La editorial Tirano Banderas publica Una prisión, una isla y el preludio del fin del mundo, el nuevo libro de relatos de José Diego Chicano que no deja indiferente al lector.

-¿Qué hace un exportador de frutas como tú escribiendo un libro como éste? ¿Cómo llegaste a la literatura?

Siempre me he considerado un chico con una mente que funciona a un ritmo diferente al del resto. Mi imaginación siempre me ha llevado a mundos utópicos, y algunos de ellos he tenido la inmensa suerte de poder relatar con más precisión. Uno de esos mundos imaginarios es el que he podido plasmar en este libro, y no puedo estar más orgulloso del resultado final.

Yo llegué a la literatura de pura casualidad, es más, no tenía pensamiento de llegar a compartir mis ideas con el resto, pero un día decidí escribir para mí como era lo habitual, le pude dar una forma semejante a un libro y por ver si podía interesarle a alguien le pedí a unos amigos el favor de que leyeran mi ensayo y me dieran su opinión. Una amiga en concreto me dijo literalmente: si este proyecto de libro estuviera en una librería, me lo compraría sin dudarlo. Ahí fue donde mi forma de pensar cambió y decidí darle forma física. A día de hoy sigo agradeciéndole su franqueza y su apuesta por mi escritura.

-Publicar un libro es como tener un hijo y tú ya tienes la parejita. ¿En qué se diferencia tu segunda obra “Una prisión, una isla y el preludio del fin del mundo” de tu primer libro, La evolución del Kaos?

Sobre todo, hay una diferencia de estado de ánimo. Cuando decidí escribir La evolución del Kaos me vi inmerso en una de las peores etapas de mi vida, por lo que escribirlo fue más como una especie de “salvación personal”, me sentí en la obligación de plasmar mis pensamientos en letras para sacar todo lo que albergaba mi interior. Este segundo libro ha sido totalmente lo opuesto, me surgió en una de mis mejores etapas, en mi periodo de vacaciones, a la orilla de la playa, comencé a escribir a mano una de las historias, a las pocas semanas la compartí con mis amigos. Como las críticas que recibió fueron muy buenas me motivó para comenzar a darle forma, me resultó muy fácil escribirlo porque tenía en mente hacia dónde quería dirigirlo .

-Quien te conoce dice de ti que eres una mente inquieta, que siempre está en plena ebullición. ¿Está gestando un nuevo proyecto?

Antes de este segundo libro ya estaba escribiendo otro, aunque me está costando bastante más darle la forma que yo deseo. Eso sí, cuando consiga escribirlo tal y como lo tengo estructurado en mi cabeza creo que va a ser un pedazo de libro, sobre algo que jamás se ha escrito hasta ahora. Espero poder terminarlo más pronto que tarde, darle una forma única y genuina como suelo hacer con mis obras y que les guste a todos los lectores posibles.

-“Una prisión, una isla y el preludio del fin del mundo” está compuesto por tres relatos. Ábrele el apetito al lector ofreciéndole unas pinceladas de cada uno de ellos.

Empecemos por el primero de ellos, “Un día en el corredor de la muerte”.

En este primer relato se describe con todo lujo de detalles la historia en primera persona del último día de un preso de origen español en el corredor de la muerte en San Quintín. Una historia desgarradora que engancha desde el primer párrafo.

-¿Qué historia nos planteas en el segundo, “Un domingo cualquiera”?

En esta historia relato como una persona corriente pasa su tiempo libre en su bar favorito, de repente y sin que se dé cuenta drogan su bebida, pierde la consciencia y despierta en una isla desierta completamente solo, sin saber dónde está ni la manera de poder salir de allí.

-Y terminamos con el último de los tres relatos: “Historias entrelazadas, inicio de la reconquista”

En este tercer y último relato cuento la historia de cómo dos hermanos se enfrentan ante la extinción total de la humanidad en la Tierra de una manera que jamás hubieran pensado los protagonistas que iba a suceder.

No puedo contar mucho más de las tres historias ya que he preparado muchísimas sorpresas que el lector jamás se podría esperar y que harán que se enganche desde la primera página.