JAIME PARRA

Caravaca celebró el Día Mundial de la Transparencia con un acto al que acudió el presidente del Consejo Regional de la Transparencia, José Molina. José Molina antes había impartido charlas en los institutos y en el Hogar del Pensionista.

Actuación musical tras el debate

Actuación musical tras el debate

¿Por qué Caravaca?

La Verdad ha sido defendida desde siglos hace siglos en Caravaca, cuando el milagro que este año se conmemora. Es una forma de apoyar su Año Jubilar.

¿Qué se puede resaltar hoy?

Resaltar hoy como día de la Transparencia es unirlo con las obligaciones del político de la rendición de cuentas, dar información de las cosas a las que la ciudadanía tiene derecho a preguntar y sobre todo que la ciudadanía sepa que esto no es pasivo, tenemos que ser los actores para poder demandar la información que trasciende de la obligación de las normas de publicar, porque se publica solo lo que la ley dispone y en ocasiones ni eso.

¿Qué pueden hacer los ciudadanos?

La ciudadanía debe forzar que sea mayor la respuesta. Cuando no hay respuestas, para eso estamos el Consejo de la Transparencia. No basta decir que acuda al portal de transparencia, que puede ser un poco de propaganda política para disimular que no se cumplen objetivos.

¿Los jóvenes demandan mayor transparencia?

Sí, hoy también le damos la relevancia que tienen los valores en la juventud, si no construímos la sociedad sobre los valores de la juventud: una sociedad transparente, nueva, participativa, si no la educamos con esos valores, es difícil que la tengamos, que los vaya adquiriendo y ejerciendo, por eso vamos a desarrollar un módulo piloto en los cursos de bachillerato, programa que llamamos Mesta. Pedagógicamente pueden hacerlo como ejercicio dinámico. La trasparencia debe ser exigible no solo en la política, también en el AMPA, los clubes deportivos, incluso debe estaren la propia familia, sino nos habremos quedado cojos,una sociedad con parcelas opacas contamina al resto. ¿Cómo es la relación con el Gobierno regional? Inexistente. Pero en lugar de enfadarnos, de desanimarnos o de rendirnos, estamos trabajando con ayuntamientos como el de Caravaca o el Molina, donde sí interesan la participación y la transparencia, y comenzar con los jóvenes, nuestro proyecto más ilusionante.