JOSÉ ANTONIO MELGARES GUERRERO/CRONISTA OFICIAL DE LA REGIÓN DE MURCIA

Por tercera vez, en 108 años, cuarenta y un integrantes de la familia Navarro se reunieron el pasado sábado, día 3 de septiembre a los pies de la imagen de Jesucristo Aparecido, en su santuario de la sierra de Benamor, en torno a la matriarca de la familia Dª. Manuela Navarro García.

JOSÉ ANTONIO MELGARES GUERRERO/CRONISTA OFICIAL DE LA REGIÓN DE MURCIA

Por tercera vez, en 108 años, cuarenta y un integrantes de la familia Navarro se reunieron el pasado sábado, día 3 de septiembre a los pies de la imagen de Jesucristo Aparecido, en su santuario de la sierra de Benamor, en torno a la matriarca de la familia Dª. Manuela Navarro García.

La tradición familiar comenzó en 1908 cuando por primera vez lo hicieron junto a la “Madre Ascensión”, desplazándose hasta el lugar en caballos, mulas y carros, desde La Encarnación, lugar donde ésta (que procedía de la Fuente de Benamor), residía con su familia. De aquella primera romería familiar sólo queda la fotografía que ilustra este texto, y algún que otro vago recuerdo entre los mayores de la saga.

En 1954, del clan de los Navarro volvió a peregrinar hasta el lugar de referencia convocados por la Abuela Ascensión para agradecer a Dios en aquel lugar, la recuperación del menor de los hijos de ésta: Alfonso, tres una grave dolencia que le mantuvo tres años encamado. Entonces utilizaron medios más modernos para el desplazamiento, entre ellos la “Rubia” de Pedro Ginés, que funcionaba como taxi en La Encarnación donde muchos de ellos vivían.

El pasado sábado, la tercera generación de la familia Navarro ha vuelto a hacer el camino hacia la Casa de Cristo desde diversos puntos de la geografía regional y nacional para homenajear a Dª. Manuela Navarro García, junto a su marido Antonio Martínez, para celebrar juntos la década de los noventa en que ambos se encuentran. En esta ocasión se ha unido a la celebración el presidente del Patronato del Santuario Pedro Jesús Sánchez García y el capellán del lugar Francisco Javier Flores, quienes han ofrecido a la homenajeada un recuerdo y la celebración de la Eucaristía en la que todos participaron. En la actualidad ya preparan una cuarta peregrinación familiar el año próximo a la basílica de la Sta. Cruz en Caravaca.