FELIPA GEA/Psicóloga, Sexóloga y Neuropsicóloga/

ESPACIO DE ALCOBA

Os saludo una semana más para hablaros de sexo, sexualidad y erótica. Esta semana voy a dedicar mi sección a responder un correo que me pareció muy interesante y representativo de la realidad que viven las personas con discapacidad y sus familiares.

Hola Felipa.

Tengo un hijo con discapacidad intelectual y no sé cómo hacer para que deje de masturbarse.

Gracias.

Las personas que tienen discapacidad han pertenecido (y por desgracia siguen perteneciendo) a una minoría social a la que se le han negado toda posibilidad de resolver sus necesidades afectivas y sexuales. Es cierto que a día de hoy se están haciendo muchos esfuerzos por contrarrestar esta realidad en torno a la sexualidad de las personas con discapacidad, pero, como profesional del ambito de la Sexología y como profesional que ha trabajado con este colectivo en el área de sexualidad de Plena Inclusión Comunidad Valenciana, considero que esos esfuerzos todavía no han calado lo suficiente.

La sexualidad se ha visto reducida hasta hace muy poco a un sentido de procreación, el cual debía ser dentro del matrimonio. Lo cierto es que esto sigue pasando en determinados colectivos sociales y es algo que sigue vigente a día de hoy. En este sentido, a las personas con discapacidad se les ha considerado como no aptas para la procreación ni para el matrimonio, por lo que los esfuerzos educativos han girado entorno a conseguir que no se les despertara la necesidad sexual y que reprimieran su manifestación en caso de que sí se despertara. Y, como si no fuera poco, a esta idea se le ha añadido una educación sexual basada en el peligro de las relaciones sexuales.

Como podéis ver, con este planteamiento es dificil no plantearse una pregunta, como la que hoy nos concierne, como padre o madre de una persona con discapacidad. Aunque tomando en cuenta lo que os acabo de contar, supongo que ya os podéis imaginar mi respuesta. ¡Exacto!, la normalización y la integración deben ser principios básicos en todas las áreas de las personas con discapacidad, y en ellas se incluyen los afectos interpersonales y la sexualidad.

Para llegar a este propósito tenemos que educar para vivir la sexualidad, no para informar e intentar evitar los posibles peligros. En realidad, con lo último provocamos todo lo contrario. Pero las resistencias a una educación sexual integral y positiva siguen siendo muy grandes, debido a que las personas con discapacidad son consideradas como objeto de deseo de otras personas o como sujetos de una pulsión peligrosa que no saben controlar. Es decir, no son consideradas como personas con identidad sexual propia y esto provoca miedo: a que otras personas puedan abusar de ellas y al propio impulso sexual de éstas.

La necesidad de afecto, placer y gozo no tiene por qué ser diferente para las personas con discapacidad, ¡de hecho no lo es! El problema está en no educarles en el valor de la intimidad y lo privado, en fomentar una sexualidad saludable y funcional en su día a día. Entiendo que muchas de las personas que me leen no tienen las herramientas para educar en una sexualidad libre de prejuicios y de juicios, pero es mejor dar una respuesta desde la verguenza y la inseguridad que evadirla para evitar problemas. La primera reacción crea menos problemas que la segunda, y eso que la segunda es la que “evita problemas”. En definitiva, no hay que evitar que tu hijo o hija con discapacidad intelectual se masturbe, sino que lo haga en lugares inapropiados y para ello es necesario educarles sexualmente desde el valor de la intimidad, la privacidad, el respeto, el consentimiento y el disfrute.

No quiero despedir mi sección sin recordar que las personas con discapacidad tienen los mismos derechos que todas las personas, ¡ellas también son persosnas! Y sin recordar que esta sección tiene la pretensión de resolver cualquier duda que se os plantee, cualquier sugerencia o tema que os interese, daros la información necesaria para resolver vuestras inquietudes… sobre la Ciencia del Sexo. El objetivo de esta sección es ayudaros y para mí es un placer hacerlo, así que espero más preguntas, sugerencias y dudas a través de:

– Correo electrónico: espaciodealcoba@gmail.com / felipagea@gmail.com

Página web: www.espaciodealcoba.com

Redes sociales: Facebook (@espaciodealcoba / @felipagea), Instagram (@espaciodealcoba) y Twitter (@espaciodealcoba)

Carta tradicional: Avenida de Murcia, 87. Bullas (Murcia), 30180.