GLORIA SÁNCHEZ DOMENECH

FOTOGRAFÍA: ZAKATYN

La música, como los Caballos del Vino, es tradición, historia, cultura e identidad de un pueblo y sus gentes. A Caravaca no le falta tradición festera musical, ya que desde días antes del comienzo de nuestras fiestas ya nos viene acompañando. La música despierta sonrisas, desde la del más risueño niño hasta la del adulto más serio. Abre el camino de aquellas emociones que se despiertan en los días de nuestra fiesta. Y es que no hay caravaqueño que imagine los gigantes sin Tío de la Pita o los moros y cristianos sin una marcha que les acompañe.


Tengo la suerte de poder dar vida, junto a mis compañeros de la “Agrupación Musical la Compañía”, a grandes composiciones que dan identidad a nuestras fiestas desde años inmemorables. Esta agrupación remonta sus primeros pasos al año 2006 con la cofradía Nuestro Padre Jesús. Muchos de los músicos de esta banda comenzaron su andadura con la ayuda de Antonio Martínez Nevado quién los formó y guio a lo largo del camino.
Los músicos tan solo somos los mensajeros que transmitimos el mensaje del compositor. Ellos, son la pieza fundamental para que la música pueda recorrer nuestras calles. Caravaca conoce el mensaje de grandes compositores que se han formado aquí.
El vínculo que une fiesta y música en Caravaca es tan fuerte que compositores como Ignacio Sánchez Navarro han creado pasodobles dedicados a algunos festeros de nuestra ciudad, como por ejemplo Juanito El Jarri o Juan Antonio El Sabina. Además de haber compuesto un amplio repertorio de marchas dedicadas a cabilas y grupos de Caravaca, como la marcha mora Alhakem o la marcha cristiana Caballeros de Navarra.
Me tenéis que permitir que pueda terminar estas líneas hablando de una persona con la que mi familia mantenía una estrecha amistad y que ya no está con nosotros. Él me hizo cantar hasta quedarme afónica o pedir más de un vaso de agua mientras
interpretaba “Caballeros de San Jorge” del gran maestro caravaqueño Jose Antonio Martínez Meca, más conocido como “El Punto”. Meses antes de abandonarnos dejó entre nosotros la adaptación a marcha del tema “Llorando por Granada” de su grupo “Los Puntos”, que ahora tenemos el placer de disfrutar en las filas de su grupo, que también es mi grupo, San Jorge.
Esto es solo una parte de esa historia formada por ellos, por vosotros y por todos los que liberamos cientos de notas durante nuestras fiestas. Sin más, cierro estas líneas en las que música y fiesta son las protagonistas.