Francisco Fernández García

(Archivo Municipal de Caravaca de la Cruz)

En el suplemento editado por este periódico con motivo de la clausura del pasado Año Jubilar de la Stma. y Vera Cruz, publiqué un artículo titulado “Las primeras fotografías de la Cruz de Caravaca”, en el que hacía un repaso cronológico a las cuatro más antiguas que en actualidad conocemos que son la realizada por José Rodrigo en 1888, la del caravaqueño José López Giménez de 1896, la del también caravaqueño Genaro M. Egea en 1901 y la del popular fotógrafo José Martínez Salinas en 1926. Además de estas también existen algunos retratos de sacerdotes con la Cruz, como los casos del párroco de El Salvador D. José María Martínez-Carrasco y el del Capellán de la Cruz D. Francisco Cavero y Tormo (posteriormente Obispo de Coria) ambos en 1917, etc. y también una de la Cruz en su custodia anterior a 1901, pero estos corresponden a tipologías distintas. Aunque resulte evidente, hay que señalar que todas estas imágenes corresponden al relicario donado por el Duque de Alba en 1777 y desaparecido en 1934. El origen de este artículo y desde mi punto de vista lo más interesante de él era dar a conocer la fotografía ya que, aunque no inédita, su poca difusión ha hecho que sea bastante desconocida para la mayoría. Sin embargo, por caprichos del destino, la imagen se quedó sin publicar, apareciendo solamente las otras tres; por este motivo aprovecharemos la celebración de la Festividad de la Exaltación de la Cruz para subsanar esta ausencia, recuperando su parte de información correspondiente.

Cruz de Caravaca. Jose Rodrigo, 18 88 (Archivo Municipal de Lorca)

Cruz de Caravaca. Jose Rodrigo, 18 88 (Archivo Municipal de Lorca)

La fotografía fue uno de los grandes inventos del siglo XIX, no obstante, y aunque existen otras fotografías de Caravaca anteriores,  habrá que esperar hasta 1888 para que se realice al parecer la primera fotografía de la Stma. y Vera Cruz, siendo su causa la ilustración del libro publicado al año siguiente por Rodrigo Amador de los Ríos dentro de la serie “España: sus monumentos y artes, su naturaleza e historia” titulado “Murcia y Albacete”, reeditado hace algunas décadas por el historiador caravaqueño Emilio Sáez.

El referido libro de Amador de los Ríos incluye cinco fotografías para ilustrar el capítulo dedicado a Caravaca: la Cruz, la fachada de su Santuario, la casulla de Chirinos, el Templete y la iglesia de la Soledad. Los negativos de las tres primeras se custodian en el Archivo Municipal de Lorca y los dos restantes en la Fundación Espín Rael.

En los créditos del libro se indica que el autor de las fotografías es J. Thomas, fotógrafo establecido en Barcelona en las décadas finales del siglo XIX donde regentó un taller de reproducciones artísticas, fotograbado y fototipia. Y así debe ser en el caso de las de la fachada del Santuario, Templete e Iglesia de la Soledad, ya que aparecen en el libro firmadas con su apellido, correspondiendo la autoría de las dos restantes (Cruz y casulla de Chirinos) al lorquino José Rodrigo, nacido en 1837, considerado uno de los pioneros de este arte y uno de sus más destacados representantes durante este periodo. Este fotógrafo tuvo una carrera extensa trabajando tanto en su estudio realizando retratos como también para diversas empresas, especialmente mineras, alcanzando notoriedad por las fotos que efectuó en 1873 del asedio a Cartagena durante la revuelta cantonal.

Además de en el libro, las fotografías de la Cruz, Santuario y Templete fueron nuevamente publicadas dos años más tarde por la revista “Cartagena Artística”, contando también la de la Cruz de una edición como estampa.