Ya en la calle el nº 1039

La hipoterapia

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Juan Miguel Marín Moreno.
 Fisioterapeuta Centro de Día y Residencia, EL COPO.    A.P.C.O.M.

Del griego»Hippos»(caballo), la hipoLa hipoterapiaterapia, se define como un tipo de actividad rehabilitadora basada en la colaboración de profesionales de la rehabilitación y la reeducación, con el caballo y los deportes ecuestres como medio de tratamiento, aprovechando los movimientos del caballo para tratar diferentes tipos de afecciones.

Juan Miguel Marín Moreno.
 Fisioterapeuta Centro de Día y Residencia, EL COPO.    A.P.C.O.M.

Del griego»Hippos»(caballo), la hipoterapia, se define como un tipo de actividad rehabilitadora basada en la colaboración de profesionales de la rehabilitación y la reeducación, con el caballo y los deportes ecuestres como medio de tratamiento, aprovechando los movimientos del caballo para tratar diferentes tipos de afecciones.

Los antiguos griegos, entre ellos Hipócrates, aconsejaban la práctica de la equitación para mejorar el estado anímico de las personas con enfermedades incurables.Las primeras investigaciones para demostrar el valor terapéutico de la equitación, se fijan en el año 1.875. Este año, el neurólogo francés Chassaignac descubrió que un caballo en desplazamiento, mejoraba el equilibrio, el movimiento articular y el control muscular de sus pacientes. Sus experiencias, le convencieron de que montar a caballo, mejoraba el estado de ánimo y que era particularmente beneficioso para las personas parapléjicas y con otros trastornos neurológicos. Es a partir de los años 50-60 cuando  empieza a emplearse esta terapia de forma sistemática.

El movimiento multidimensional en el desplazamiento del caballo es similar al movimiento deambulatorio de las personas. Un caballo al paso transmite una gran cantidad de movimientos,  en torno a unos 110 movimientos diferentes; transmitiéndose todos estos impulsos a todas las zonas del cuerpo. Cada paso completo del caballo produce movimientos de la cadera de derecha a izquierda, hacia arriba y abajo, delante y atrás, y además de rotación.
La cadencia rítmica y constante del caballo al andar, los cambios de velocidad y dirección, fuerzas de aceleración y desaceleración, el constante cambio del centro de gravedad y una superficie de apoyo móvil obliga a enfrentar de manera activa el movimiento.
La hipoterapia se refiere a una forma de montar, en la que se transmite el movimiento del caballo hacia el paciente, siendo ésta, la base del tratamiento. La persona que permanece montada sobre el caballo y sometida a ciertos estímulos y ejercicios dirigidos por un fisioterapeuta, debe adaptarse y reaccionar frente a los movimientos. Lo que hace que se genere una notable mejoría en el tono muscular, la deambulación y la coordinación. Además, el contacto con el caballo, aporta facetas terapéuticas a niveles cognitivos, comunicativos y a nivel emocional,  proporcionando una forma ideal de trabajo y estimulación. La posibilidad de variar las cadencias, aumentando o disminuyendo los ritmos del movimiento, así como la variación de las diferentes formas de desplazarse que tiene el caballo, también llamados aires (paso, trote y galope), permiten una gran variedad de posibilidades de estimulación.
La hipoterapia es un tratamiento completo, comprendido por el cuerpo y la mente, ésta actúa sobre los múltiples sistemas del cuerpo incluyendo: integración sensorial, la propioceptividad, comprensión, reflejos repetidos, función motriz, sensación táctil, hábitos psicológicos, conducta, estabilidad emocional, y comunicación verbal y no verbal. Es un tratamiento sensorial, lo que significa, que para el aprendizaje motor se actúa a través de los sistemas propioceptivos que influyen sobre el aparato motor. como fibras musculares, sensibilidad articular, laberínticos y a través del tacto, vista y oído.

