JAIME PARRA

La Oreja de Van Gogh presentará el 3 de septiembre en Calasparra su ‘Planeta Imaginario’.

Será el único concierto que den este verano en la Región de Murcia, una región que como explica su teclista Xabi San Martín, al que entrevistamos, es de las que más público fiel tienen de España.

¿Qué podemos encontrar en “El Planeta Imaginario”?

Es nuestro séptimo disco de estudio, repleto de historias atrapadas en canciones. Hay absolutamente de todo, creo que el hecho de no ser expertos musicales de ningún estilo concreto es lo que lo hace tan variado. Es una foto emocional de cómo está el grupo en la actualidad y, sin duda, de los más emocionantes que hemos hecho, ya que, además de los habituales de amor y desamor, tiene otros más profundos, de un corte un poquito más social.

La Oreja de Van Gogh

La Oreja de Van Gogh

Es el primer disco que publicáis en seis años, ¿qué ha sido en este tiempo de La Oreja de Van Gogh?

Básicamente de gira por América. Sí hemos sacado un disco, grabado en directo llamado “Primera fila”, como no nos consideramos grandes instrumentistas, dudábamos. Pero menos mal que lo hicieron, porque se grabó en una sola noche, en una sola pasada, es decir, lo que tocábamos en el concierto iba al disco, y salió de maravilla. Con él hemos estado dos años por toda América. Y llevábamos año y medio preparando este disco, escribiendo y maquetando todo mil veces, haciendo mil versiones de una misma canción. Al hacerte mayor te entra la neurosis, y hemos afinada hasta la última nota, cada semicorchea, para no dejar nada al azar y sentirlo muy nuestro.

Veinte años de carrera, ¿es una buena fecha para sacar otro disco en director pero ahora grabado en España?

De momento, no, ni directo, ni recopilatorio, sabes por qué, porque sentimos que hemos hecho ya un montón de discos de ese tipo, y nos da miedo saturar a los fans. El próximo directo será sin duda en España. Pero ahora estamos centrados en la gira que nos está yendo de maravilla.

Tras una larga grabación, una larga gira, ¿qué prefiere, directo o estudio?

Son complementarios. Lo del estudio es más intelectual, pero una gira es el momento donde la canción se pone de largo. Me gusta todo, desde cuando escribimos en pijama en San Sebastián, pasando por la grabación y la promoción, que es un compromiso necesario para hacernos oír por más gente, para llegar a más público. Pero para nosotros el directo es la música en estado puro, lo demás son sustitutivos.

¿Ha crecido el público con ustedes?

Hay de todo. Están los que empezaban con nosotros, y se van haciendo mayores, creciendo, viendo las cosas con otra profundidad, que tienen hijos y luego gente joven, para los que canciones como “Cuéntame al Oído” son legendarias. El otro día desde el escenario veía a un heavy el solo cantando las canciones, y no se veía fuera de lugar. Es imposible clasificar a nuestro público.

-¿Cuál es el secreto de una buena canción?

Sinceramente moriré de viejo sin saberlo, no tengo ni idea, cuando estás con algo bueno eres consciente, pero lo haces con las mismas ganas una caca. De repente se alinean los astros y sale, hemos llegado a llorar con canciones nuestras. Quizá algún musicólogo sepa contestar, los músicos desde dentro solo vemos los árboles. Ahora bien, en la que mejor nos ha salido y en la que peor, hemos puesto las mismas ganas. –

¿Cuáles son sus preferidas del último disco?

Hay canciones como “no vales más que yo”, una de las letras más bonitas de Pablo, y más duras también, que habla del maltrato, para mí es de las más bonitas que ha escrito pablo, y otra que se llama “Esa chica, la escribí yo solo y estoy muy orgulloso. Hablo de dos porque no van a ser singles y pienso que merecen la pena escucharse.

Han pasado ya diez años, pero ¿cómo fue la marcha de Amaia Montero y su sustitución por Leire?

Sinceramente horrible, no el cambio por Leire, sino cuando Amaia, sin esperarlo para nada, nos comentó que quería seguir en solitario, fue un golpe durísimo, como que te deje tu novia o tu mujer, y tenía todo el derecho del mundo, lo peor es que su aspiración era legítima, pero nos quedamos hecho polvo, aunque en seguida no dudamos en que nosotros, aunque fuera asumiendo que íbamos a tener menos éxito comercial, lo que queríamos hacer era continuar porque aún quedaban muchas canciones por escribir. Por esas casualidades de la vida, nos presentaron a leire, se sumó al carro, y fue como una segunda juventud para nosotros.