MICAELA FERNANDEZ

La Hermandad del Carmen de Mula ha certificado como obra del imaginero murciano Francisco Salzillo la túnica del Cristo de El Prendimiento.

Túnica del Cristo de El Prendimiento

Túnica del Cristo de El Prendimiento


La túnica, perteneciente a la Hermandad y custodiada por la familia Camarera del paso, cuenta con una antigüedad de 250 años y perteneció al Cristo de El Prendimiento obra de Francisco Salzillo que fue destruido durante la Guerra Civil.

La túnica, en un estado de conservación excepcional es de un valor incalculable y uno de los pocos vestigios de la obra textil de Salzillo que se conocen ya que actualmente sólo se tienen datadas dos túnicas cuyo diseño se atribuye a Salzillo, una es la de la Dolorosa de la Cofradía de Jesús de Murcia y la del Nazareno de Huércal Overa en Almería.

Actualmente la túnica sigue procesionando en años alternos con una túnica de reciente creación “para no dañarla” con el Cristo de El Prendimiento, paso de iguales características al que se perdió, obra del discípulo de Salzillo, José Sánchez Lozano.

El trabajo realizado por Salzillo para Mula se remonta al 16 de julio de 1764 donde se rubricaba el encargo de El Prendimiento para estar concluido en febrero del año siguiente.

La Hermandad hizo un gran esfuerzo por adquirir este paso ya que entre sus integrantes se encontraban vecinos no pudientes de la localidad. El Prendimiento concluido llegaba a Mula con gran expectación.

El coste de la obra, incluido el traje del Nazareno fue de 3.000 reales de la época para los que se establecían tres pagos al imaginero por este trabajo.

La túnica está realizada en seda murciana con elementos decorativos de diseño exclusivo con hilos de oro y plata.

Las labores de investigación han sido desarrolladas por el graduado en Historia del Arte y especialista en ropa eclesiástica, Santiago Espada, quien resaltaba la importancia de la pieza, su carácter histórico y el gran valor patrimonial para el municipio y la hermandad. Por su parte, el hermano mayor del Carmen, Juan del Amor, agradecía el mimo y cariño con el que la familia custodia de la misma la había cuidado a lo largo de varias generaciones, en representación de ella, María Ángeles Piñero Herrera, resaltaba cómo su abuela y tías seguían cuidando la túnica con gran valor y cariño.

Tanto la Hermandad con la ayuda del Ayuntamiento, según explicaba el concejal de Cultura y Patrimonio, Diego Boluda, iniciarán los trámites de la declaración de Bien de Interés Cultural para la única obra de Salzillo que queda en Mula.