 Físicamente, la hipoterapia puede mejorar el equilibrio, el tono muscular, el control postural y la movilidad. Otro aspecto muy importante de esta terapia, es que se interiorizan los ejercicios como una experiencia de aprendizaje divertida, en un medio natural,  rompiendo con el aislamiento y en cierta manera ponen en igualdad de condicionesa todas las personas. Por ello, la actividad hípica, facilita la superación del temor, mejora la confianza y la capacidad de concentración y hace perder las tensiones e inhibiciones físicas y emocionales; estimulando en gran medida su autoestima.

Indicaciones:
–    Disfunciones a nivel motriz y otras enfermedades estando indicada especialmente en personas con autismo, síndrome de Down, espina bífida, distrofia muscular, espasticidad, parálisis cerebral entre otras patologías. Además de trastornos ortopédicos y traumatismos en general, problemas reumatológicos; y otros problemas psiquiátricos y de tipo psicológico como fobias, temores, disturbios sensoriales y estrés.

También existen diferentes contraindicaciones:
–    Contraindicaciones médicas: hemofilia, enfermedades infecciosas agudas, artritis aguda, esclerosis en placas, tetraplejia total, alteraciones cutáneas en zonas de apoyo, aprensión incontrolada, alergias, intervenciones quirúrgicas recientes.
–    Contraindicaciones ortopédicas:columna muy inestable, tumor de columna, incapacidad para sentarse a horcajadas, luxaciones o subluxaciones de cadera, luxación de primeras vértebras del cuello, espasticidad en abductores, hernia discal en fase aguda, osteoporosis grave, escoliosis estructural superior a treinta grados, fracturas recientes.
–    Contraindicaciones generales: ansiedad grave, conducta grave de perturbación, fatiga anormal, alteraciones cardiorrespiratorias graves, corticoides.
El tratamiento tiene que ser absolutamente individual y se ajustará a la necesidad y evolución de cada persona.
Cuando se comienzan las sesiones de hipoterapia, el primer paso es que el paciente realice su primer contacto con el caballo, creando un vínculo entre la persona y el caballo; lo que va a ser de gran importancia para seguir con el tratamiento. Este paso, se da acercándose al animal y teniendo un contacto físico con él, acariciarlo, asearlo con ayuda, para que sienta su tacto y tenga un tiempo de relación con el caballo.
Realizado el primer contacto, se sube sobre el caballo; se debe sentar cercano a la zona más alta de la columna del caballo, este paso debe realizarse siempre con dos o tres personas como sostén. Una que se encarga de conducir al caballo, otras dos a los costados del caballo y si es necesario alguien montado para dar apoyo a la persona que va montada a caballo. Con el tiempo el vínculo entre el caballo y la persona que lo monta va aumentando llegando en algunos casos a montar sin ayuda, hacer el aseo del caballo y ensillarlo solo.

La persona que irá montada a caballo debe ir de manera adecuada sobre éste, siempre teniendo en cuenta la patología de cada uno, el grado de afectación, el estado de evolución y lo que se quiere trabajar. No se pide que éstaaprenda a montar, sino que, situada sobre el caballo y acompañada por el fisioterapeuta, adopte varias posiciones que faciliten la circulación sanguínea, mejoren el equilibrio, control de tronco y el sentido espacial entre otros aspectos.
La hipoterapia se lleva a cabo en la mayoría de los casos al paso.Acomodándose así al movimiento oscilante del caballo,aprovechando así los movimientos multidimensionales para estimular los músculos y articulaciones.La sensación de ligereza de las piernas en el balanceo rítmico del paso del caballo, es una gran experiencia para las personas que no pueden andar con normalidad. No siempre la persona que realiza el tratamiento se sentará sobre el caballo en la postura tradicional, se podrá sentar a horcajadas y mirando hacia la cabeza del animal, algunas veces y dependiendo del tipo de estimulación que se necesite, es posible que se tumbe sobre el lomo, que se siente al revés (mirando hacia la grupa), e incluso que adopte otras posturas. También se podrán realizar ejercicios de relajación, y otro tipo de ejercicios para mejorar el equilibrio, los reflejos y la coordinación.De tal forma,  se podrá aprovechar al máximo todo lo que puede aportar este tratamiento y experimentar en muchas de las personas que lo realizan un progreso importante.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.