JAIME PARRA

El próximo 8 de noviembre a las 18:00 horas el CEIP Antonio Machado de La Copa de Bullas acogerá la charla coloquio “Mirando al cambio social: escuela activa y vivencial”, uno de tantos pasos que, desde el centro, se están dando para cambiar el modelo educativo, como nos explica en esta entrevista su directora, Mª Ángeles Blaya

¿Qué se entiende por escuela activa y vivencial?

Tal y como su nombre indica una escuela que promueve la «actividad» y donde se educa para la «vida», no únicamente para el trabajo. A grandes rasgos se trata de una alternativa al sistema tradicional donde, ante todo, los ritmos son respetados. Donde se aprende experimentando, no solo memorizando,  en contacto con la naturaleza, con el medio externo y con un estrecho vínculo con las familias. Donde la letra entra con emoción, no con sangre, y lo errores son tratados como parte esencial del aprendizaje. Donde se fomenta la cooperación y no la competitividad. Los niños aprenden que merecen ser respetados y escuchados y que los demás también lo merecen y junto a ello se respeta la creatividad sin estimularla ni coartarla.

A principios del S. XX ya lo definía con acierto el pedagogo suizo Adolphe Ferrière: Al niño le gusta la naturaleza y le encerraron en el aula; al niño le gusta comprobar que su quehacer tiene sentido y le llevaron a realizar tareas sin objetivo; le gusta moverse y le ataron a la inmovilidad; le gusta manejar objetos y le pusieron en contacto con el mundo de las ideas; le gusta usar las manos y solo le dejaron trabajar con su cerebro; le gusta hablar y le obligaron al silencio; quisiera razonar y le hicieron memorizar; quisiera buscar la ciencia y se la dieron ya masticada; quisiera entusiasmarse e inventaron el castigo.

 A esto queda poco que añadir.

¿Cómo surge la idea de convertir vuestro centro en una escuela activa?

Una de las premisas principales de este tipo de escuela es la baja ratio alumno/profesor, gracias  a la cual la atención individualizada es posible. En los últimos años La Copa de Bullas, como gran parte de las zonas rurales españolas, se enfrente al problema de la despoblación, lo que ha hecho que nuestras ratios se hayan reducido significativamente. Ello junto a las inquietudes y sentimientos de incoherencia e incongruencias entre las necesidades de nuestros alumnos y las prácticas educativas de parte del profesorado ha hecho que el proyecto de escuela viva no sea solo viable sino primordial para nosotros, como docentes, y para que el mundo rural no muera.

¿Qué pasos estáis dando?

A nivel formativo  y además de la trayectoria familiar que parte del equipo tiene en escuelas activas, el claustro del centro comenzó en septiembre formación específica en Pedagogías Alternativas de la mano de Cristina Cano Valle. En la actualidad nos encontramos formándonos como Asistentes Montessori en Educación Primaria con el International Montessori Institute (IMI Barcelona). Hemos presentado un proyecto de Formación Autonoma al CPR que ha sido aprobado y que nos permitirá seguir formándonos a partir del próximo mes de diciembre y a lo largo del próximo año. Esperamos dar fin también a un master de neuroeducación, el sustento científico de nuestro proyecto, con evidencias, que no creencias, acerca del funcionamiento del cerebro y gracias al cual  podemos saber qué factores son determinantes para que aquello que queremos que aprendan los niños en la escuela se haga de manera eficaz y duradera.

De forma paralela nos encontramos realizando importantes cambios físicos en los espacios para convertir nuestro cole en lo que María Montessori ya llamó «La Casa de los Niños»

Para visibilizar el Proyecto y dar a conocer los cambios metodológicos tenemos previstas varias conferencias y charlas educativas, bajo el lema «Mirando al cambio social». La primera de ellas tendrá lugar la tarde del próximo viernes 8 de noviembre en nuestro centro y contaremos con figuras de renombre en el mundo de la escuela activa y la crianza con apego.

 ¿Quiénes son los participantes en la charla coloquio?

En la charla coloquio hemos querido contar con la mayor parte de puntos de vista posibles con respecto a la escuela viva, desde el ámbito privado hasta el público, familias, y diversas etapas del desarrollo infantil.

Como no podía ser de otra manera nos acompañará Cristina Cano,   Licenciada en sociología ; C.A.P. y suficiencia docente. Máster en psicomotricidad

relacional; Postgrado en Bioneuroemición® entre otras muchisímas y diversas formaciones, fundadora del Espacio Karacolas: espacio de crianza consciente y

Fundadora y acompañante de la escuela libre El Jardí dels somnis. Junto a ella  también  acompañantes con una amplia y dilatada experiencia en espacios de educación consciente, Marta Rizaldos y Mara Serrano, todo un lujo para el evento.

Mari Carmen Fernández, psicologa de  profesión, y cuya maternidad despertó el deseo de mirar y acompañar de forma especial y respetuosa a los niños. Ser madre de día, encaja con su instinto siempre presente de maternaje y esa versión amorosa e íntima de cuidar la infancia.

Para la visión de la implementación de este tipo de proyectos en la escuela pública, sus dificultades y obstáculos nos acompañará Ángel M. García, director del Ceip Virgen del Rosario (La Cueva de Monteagudo) desde 2011, maestro de Educación Física y Licenciado en Pedagogía por la UMU.  Ha sido además Secretario Regional de Formación STERM (2007-2010) y ha ejercido la Jefatura de Estudios en el CEIBAS Isabel Bellvis (2002-2007).

Para contarnos como se vive y se acompaña desde la familia contaremos con Carmen Hernández,  cuyos 7 años como madre en el espacio educativo Ojo de Agua fueron un proceso continuo de aprendizaje y crecimiento personal. Su experiencia con la maternidad le llevo a desaprender y trabajar en sus propias vivencias infantiles a través de la terapia gestalt, relaciones parentales de la fundación Claudio Naranjo, formación en pedagogía activa con Rebeca Wild y trabajo de la biografía humana con Laura Gutman.

Cuestión remarcable que todos ellos han accedido a asistir y deleitarnos de manera completamente desinteresada, lo cual, desde el centro, agradecemos sinceramente.

Además del profesorado, ¿qué papel juegan los padres en esta escuela activa?

La implicación de la familia en estos espacios es uno de los pilares básicos. De hecho la mayor parte de este tipo de proyectos no surgidos en escuelas públicas nacen del ámbito familiar como es el caso de Peñas Blancas (Tallante, Cartagena) que nació y continua como una cooperativa de familias o Cucurumillo, Espacio Educativo (Murcia) que es también una asociación de familias en pro de la educación activa.

Partimos de la premisa de que tanto nosotros como las familias  deseamos el bienestar del niño y el respeto de su dignidad. La comunicación sincera es nuestra mejor herramienta hacia nuestro objetivo compartido. La colaboración y disponibilidad familiar es también básica ya que nos permite establecer una alianza de confianza con los mayores conocedores de sus hijos.