MÓNICA CORBALÁN/GERENTE DE INTEDIS

Cambios, cambios y más cambios. No nos referimos a la covid, que está con nosotros desde hace tiempo, sino a los cambios que ésta y otras cuestiones han generado para todos nosotros.

En la asociación Intedis, somos muy de mirar en positivo, hacia adelante y caer para luego levantar y tomar impulso.

Tampoco hacemos mucho ruido, aunque por dentro, parezca una escuela de música, a veces con sinfonías y a veces con ensayos  que bien pueden atraer a las nubes.

2021 ha supuesto para nosotros  el año de barbecho donde se sembrará la gran cosecha que está por venir.

A lo largo de estos 12 meses, han ocurrido tantas cosas que es imposible no transformarse.

Desde el inicio del mismo, hemos tenido que hacer frente a una gran cantidad de improvistos para poder desarrollar nuestra atención en los servicios a las personas con discapacidad, como nunca antes lo habíamos hecho. Desde casa, en sus casas, a través de una pantalla, en los centros pero casi vacíos, sin poder apenas vernos, ni tocarnos… y a pesar de todo, no ha faltado el amor, el interés, las ganas ni el deseo de hacerlo lo mejor posible.

Hemos despedido a un alto número de familiares que por diversos motivos han cambiado para siempre los planes de vida de aquellos por y para los que trabajamos.

Han cambiado las leyes, entre otras, la más importante, aquella que permite a partir de septiembre que las personas dejen de estar tuteladas para tener el control y riendas de sus vidas.

Y también ha cambiado la forma en que se dirigen las asociaciones. El poder de las personas con discapacidad tiene más visibilidad que nunca.

Durante este año se han realizados elecciones dentro de las entidades donde las personas con discapacidad han constituido comités de representación, que tienen como finalidad coliderar las entidades de la mano con  las juntas directivas.

Este cambio ha tenido tal calado, que incluso ha llegado a modificar los estatutos de la entidad, documento insignia de las bases de la organización.

Y por si no fuera poco, durante todos estos meses, hemos iniciado dos proyectos nuevos muy ambiciosos. Ambos tienen su origen y esencia en la necesidad de mejorar todo aquello que podemos aportar a las vidas de nuestras familias.

EL ESPACIO DE OPORTUNIDADES”

El primero de ellos, está a punto de ver la luz, inicio sus primeros pasos con el inicio del año. Consiste en la creación de un servicio de atención en comunidad para aquellas personas perteneciente a nuestra entidad que viven el Alcantarilla, las Torres de Cotillas y Alguazas.

Con una propuesta inicial de facilitarles la vida y reducir los tiempos de traslado hasta nuestros servicios de centro de día en Mula, hemos conseguido crear “EL ESPACIO DE OPORTUNIDADES”. Un nuevo centro, ubicado en el centro del casco urbano de Alcantarilla, donde los usuarios realizan actividades íntegramente en la comunidad, con los recursos locales que se ofrecen, en contacto con personas con y sin discapacidad y con una visión de aportación y contribución a la sociedad. Su participación está ligada a la colaboración con el banco de alimentos, el mantenimiento de huertos urbanos, la participación en el banco del tiempo y en talleres propuestos por otras entidades e instituciones junto a otros vecinos de la localidad.

Proyecto “MI CASA”

Y si de este proyecto que verá la luz en las próximas semanas estamos orgullosos, no podemos dejar de hablar de otro de gran importancia, el proyecto de “MI CASA”.

Este proyecto ha sido puesto en marcha ya de forma experimental hace un par de años por nuestros compañeros de APCOM en Caravaca, y ahora lo haremos en Intedis.

Se trata de la puesta de marcha de una vivienda en la comunidad, para personas con grandes de necesidades de apoyo, que tiene como finalidad principal, dar los apoyos necesarios a las personas para que puedan desarrollar sus proyectos de vida. Tomar sus propias decisiones, tener más control sobre sus vidas, elegir cómo y con quién quieren vivir.

Este proyecto muy ambicioso y que estará financiado a través de plazas públicas por el IMAS y complementado por el Fondo Social Europeo (FSE), pretende demostrar que la desinstitucionalización  (salir de las grandes residencias), tan impersonales y poco centradas en las personas, puede ser una opción a la atención de personas en situación de dependencia desde una mirada ética y donde la persona es la protagonista de su propia vida.

Así que con todo esto, cómo no vamos a estar contentos. Estamos preparados para afrontar un 2022, con los reveses que este traiga y con más ilusión que nunca por cumplir los fines para los que fue creada la asociación.

Como colofón a todo este proceso de cambios, nos hemos reunido, hemos pensado juntos, personas con discapacidad, familias y profesionales y hemos elaborado un plan estratégico para los próximos 4 años. Con él hemos dado forma a todo lo que tenemos que hacer y organizado como queremos que ocurra. Pronto estará colgado en nuestra web, para que seáis participes de nuestras ilusiones y deseos.

Y en estos últimos días del año, contamos las horas que quedan para dar la bienvenida al 2022 con los brazos abiertos y deseando que nuestros proyectos puedan ayudar a muchas personas en pequeñas y grandes dosis, desde un visión de contribución como ciudadanos del mundo, con los mismos derechos, pero ahora reconocidos por todos.