Antonia Martínez Llorente.

Presidenta de la Asociación Cultural-Folclórica RONDALLA DE CALASPARRA.

El 19 de junio de 2019 fue inscrita esta asociación sin ánimo de lucro en el Registro de Asociaciones y quedaron validados sus estatutos. La Rondalla de Calasparra provenía de un grupo formado en 1980 en el seno del Club de la Tercera Edad.

Pardicas cruzás en el Festival de Folclore de Calasparra

Pardicas cruzás en el Festival de Folclore de Calasparra

Tocar, cantar y bailar el folclore de Calasparra durante casi 30 años nos hizo desear la adquisición de un cuerpo legal que nos permitiera garantizar la supervivencia como grupo y dejar un legado etnológico sobre nuestra cultura y tradiciones. Cualquier persona interesada en el folclore y música tradicional tiene cabida en el grupo. En la actualidad somos 45 socios.

La asociación está conformada por personas de edades muy diferentes: desde los 5 años a los 96. Tres generaciones conviven de manera fluida, amistosa y muy grata, compartiendo espacio, tiempo y experiencias. Los mayores nos trasmiten algunas tradiciones de nuestro pueblo que corren el riesgo de perderse, curiosas letras de estrofas, costumbres, oraciones, y claves para entender nuestra sociedad actual. El grupo es un lugar de relación muy importante para todos. Cada uno de nosotros se enriquece de la diversidad que presenta la Rondalla de Calasparra.

La Rondalla de Calasparra en una misa en el Santuario

La Rondalla de Calasparra en una misa en el Santuario

Como todos los grupos y personas, durante esta difícil época que estamos viviendo a causa de la pandemia provocada por la COVID-19, la Rondalla de Calasparra se ha visto muy afectada porque los miembros de mayor edad tuvieron que dejar de asistir a los ensayos y a las actividades programadas. No obstante, hemos mantenido una relación estrecha entre todos los componentes del grupo a través de mensajes SMS, WhatsApp (mensajería y videollamadas), llamadas telefónicas, etc.

Antes de la pandemia ensayábamos los viernes, de 18:00 a 20:00. A causa del confinamiento tuvimos que dejar de reunirnos. Algunos de nuestros miembros enfermaron e incluso alguien murió. Sirvan estas palabras de homenaje hacia todos.

El pasado mes de julio retomamos nuestros ensayos, al aire libre y con mascarillas. Los mayores no han vuelto a ensayar con el grupo, pero seguimos en contacto:

  • Los hemos recordado en la celebración del VI Encuentro de Folclore “CIUDAD DE CALASPARRA”, dedicando nuestra actuación a los compañeros ausentes y deseando volver a encontrarnos. Realizamos el acto con mascarillas y guardando todas las medidas de seguridad recomendadas. En este encuentro introdujimos una dramatización explicativa que hacía de hilo conductor para entender los sones, bailes y letras puestos en escena.
  • Hemos cantado misas huertanas en honor a nuestros Patronos (San Abdón y San Senén) y nuestra Patrona (la Virgen de la Esperanza).
  • En general, no hemos podido coincidir personalmente, pero no hemos roto la comunicación con ellos; y siempre han podido seguir los ensayos y actuaciones del grupo a través de los medios de comunicación.
  • Pero, sobre todo, lo que hemos conseguido es constatar que son elementos imprescindibles y muy valiosos para el grupo. Sin ellos, la RONDALLA DE CALASPARRA no habría podido formarse, porque las personas MAYORES son ESENCIALES en el desarrollo de cualquier sociedad.

A CALASPARRA, NUESTRO ENTRAÑABLE PUEBLO,

CON LA ESPERANZA DE QUE MANTEGAMOS VIVA

LA LLAMA DEL FOLCLORE Y LA MEMORIA

DE QUIENES NOS PRECEDIERON,

Y SE LA ENTREGUEMOS, CHISPEANTE DE ILUSIÓN,

 A QUIENES NOS SUCEDERÁN.