JOSÉ MARÍA EGEA SÁNCHEZ

El pasado fin de semana, con la visita a los entornos de Nerpio y Letur, concluyeron en Bullas las actividades dedicadas al medio ambiente en el marco del programa “Junio Verde”. En dicho programa han destacado la celebración de las IV Jornadas Campesinas, el concurso Fotorrally y diversas conferencias relacionadas con las energías alternativas y la salud.


Esta semana conocemos más a fondo a Juan Valera Gea, concejal en el ayuntamiento de Bullas de agricultura, medio ambiente y obras y servicios, para que nos cuente los detalles de dichas actividades, así como los principales retos ambientales a los que se enfrenta el municipio.
Hijo y nieto de agricultores, Juan Valera con 39 años conoce desde bien pequeño las vicisitudes del campo, y nos cuenta con visible nostalgia cuando trabajaba de niño recolectando albaricoques en cultivo de secano con su familia.
Criado en el barrio obrero por excelencia de Bullas, el Barrio de la Cruz, sin duda lleva en el ADN la lucha proletaria, inquietud que ha manifestado en su faceta ya adulta de sindicalista y siempre motivado por los movimientos vecinales, prueba de ello fue la participación activa junto con otros compañeros en impulsar la primera asociación vecinal de Bullas.
Antes de esto Juan Valera había recibido formación en Alemania en energía solar, térmica y fotovoltaica y ha trabajado en el sector de la construcción hasta que un desafortunado accidente en Melilla le afectara la médula y le hiciera pasar por un calvario de operaciones y sesiones de rehabilitación. Actualmente es oficial de mantenimiento de la piscina climatizada de Bullas.
Amante de Loquillo, galardonado mejor soldado en la mili en el cuartel España 18 en Cartagena y más de diez años federado en balonmano, deporte al que sin duda ha ayudado a crecer en el municipio, posteriormente como entrenador.
En su faceta política, Juan Valera aparece como independiente en las listas del PSOE en el año 2011, elecciones que acaba ganado el Partido Popular. A partir de ahí, y como gesto de compromiso, empieza su militancia en el Partido Socialista y comienza a coger peso en el nuevo equipo que se estaba conformando de la mano de la que, a la postre, sería la alcaldesa cuatro años después, Mª Dolores Muñoz.
Tras las elecciones de 2015 asume la concejalía de agricultura, medio ambiente y obras y servicios.
“Junio Verde” estuvo aparcado durante los cuatro años de gobierno del Partido Popular en Bullas, en esta legislatura vuelve a salir a escena, potenciado y con más peso específico en el panorama de iniciativas municipales dedicadas al Medio Ambiente. ¿Por qué crees que es importante mantener y promover este tipo de actividades?
Bullas se ha convertido por diversas causas, en un referente regional, e incluso con cierto nombre a nivel nacional, en lo que a agroecología y agricultura ecológica se refiere. Aquí tenemos el Centro de Agroecología y Medio Ambiente (CEAMA), tenemos la Asociación Biosegura, el vivero La Almajara, se han celebrado congresos nacionales de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE), ferias de Biodiversidad de ámbito estatal, se ha llevado a cabo el programa de educación “Cultiva tu pueblo, cultívate”, etc. Tenemos la obligación de seguir siendo ese referente en Agroecología, y concienciar a los productores y a los consumidores de la importancia para la salud y para el medio ambiente, de una agricultura limpia y responsable.
Además de “Junio Verde”, ¿Qué otras iniciativas ha puesto en marcha la concejalía que diriges?
Otra de las cosas que hemos recuperado ha sido la “mesa de agricultura”, como parte de nuestra apuesta decidida por la participación ciudadana. También hemos impulsado bolsas de trabajo de contratación pública rotativas para tareas de mantenimiento municipales con el fin de abordar el problema de desempleo entre las vecinas y los vecinos más jóvenes. Y, entre otras muchas cosas, hemos inaugurado la depuradora de aguas residuales de tratamiento terciario de última generación. Agua que se cede a los regantes para su gestión.
Sin duda, uno de los entornos más emblemáticos del municipio, más valorado y a la vez más frágil, es el del Salto del Usero ¿Qué medidas tienen previstas para su adecuada gestión y conservación?
Así es, el entorno del Salto es uno de los más bellos rincones de nuestro municipio, y tras proyectarse fuera de nuestras fronteras a través de su aparición en la Guía Repsol, la afluencia ha aumentado exponencialmente, un estudio de la Dirección General de Medio Ambiente llegó a contabilizar picos de 700 personas en un entorno que, para quien no lo conozca es una cueva abrupta con espacio limitado. El problema en general con el río es que su gestión depende de tres administraciones diferentes, por un lado el caudal depende de la Confederación Hidrográfica, luego está la regulación de la Comunidad Autónoma y por último el Ayuntamiento que sólo puede intervenir en el acceso. Y eso es lo que pretendemos hacer, esta semana se ha presentado la Campaña de Ordenación y Regulación del Salto del Usero que va del 30 de junio al 3 de septiembre y en la que queremos dar un paso más en el control de accesos, limitando a cien personas el número máximo de visitantes que a la vez que pueden estar en el entorno del Salto. Además habrá que tener reserva previa para acceder. Dicha reserva se podrá realizar a través de la web del ayuntamiento de Bullas.
Aunque siempre priorizamos la concienciación, también recurrimos a la sanción. El año pasado se efectuaron más de 300 multas en el cumplimiento de una ordenanza municipal en la que propusimos una zonificación y usos del espacio en el Salto.
Para facilitar el aparcamiento, el ayuntamiento ha arrendado nuevos terrenos próximos al río con el fin de convertirlos en un parking disuasorio que será gestionado por la asociación Salto Sostenible.
Le hemos oído y leído en numerosas ocasiones poner especial atención en caudal del río Mula a su paso por Bullas, ¿Cuál sería el estado ideal, ecológica y socialmente, de dicho curso de agua?
Mi obsesión es controlar el uso y abuso de los pozos de agua en el curso del Río Mula. Ya en la última coalición de gobierno PSOE-IU, se consiguió cerrar un pozo ilegal de riego, el del Corral de Comba. Actualmente el pozo del Pradillo está gestionado por los regantes y son éstos los que regulan su caudal. Debemos luchar por conseguir un caudal ecológico permanente como establece obligatoriamente el Plan Hidrológico Nacional y otras leyes marco y que no se está dando. Aunque como he dicho antes, esto es competencia de la Confederación Hidrográfica y desde el Ayuntamiento sólo podemos denunciar la situación.
En lo que a reciclaje se refiere, ¿considera que Bullas cumple con los objetivos deseables por su concejalía?
Bullas es el municipio de la Región que más vidrio recicla superando en un 50% la media regional. Además en los dos últimos años hemos aumentado un 30% el reciclaje de cartón y envases. El Ecoparque es un ejemplo a seguir y todo esto ha sido gracias a la concienciación y la sensibilidad de los vecinos de Bullas y La Copa y a las facilidades que desde el ayuntamiento les hemos brindado para que así sea.
¿Cuáles son los principales retos, a modo de general y de declaración de intenciones, a los que se enfrenta durante su mandato?
Como se desprende de lo dicho anteriormente la salud ecológica del Río Mula y su entorno, así como impulsar la producción agrícola ecológica en el municipio, sin olvidar el empleo público, serían nuestros caballos de batalla para este tiempo de futuro inmediato.