MICAELA FERNÁNDEZ

La asociación Deportiva y Cultural sin ánimo de lucro ‘La Noche de las Luciérnagas’ ha tenido que aplazar su gran evento anual debido a la crisis sanitaria. Aunque todavía no hay una fecha clara para su celebración, sí tienen las mismas ganas e ilusión por seguir engrandeciendo este evento.

Hablamos con Antonio Cortés, uno de los responsables de la asociación, sobre cómo van a afrontar dicho evento después de la crisis.

Finalmente la pasada semana se anunciaba que el evento de La Noche de las Luciérnagas tendría que ser aplazada debido a la crisis sanitaria, ¿cómo se llegó a esta decisión?

Después de que se anunciara que se alargaba el estado de alarma en el tiempo y con la esperanza de que la crisis sanitaria que estábamos viviendo en aquellos momentos se paliara un poco, seguíamos mirando a junio para su celebración pero, debido a que no cesaba sino que íbamos a peor y también viendo que se aplazaban otros grandes eventos, contando que nuestro evento reúne a un número importante de gente, y haciendo una llamada a las autoridades pertinentes, nos confirmaron que sería casi imposible que un evento de estas características se pudiera celebrar y, bueno, decidimos mediante una reunión virtual con todos los miembros y dirección, y sometiendo a voto la decisión, se llegó a la conclusión por unanimidad de que se aplazaba hasta nueva fecha.

¿Se cuenta con nueva fecha?

Por el momento no barajamos ningún tipo de fecha. Estamos a la espera de ver cómo transcurre la crisis que actualmente vivimos, para así nosotros poder actuar y ver cuando podemos tener la opción de llevarlo a cabo, ya que el contacto físico es inevitable y la masa social es muy grande, en 2019 reunimos a 3.000 personas. Es por eso que tenemos que andar con pies de plomo a la hora de poder decir otra fecha. La asociación es ambiciosa y queremos seguir, es por eso que estamos trabajando todo el año para que se duplique el número de participantes.

¿Se podrán mantener las actividades paralelas que se realizan junto a la ruta nocturna?

El mantenimiento de las actividades paralelas junto a la ruta es indispensable. Somos una asociación cultural y deportiva y habrá que solapar muchas actividades. Queremos que la gente pueda participar en todo.

El evento ya había cambiado su fecha de celebración de marzo a junio…

El cambio estaba pensado por y para los participantes. Para que la gente que visite Albudeite pueda disfrutar de más horas de luz del día y así poder tener más tiempo para el desarrollo de todo lo preparado. Climatológicamente asegura un tiempo maravilloso de luz y clima ideales para mayor disfrute de nuestros visitantes.

Las donaciones de empresas y particulares también habrán disminuido…

El parón por la crisis ha sido total y absoluto, y desde que empezó la misma no hemos recibido ningún tipo de donación. También es lógico y normal que no las haya, porque los ingresos han sido mínimos o nulos y no pueden ayudar con la causa este año. La actividad empieza ahora a retomar fuerza y esperamos que a corto plazo puedan empezar a colaborar con nosotros.

¿Tienen algún canal para que la gente pueda adquirir vuestro merchandising o colaborar con las luciérnagas?

Hasta el momento no tenemos ningún canal para hacer pedidos y compras virtuales. Sí que ya estamos trabajando en nuestra página web ‘www.lanochedelasluciernagas.com’ para que puedan hacerlo, pero de momento la tienda está en obras, cualquier persona que quiera participar con la causa puede hacerlo de forma presencial en la tienda que tenemos disponible en la calle Mayor de Albudeite. También cualquier que desee hacer una donación puede ponerse en contacto con nosotros a través del correo lanochedelasluciernagas@lanochedelasluciernagas.com o en los teléfonos 676 599 121/ 634 251 897.

Como asociación solidaria, ¿qué es lo peor y lo mejor que nos va a dejar esta crisis sanitaria?

Lo peor sin duda la sensación de impotencia y desazón de no poder hacer nada por las víctimas, que todavía siguen siendo muchas, y lo mejor es la solidaridad de toda la gente luchando por hacer de esta pandemia algo más liviano. Hemos visto grandes gestos y eso nos llena.

¿Pensó alguna vez que podría suceder algo similar?

Nunca nos paramos a pensar que nos puedan pasar cosas así y menos que nos pueda pasar a nosotros de forma tan cercana y agresiva. De esto tenemos que sacar en claro que nunca nada ni nadie está a salvo de nada.