FRANCISCO SANDOVAL

Recientemente se ha declarado Patrimonio Cultural el toque tradicional de las campanas. Su sonido ha marcado la vida de la población durante muchas generaciones: los avisos, el arrebato, el toque de Ángelus para el mediodía y el de Ánimas para cerrar la jornada laboral, y también ha jugado un importante papel en las fiestas patronales. Aporto ahora algunos datos estrechamente relacionados con las Fiestas de Caravaca.

La Alborada es el toque de campanas que, a las 4 de la mañana, da inicio al 2 de mayo caravaqueño, el más temprano de cuantos se realizan y el que ha marcado el comienzo de un día grande para Caravaca durante siglos. Era el toque reservado solo a las festividades más solemnes del año.

Otro toque se produce cuando ya ha despuntado el alba, tres horas más tarde, a las 7 am. Este ya no es exclusivo del día grande y se repite, por ejemplo, el 30 de abril, como preludio de la fiesta.

Estos dos toques vienen ya de muy largo. Sin embargo, resulta curioso comprobar en los programas y definiciones de las fiestas de principios del siglo XX que se producían a las 3 am y a las 6 am, respectivamente. No es que a los caravaqueños de antes les gustase madrugar más, sino que entonces España tenía otro huso horario.

El 7 de marzo de 1940 Franco ordena modificar el horario para hacerlo coincidir con el de Alemania. Un cambio que ha perdurado hasta hoy y en el que, con toda probabilidad, radica el hecho de que los españoles hagamos las labores diarias más tarde que el resto de los europeos.

El manuscrito del campanero Blas Ferrer relata en 1842 cómo debían realizarse los toques de campanas. Señala que, tanto al salir la Vera Cruz del templo, como durante la bendición de la ciudad y sus campos, debe ser solamente la Campana Mayor la que voltea. Este hecho se sigue produciendo en la actualidad, con la diferencia de que hoy está motorizada mientras que antaño era la fuerza humana la que debía mover los 1272 kilos de bronce.

La fundición de la Campana Mayor se remonta al siglo XVIII, siglo en el que también se introducen muchos de los elementos más conocidos de nuestra fiesta. No es muy común que una campana tan grande gire 360o sobre su eje. En la catedral de Murcia existe una de idéntico tamaño que también voltea (llamada “de Belén”), y otras tres más grandes que por su pesosuperior a 2 toneladas solo se golpean con badajo.

Con la agitación de la fiesta no es fácil ni común pararse a identificar el por qué de cada toque. Hoy es casi un remanente cultural, pero antiguamente era la forma de saber qué estaba sucediendo en determinado momento de la fiesta. Dentro de pocos días, un año más, el volteo general en la mañana del 30 abril indicará que puede comenzar la Diana, la Alborada levantará a los caballistas, la Campana Mayor anunciará antes de la carrera de los Caballos del Vino quela bandeja se flores se dirige a la Basílica, el llamado “toque de fiesta” abrirá los actos del traslado procesional en la tarde del 2 de mayo, etc.

Con el deseo de que estos días agudicen el oído, les deseo Felices Fiestas.