MARÍA JOSÉ SORIA/CONCEJAL SOCIALISTA EN EL AYUNTAMIENTO DE CARAVACA

La SANIDAD PÚBLICA, tan importante para la ciudadanía, evidente no sólo ahora, siempre, unas palabras que lo dicen todo. Y uno de los grandes logros de España, de las Comunidades y de los municipios. Es como para estar muy orgulloso, ya que permite que todos los ciudadanos y ciudadanas que necesiten atención médica sean atendidos en los distintos centros de salud, consultorios, hospitales. Y, a eso le sumamos, de calidad y universal tan importante como pública.

La Sanidad es uno de los mejores instrumentos de redistribución de los recursos de la población y es también una garantía de igualdad, sobre todo si alcanza altos niveles de calidad y eficacia.

Lamentablemente hay quienes no tienen pudor en poner en riesgo algo tan importante. Todo lo conseguido hasta ahora puede echarse a perder debido a los recortes, a la falta de personal en las distintas Áreas de Salud de la Región de Murcia.

Hoy hablamos del Área IV, del  Hospital Comarcal donde los facultativos están saliendo a la calle a protestar todos los jueves. Pero no podemos dejarlos solos ya que no solo y de toda la comarca del Noroeste y debería acompañarlos en sus concentraciones.

Quien más y quien menos hemos solicitado una cita a un especialista y las listas de espera son eternas, varios meses e incluso más de un año, para poder ser atendidos en las distintas especialidades.

Debemos escucharlos y apoyarlos. Ellos están en la puerta del hospital para que no empeore la asistencia y para conseguir una sanidad, que sea de verdad pública y de calidad.

Durante el confinamiento salíamos a aplaudir por la atención que realizaban pero aún no ha acabado, siguen trabajando al pie del cañón, ahora con la vuelta a una normalidad aún más exigente, los usuarios y usuarias del Hospital Comarcal tienen que hacer uso de las especialidades, no por gusto sino por necesidad y no se puede permitir que los facultativos nos estén alertando que faltan médicos para la atención y que se haga caso omiso de esa necesidad porque les afecta a ellos, pero todos nosotros somos los perjudicados.

Solo pretendemos reclamar lo que es justo, lo que es necesario y creemos por nuestra parte que nos toca hacer de altavoz de sus reivindicaciones, lanzando el mensaje a la ciudadanía y al Gobierno de la Región de Murcia para que actúe de forma inmediata y que sean escuchados para que la sanidad no sea un lujo de unos pocos.

Y cuando hablamos de falta del personal, no inventamos nada, faltan especialidades como Neurología, Dermatología, Anestesistas, para una buena atención sanitaria. Somos más de 70.000 usuarios que pertenecen al Área IV.

La realidad nos muestra que cada vez hay aquí menos Servicios y se producen más derivaciones incluida la Unidad del Dolor que deja de prestar atención en el Hospital, siendo derivados los pacientes al Hospital Reina Sofía,  otra injusticia que sufre nuestra Sanidad en la Comarca.

Otra gran demanda, por el personal sanitario y ya solicitado anteriormente, es la falta de camas en el hospital. No se cumple ni siquiera la media en el Hospital de Caravaca.

A esto le añadimos la demanda de la ampliación del Centro de Salud, ya anunciada hace varios años y a la espera de que las obras comiencen.

Y por supuesto, la demanda de la Unidad de Pacientes Críticos que ha aparecido en los distintos presupuestos de la Región de Murcia y aún no han comenzado las obras. Pasan los años y los distintos Consejeros de Sanidad que anuncian que va a ser construida y así sucesivamente. La triste realidad es que no está.

Necesitamos que el Gobierno de la Región de Murcia que dé la cara, que dé soluciones, ya no solo al Hospital Comarcal del Noroeste, sino a la Sanidad de esta región. Que dé soluciones a los que cada día salen a las puertas de los Centros de Salud, Hospitales de nuestra Región. Son muchos signos de que algo no funciona: falta personal y más medios.

Apoyo a los facultativos que cada mañana salen a las puertas de sus centros para realizar sus reivindicaciones, que entendemos totalmente legítimas. Si no han escuchado sus demandas, ellos y nosotros seguiremos, hasta hacerse oír.