Grupo Municipal Socialista de Caravaca de la Cruz

Desde el Grupo Municipal Socialista nos vemos obligados a dar una información veraz y detallada sobre la situación que ha provocado que el Ministerio de Hacienda obligue al Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz a indisponer hasta tres millones de euros del presupuesto municipal aprobado para 2020.

No estamos dispuestos a que se manipule la información y nos ataquen intentando hacer creer a los caravaqueños que todo este asunto corresponde a nuestra etapa, porque no es así.

Ahora se disfrazan de salvadores, pero lo que no dicen en ningún momento es que el problema que hay en el Ayuntamiento viene de la gran deuda que creó el PP en los 16 años que estuvo. Deuda que viene de la famosa UTE y de las ayudas que llegaron para el pago a proveedores en 2012 y en 2013, 32 millones en total. Que no vengan ahora a engañarnos y que asuman su responsabilidad.

En 2012, el Ayuntamiento, gobernado por el PP, tuvo que adherirse a un Plan de Ajustes, por su falta de liquidez y ahí es cuando el Ministerio de Hacienda es el garante de que cumplamos las medidas que nos requieren cada año. Ahí fue cuando el Ministerio nos intervino y nos rescató y por ello nos obliga a cumplir con una serie de medidas y nos fiscaliza anualmente.

Este problema viene arrastrado desde 2014, cuando el Ministerio les dijo que tenían que bajar un 5% los gastos de funcionamiento en el presupuesto de 2015, cosa que no solo no hicieron sino que los aumentaron en un millón y medio con respecto a la cifra que el Ministerio de Hacienda proponía.

A la hora de elaborar nosotros el presupuesto de 2016, cumplimos con la exigencia del Ministerio y redujimos el presupuesto ese 5%, pero con respecto al último aprobado por el PP, el de 2015.

En nuestros cuatro años de gobierno hemos atendido todos los requerimientos que el Ministerio de Hacienda nos ha hecho, pero es a finales de 2019, en diciembre, cuando la Secretaría General de Financiación Autonómica y Local emite un requerimiento donde ya avisa al Ayuntamiento a que proceda a la adopción de nuevas o mayores medidas en el presupuesto de 2020, para dar cumplimiento a los compromisos adquiridos en el plan de ajuste y que antes de llevar el borrador del presupuesto al Pleno para su aprobación, tenían que remitirlo al Ministerio para su revisión y darles el visto bueno.

Pero ellos hacen caso omiso a este requerimiento y llevan el presupuesto directamente al Pleno sin pasar por el Ministerio. Es más, en lugar de bajar los gastos, los incrementan considerablemente. El capítulo 2 aumenta en un millón de euros y los gastos de funcionamiento (capítulos 1 y 2), que es de donde el Ministerio les dice que bajen, suben más de 3 millones de euros, con respecto al de 2019.

Es ante estos incumplimientos cuando el Ministerio de Hacienda dice ‘basta ya’ y emite un informe en el que condiciona la entrada en vigor del presupuesto a una serie de requisitos y les dice que hay que reducirlo en unos seis millones de euros.

El Ministerio se mantiene firme en su posición y después de exceptuar de la reducción las sentencias de obligado cumplimiento para el Ayuntamiento y de permitir que se reparta la bajada del 5% en los gastos de funcionamiento entre 2020 y 2021, el dinero que hay que declarar no indisponible este año asciende a casi 3 millones de euros. Quedando 823.000 euros de reducción de ese 5%, para el año que viene.