GLORIA LÓPEZ

Decía Gandhi que cuando más indefensa es una criatura, más derecho tiene a ser protegido contra la crueldad del hombre. Eso es lo que hacen cada día este grupo de voluntarias/os en las calles de nuestro municipio, sin horas ni días de descanso, contra las inclemencias del tiempo y la sociedad. A golpe de esfuerzo y solidaridad, del tiempo que le roban a su vida para salvar la de ellos, sin importarles raza ni origen haciendo de este mundo un lugar mejor.  

Ozzy antes de ser rescatado por Econciencia

Ozzy antes de ser rescatado por Econciencia

¿Cómo surge Econciencia?

En 2017, tras la desaparición de Evoluciona, una asociación de defensa de los animales y las plantas, un grupo de voluntarios de Cehegín, Moratalla y Caravaca decidimos seguir con la labor de la anterior asociación y crear una para atender las necesidades de los animales con el objetivo final de poder tener un albergue municipal algún día.  Esa es la idea, pero se nos va la vida día a día en ayudar y mantener las colonias. Es un constante goteo de animales para atender, recoger, esterilizar y alimentar. Estamos bastante saturados.

¿En qué consiste vuestro voluntariado?

Aunque a raíz de la ley de protección animal, es obligación de los ayuntamientos mantener y esterilizar las colonias, es muy difícil lograrlo pues hay poco presupuesto. Nosotras registramos las colonias, las alimentamos, los llevamos al veterinario y de esa forma se controlan y se evita que se reproduzcan más o puedan transmitir enfermedades. Una vez están controladas, los problemas desaparecen. No se reproducen continuamente, no ensucian con los orines del celo y no hay peleas. Las colonias no desaparecen porque dejemos de alimentarlas, los gatos son territoriales y no se marchan aunque les quites la comida. La solución no es dejarlos de alimentar, es la esterilización.

¿Es difícil encontrar voluntarios?

En Caravaca tenemos un grupo de unas 9 personas que están día tras día, luego hay gente que nos ayuda como puede: compra pienso, nos hacen donaciones… Pero es difícil, porque esto requiere tiempo, tiempo que le quitas a tu vida, a tus seres queridos. Esto no es nuestro trabajo, nosotras ya tenemos un trabajo, una vida, esto lo hacemos porque no podemos permanecer indiferentes al dolor de los animales abandonados, al sufrimientos de esos pequeños en la calle. Y son muchos, demasiados, tantos que en algunos momentos nos vemos desbordados.

 ¿Habéis notado aumento de animales en la calle?¿Más abandonos?

No, en general hay muchos, muchos más de lo que la gente se imagina, pero no se ha notado incremento por la pandemia.

 ¿Durante el covid como habéis gestionado esas colonias?

Evidentemente, aunque no se pudiese salir, esos gatos tenían que comer, así que decidimos pedir una autorización a la delegación del gobierno. Se envió un listado con los voluntarios y la ubicación de las colonias y fuimos autorizadas.

 ¿Cómo controlais las colonias?

Los voluntarios van todos los días para alimentarlos, sabemos cuántos gatos hay en cada una de ellas y los tenemos registrados. En Caravaca hay cerca de 40. Aunque esa labor es del ayuntamiento, nosotros ayudamos a controlarlas y que los animales estén sanos.

 ¿De donde provienen los fondos para vuestra asociación?

De las donaciones y las ayudas privadas. Algunos ayuntamientos, como el de Caravaca y el Cehegín, están bastante implicados, sin embargo, hay otros que no lo están tanto, y las necesidades son muchas y los gastos veterinarios, ni te cuento. Este año gracias a la  Fundación francesa Brigitte Bardot hemos esterilizado 140 gatos entre los tres municipios de la asociación.

 ¿Qué le pedirías a los organismos públicos y a la sociedad en general?

Aunque los ayuntamientos y los concejales encargados hacen lo que pueden, las necesidades a largo plazo son muchas: presupuesto fijo para el control y esterilización, así como el mantenimiento de las colonias, espacios adecuados y un albergue municipal. Y a la sociedad en general, a los vecinos, que no siempre están de acuerdo con nuestra labor, que nos ayuden a ayudar, que solo se pretende el bien de esos animales, y si ellos están sanos y no se reproducen también les repercute a ellos.