JAIME PARRA

Desde Marín Giménez, empresa especializada en la elaboración de frutas para uso industrial, presente actualmente en los sectores lácteos, bebidas, confituras y nutrición/alimentación infantil, su responsable de los sistemas de gestión, formación y de prevención de riesgos laborales, Pilar M. Fernández, nos explica cómo están afrontando esta pandemia.

¿Cómo se gestiona esta pandemia en una gran empresa?

Desde el primer momento, la prioridad de Marín Giménez han sido sus trabajadores, lo que condujo inicialmente a la toma de decisiones a nivel organizativo, como el cambio temporal de producciones o de horarios de trabajo y descansos, para asegurar es distanciamiento social, y el “cierre de fronteras” con el fin de evitar entradas ni salidas innecesarias. También se anularon todas las visitas por recibir o realizar programadas u otras actividades presenciales.

Gracias a que nuestra empresa tiene implantado un robusto sistema de seguridad alimentaria, algunas de las normas de seguridad e higiene que el Ministerio de Sanidad comenzó a difundir, sólo vinieron a reforzar las actuales: uso de desinfectante, lavado de manos, uso de guantes, limpieza y desinfección de superficies, minimización de movimientos del personal entre áreas, control de visitas y contratas… Otras tuvimos que incorporarlas: distancia de seguridad y uso de mascarilla en puestos donde no se pudiese asegurar esta distancia o cuestionario a visitas y contratas sobre COVID-19.

Todo el personal de producción, administración, almacenes, fue informado de la situación y requerido a hacerse una auto-control para, en caso de tener síntomas o tener contacto estrecho con alguien con síntomas, informara a la empresa y no acudiese al trabajo.

¿Han puesto en marcha un protocolo de seguridad? ¿En qué consiste?

El equipo de gestión de crisis, antes alimentarias y ahora sanitarias, comenzó reuniones diarias donde, de la mano del Procedimiento del Ministerio de Sanidad se fue dando forma al Protocolo de actuación de Marín Giménez frente a COVID-19. Este documento describe cómo nuestra empresa gestiona esa situación, dando pautas generales y específicas, a través de Normas de actuación para Producción y Mantenimiento, Oficinas y técnicos, contratas, fincas, de forma que todos tuviésemos una guía clara para trabajar con seguridad.

Día a día vamos actualizando nuestro Protocolo en función de los cambios legislativos y de nuestras necesidades.

Como ciudadanos y como trabajadores tenemos que asumir que la pandemia ha marcado un antes y un después en nuestras vidas. Hábitos y comportamientos hasta ahora forzados, los hemos adquirido como habituales y necesarios.

Somos conscientes de que muchas de estas medidas tendrán que mantenerse durante tiempo y algunas tendrán que incluirse como parte de nuestro sistema de seguridad alimentaria.

¿Marín Giménez puede garantizar el abastecimiento de sus productos a los clientes?

Una vez garantizada la seguridad de nuestros trabajadores, nuestro principal objetivo ha sido el garantizar la continuidad del suministro.

La misión de la gran parte de la sociedad es quedarse en casa para no contagiar ni ser contagiado. La nuestra es que la cadena de suministro se mantenga.

Y así ha sido hasta ahora.

En un principio, con algo de incertidumbre, por las dificultades para la producción agrícola con las medidas de seguridad (recolectores extranjeros), pero que se han ido solventando con los días de forma que nosotros no hemos notado ningún tipo de escasez de suministro.

El acopio del resto de materiales, ingredientes y embalaje, se ha garantizado sobre todo con la gestión preventiva del departamento de compras.

En cuanto a los proveedores de transporte, estos han respondido desde el primer momento, lo que ha sido fundamental para garantizar la entrega al cliente, que no se ha visto en ningún momento mermada y así se les ha trasladado para su tranquilidad.

Y por supuesto, los trabajadores que forman la organización, como pilar fundamental que ha estado ahí desde el primer momento, arrimando el hombro para poder continuar a pesar de todos los problemas añadidos que hemos tenido de desinformación, miedo, descoordinación a veces por parte de las administraciones…

Nuestro producto final (pulpas, dados, purés, concentrados o preparados de frutas) son el ingrediente de grandes productores a nivel mundial en el sector de la alimentación: lácteo, repostería, alimentación infantil, smoothies…

Creo que el esfuerzo que estamos realizando todos los eslabones de la cadena de suministro de alimentos lo ve el consumidor que día tras día, puede ir al supermercado y comprar sin ningún problema.

Marín Giménez y la sociedad: colaboraciones durante la pandemia.

Marín Giménez tiene implantado un sistema de responsabilidad social corporativa desde hace años.

Este sistema viene a reflejar nuestra filosofía de trabajo que se preocupa porque todos los aspectos que intervienen en la fabricación de nuestros productos (cumplimiento de la legislación, bienestar social, medio ambiente) se cumplen.

Esta filosofía se traslada también en nuestro compromiso con la sociedad que en estos tiempos duros para algunas personas más que para otras, cobra una importancia mayor.

Nuestra empresa siempre ha colaborado con distintos grupos y asociaciones de todos los ámbitos (deportivo, religioso, social…).

Desde el comienzo de la crisis alimentaria, se están realizado colaboraciones con Cáritas, bancos de alimentos…

¿Hacia dónde se dirige Marín Giménez?

En mis casi 21 años en esta empresa, he visto cómo ésta ha ido evolucionando y dirigiéndose siempre hacia aquellos sectores del mercado más innovadores e intentando adaptarse siempre a las exigencias del mercado y anticipándose en mejora de procesos y productos para ofrecer la más alta calidad a nuestros clientes.

Actualmente, siguiendo esta línea de solvencia empresarial, Marín Giménez realiza una importante labor en el estudio de las tendencias del consumo actual, y trabaja de forma continuada en mejorar sus productos con un objetivo claro hacia productos naturales, saludables y seguros.

Marín Giménez cuenta con una importante ventaja competitiva en su proceso de abastecimiento de fruta fresca, tanto a través de fincas propias o bajo su dirección agronómica como de la colaboración y cercanía con agricultores y cooperativas proveedoras.

En estos momentos la empresa está incorporando algunas nuevas gamas de productos, fundamentalmente elaborados de frutas, que aseguren el crecimiento de la empresa y del empleo generado.