La consejera de Agricultura y Agua, Adela Martínez-Cachá, visitó hoy el Centro de Demostración y Transferencia Tecnológica ‘Las Nogueras de Arriba’, en el paraje Los Prados, en Caravaca, donde se están introduciendo nuevas plantaciones y cultivos alternativos a los tradicionales de la comarca del Noroeste.
Esta finca experimental tiene una superficie de 16 hectáreas para trabajos de demostración y transferencia tecnológica dedicadas a parcelas experimentales con frutales, en las que se están desarrollando ensayos en las técnicas de cultivo y en nuevas especies y variedades «que mejoren la calidad de las producciones, amplíen los calendarios y tengan rentabilidad», indicó Martínez-Cachá.

La climatología de la comarca del Noroeste hace posible la introducción de nuevas variedades más competitivas para la agricultura local. Esta zona permite la introducción de cultivos como el cerezo, el nogal, el caqui, el pistacho o la trufa negra, así como producciones más tempranas en almendro y albaricoquero.

El objetivo es obtener nuevos productos que demanda la exportación en una comarca como la del Noroeste, que ocupa una superficie de frutales de 16.667 hectáreas.

Martínez-Cachá destacó las posibilidades de esta zona para introducir nuevos cultivos que «hagan más competitiva la actividad agraria y sus beneficios en el mercado en fresco».