PEPE ABELLÁN
El bipartidismo, que aspira en el futuro a ser bipartito, se presentan a estas elecciones europeas sin programa. Ambos tienen claro que harán, como hasta ahora, lo que les diga la Troika. Al dictado de esta Troika han coincidido en las votaciones del no-abstenerseParlamento Europeo en un 73% (3 de cada 4), y siempre en las cuestiones económicas importantes. También al dictado de la Troika ambos han gobernado en España: el PSOE elevó la edad de jubilación a los 67 años y subió los años de cotización necesarios, haciéndola imposible para muchos. Congeló las pensiones, rescató bancos con dinero público, bajó sueldos a funcionarios, abarató y subvencionó el despido, subió el IVA y empezó los recortes de los servicios públicos. Y lo más grave, nos cambió el Artículo 135 de la Constitución, junto con el PP, estableciendo la prioridad del pago a los bancos por encima de todo. El PP siguió rescatando bancos, autopistas y empresas constructoras con dinero público, bajó las pensiones, subió otra vez el IVA, facilitó más el despido y le quitó poder a la negociación colectiva, impuso el repago de medicamentos y continuó con los salvajes recortes en servicios públicos. Los dos nos roban de forma ilegal con los innumerables casos de corrupción, y los dos nos roban de forma legal, legislando para que los ricos cada vez paguen menos impuestos, amnistías fiscales y rescates por doquier con el dinero de los impuestos que pagamos los que menos tenemos. Entre los dos nos han dejado sin empleo, sin ingresos, si casas, nos obligan al exilio o a trabajos de mierda por sueldos miserables.

Están pasando cosas muy graves. Los recortes están matando literalmente: mueren personas por los recortes en sanidad, con el cierre de servicios en hospitales, con el recorte en personal, con la eliminación de pruebas de diagnóstico, etc. Mueren personas por los recortes en dependencia. Mueren personas por los recortes en las pensiones: el repago de medicamentos hace que muchos pensionistas con pensiones bajas tengan que elegir entre comer, pagar alquiler, suministros, dar de comer a los hijos y nietos en paro, o comprar los medicamentos que necesitan. Mueren personas desesperadas porque los bancos y el Estado dejan a su familia en la calle, sin casa, pero con una deuda que nos les permitirá volver a levantar cabeza. Los recortes están robando el futuro a los jóvenes que no van a poder estudiar o ni siquiera terminar los estudios ya comenzados, por las subidas de tasas, la reducción de las becas o el impago de éstas.

Ya es hora de tomarnos en serio nuestro voto y concienciarnos del poder que tenemos. El voto al PP y al PSOE hemos visto que sirve para esto. También el voto a UPyD que los apoya en estas políticas. Pero también el no votar, la abstención, está dando una mayoría que en realidad no tienen, pero utilizan para llevar a cabo estas políticas criminales.

Afortunadamente el poder de la gente y del voto puede dar la vuelta a esta situación. Cada vez hay más gente que se ha dado cuenta y está en las calles luchando y ganando. Buen ejemplo son las luchas de colectivos y mareas, en las que participamos de forma muy activa los militantes de Izquierda Unida: la Marea Blanca de la Sanidad que ha conseguido paralizar la privatización de la sanidad madrileña; la Marea Verde de la Educación que estoy seguro que conseguirá paralizar la Ley Wert; la Marea por el Empleo; las Plataformas de Afectados por la Hipoteca que están consiguiendo que muchas familias no se queden en la calle o la dación en pago que les permite tener una nueva oportunidad.
Hay que seguir con luchando en la calle, pero también debemos de llevar a las instituciones a nuestra gente, a los que luchan por nuestros derechos. Por eso no nos podemos quedar en casa, por eso no podemos votar a los que nos han llevado a esta situación. Hay que ir a votar, hay que darle una oportunidad a Izquierda Unida.