CARM

La exposición ‘Cueva Victoria. Out of Africa’, producida por la Consejería de Turismo y Cultura, se exhibe en el Museo de Arte Ibérico El Cigarralejo de Mula. Anteriormente, se pudo ver en el Museo Arqueológico de Murcia, donde recibió la visita de más de 15.000 personas, convirtiéndose en una de las más exitosas, y posteriormente ha pasado por varios museos municipales.

La muestra se centra en la riqueza de este yacimiento situado en el Cerro de San Ginés de la Jara (Cartagena), que fue refugio de hienas y donde se han hallado fósiles de más de 90 especies de vertebrados con una antigüedad que llega a los 900.000 años.

El director general de Bienes Culturales, Juan Antonio Lorca, señaló que “además de velar por la conservación de los yacimientos y el cuidado de la riqueza arqueológica de la Región, queremos poner en valor todo lo hallado en las excavaciones a través de actividades como conferencias, seminarios o exposiciones como esta de Cueva Victoria, que está itinerando por varios museos para continuar descentralizando la cultura y que el mayor número de personas posible pueda acceder a ella”.

Lorca calificó este yacimiento como “uno de los más relevantes de nuestra Región”, y afirmó que para los expertos es un lugar clave para la reconstrucción de la fauna del Pleistoceno inferior, además de ayudar a explicar la dispersión de los primeros homínidos que llegaron desde África a través del Estrecho de Gibraltar.

Al respecto, es el único en Europa con representación del babuino africano Theropithecus oswaldi, del que se pueden ver en la exposición algunas piezas dentales y una reproducción de su cráneo. Otro hallazgo que lo ha convertido en un referente a la hora de explicar esta dispersión por el sur de la Península es la falange fósil de la mano izquierda de un homínido, además de otros restos en estudio.

La riqueza de fósiles de Cueva Victoria se corresponde con el Pleistoceno interior. Fue en esa época cuando se abrió al exterior, siendo ocupada por hienas que establecieron allí su cubil para alimentar a sus cachorros. En la cavidad se han hallado fósiles de origen diverso, aunque la mayoría corresponden a cadáveres de animales que fueron transportados por las hienas, en ocasiones desde varios kilómetros de distancia.

El resultado es un completo registro de la fauna de este periodo del Cuaternario, entre los que destacan la fauna africana. La lista incluye grandes herbívoros como caballos, ciervos, gamos, bóvidos, rinocerontes y elefantes, que convivían con carnívoros como tigres, panteras, linces, osos o perros salvajes. A ellos se sumaban sapos, tortugas, puercoespines, conejos, erizos, murciélagos y numerosas aves.

En el Museo de Arte Ibérico El Cigarralejo de Mula se pueden ver ahora una selección de fósiles de muchas de estas especies, acompañados de ilustraciones y algunas reproducciones que permiten conocer mejor cómo eran estos animales. Asimismo, la exposición aporta datos sobre la historia de la cueva como mina de hierro y manganeso, ya que fueron los mineros quienes descubrieron Cueva Victoria a finales del siglo XIX.