José Miguel Luengo Gallego

Secretario General del PPRM

Termina un año en el que en muchos aspectos no ha sido fácil. Llevábamos meses con un aumento de la inflación cuando, a principios de año, las consecuencias de la guerra de Ucrania destrozaron aún más los planes económicos de miles de familias de la Región. Desde las administraciones hemos intentado mitigar su impacto en los hogares, pero ha habido un Gobierno, el de Pedro Sánchez, que, con sus medidas insuficientes, en muchos casos tardías y casi siempre contraproducentes, no ha estado a la altura.

Arrancamos un año en el que la esperanza está puesta en unas siglas y unas políticas, las del Partido Popular. Municipios como Mula, Moratalla, Bullas o Calasparra necesitan un cambio de gobierno de la mano del PP. La mala gestión socialista ha provocado, en el caso de Mula, que los comerciantes se vean abandonados, además de no poner en valor el Polígono Industrial, que necesita una ampliación para poner suelo a disposición de los emprendedores. O, en el caso de Moratalla, que, frente a la parálisis provocada por el socialismo, aspira a ser un municipio en el que se ponga aún más en valor la riqueza de su entorno. Así como en Bullas, cuyos enclaves únicos deben volver a brillar como merecen, y cuya tradición vitivinícola ha de seguir consolidándose como modelo de desarrollo sostenible. En cuanto a Calasparra, 40 años de mandatos socialistas han lastrado la economía, la competitividad y el progreso de un municipio que atesora tan grandes posibilidades de desarrollo.

Una Calasparra que, frente a la resignación y la claudicación ante Pedro Sánchez de quien ha sido durante cinco años su alcalde, José Vélez, y al igual que el resto de municipios de la comarca, pide agua y exige que el Trasvase Tajo-Segura sea intocable. Si Sánchez cumpliera su amenaza de cerrar el acueducto, sería un verdadero desastre para muchísimas familias de las comarcas y desde el PP no lo vamos a permitir.

Es el momento de que estos municipios sean gestionados por el PP. Con otra forma de hacer política, que los llevarían a una serie de avances tanto en el ámbito económico y de futuro, como a nivel de libertades para sus vecinos. Y los mejores ejemplos los tienen allí donde cuentan con gobiernos municipales y alcaldes del Partido Popular.

Si hay un emblema de gestión del Partido Popular, ese es Caravaca de la Cruz. Siempre con la mirada puesta en la modernización y mejora del municipio, y con el objetivo potenciar su papel como referente administrativo, turístico, cultural, comercial y económico.

Unas políticas que inciden en la recuperación del patrimonio público y en la mejora de espacios urbanos públicos, con el fin de fomentar el turismo, el comercio y la cultura, y hacer de esta manera una ciudad más amable. Y que también tienen como prioridad el medio rural, a través de un ambicioso programa de inversiones de 500.000 euros destinado a la mejora de espacios públicos, arreglo de calles, adquisición de mobiliario urbano, adecentamiento de edificios o acondicionamiento de caminos rurales.

Cehegín también ha sido un excelente ejemplo de los buenos resultados de las políticas que aplica el Partido Popular. La gestión rigurosa y ajustada a la realidad que distingue al Partido Popular se ha plasmado en la buena salud económica del Ayuntamiento de Cehegín, que ha pasado de un remanente de tesorería de 6.200.000 euros en negativo a 900.000 euros en positivo, lo que redundará en más y mejores inversiones para el municipio, además de aprobar el Plan General de Ordenación Urbana después de 20 años.

Por su parte, Albudeite ha pasado a ser la auténtica referencia empresarial de la comarca. A ello han contribuido las políticas de apuesta por el emprendimiento y el empleo del Partido Popular, basadas en la creación de oportunidades, la mejora de las infraestructuras y servicios municipales, y la defensa del medio ambiente en la gestión de los residuos.

Así como Pliego ha pasado de la desidia del PSOE, a tener un gobierno del PP que está impulsando el municipio y poniendo en valor el patrimonio cultural y natural. Además de trabajar para que vea la luz un nuevo proyecto para poner en marcha un auditorio para recoger todas las actividades de las distintas asociaciones culturales.

2023 se presenta como un año repleto de ilusión y esperanza, para la Comarca del Río Mula y el Noroeste y toda la Región. Desde el Partido Popular de la Región de Murcia, y en nombre del presidente Fernando López Miras, deseamos a los vecinos de la comarca una Feliz Navidad y un Año Nuevo de oportunidades para todos y buenos proyectos hechos realidad.