario de la Esperanza de Calasparra. Un proyecto que permitirá restaurar este malecón fluvial de unos 175 m de longitud, que se ha ido deteriorando debido a las sucesivas crecidas e inundaciones del río Segura, y devolverá a los visitantes del Santuario un espacio de estancia más seguro e integrado con la Reserva Natural.

El director general de Medio Natural, Fulgencio Perona, visitó hoy la zona para dar detalles de la actuación y precisó en qué momento se encuentran los trabajos. “Ayer se publicó en el perfil del contratante para empezar a recibir las ofertas en concurso abierto durante un plazo de dos meses, momento a partir del cual se podrá llevar a cabo la licitación”. Además, explicó, “se debe tener en cuenta que no se puede empezar a trabajar hasta que finalicen los desembalses de agua para el riego de los arrozales”.

Las obras, que tendrán un plazo de ejecución de cuatro meses y una inversión de 278.000 euros cofinanciados con fondos FEDER, contemplan la demolición y retirada de los escombros del antiguo muro; la construcción de una escollera con grandes bloques de piedra (3,40 por 1 metros de cimentación, el muro de sección trapezoidal 2,50 metros de base y 1,5 metros de corona, y 2,75 metros de altura) que se irá adaptando al terreno, y la creación de varios accesos al río.

Igualmente, se realizarán tareas de relleno y compactación del trasdós de la escollera con material seleccionado; pavimentado de la terraza a base losas de gran formato; instalación de vallado de seguridad, bancos, papeleras y señalización; así como plantación y ajardinado con arbolado y arbustos autóctonas (fresnos, mirtos y lirios acuáticos, entre otros).

Hay que destacar la importancia del lugar en el que se ubica este malecón fluvial, junto al Santuario de la Virgen de la Esperanza de Calasparra, dentro de la Reserva Natural Sotos y Bosque de Ribera de Cañaverosa, Zona Especial Conservación Sierras y Vega Alta del Segura, ríos Alhárabe y Moratalla. “Queremos volver a poner en valor uno de los rincones naturales más particulares de la Región de Murcia, que vecinos y visitantes disfruten del entorno, de la integración del río Segura en el Santuario y su importante papel en el cultivo de arroz, y por ello iniciamos este proyecto fruto del compromiso del Gobierno regional con Calasparra”, concluyó Fulgencio Perona.