MICAELA FERNÁNDEZ

La situación de crisis sanitaria actual obligó al cierre de los centros educativos de forma inmediata sin posibilidad de previsión para la garantía de desarrollo educativa para el alumnado.

Martín Jiménez es director del IES Ribera de los Molinos de Mula, un centro educativo adaptado a los proyectos educativos actuales y con recursos frente a la situación actual.

¿Cómo se vivió en el centro el cierre por Covid-19?

Una situación de extraordinaria incertidumbre, un cambio radical de viernes 13 a lunes 16 de marzo. Todo el profesorado tratando de adaptar los contenidos que quedaban por impartir de una forma presencial a virtual para terminar la segunda evaluación, las tareas pendientes por corregir, las posibles propuestas para realizar, un replanteo de los recursos digitales y cómo organizarlos. Una situación virtual que nos podríamos haber planteado como un proyecto educativo y que podría llevar al menos un curso para la adaptación de profesorado, alumnado y familias, tratamos de aplicarlo en un fin de semana. Como es obvio fue imposible, sometiendo a un tremendo estrés a toda la comunidad educativa.

¿Pensaron que la situación se alargaría tanto?

No, la verdad es que no, seguíamos viendo la situación de China, algo lejos, e Italia como que tampoco iba con nosotros. Teníamos programadas las sesiones de evaluación para la semana de 23 al 27, con el ánimo de poder hacerlas presencialmente. Tuvimos que posponerlas para realizarlas a la vuelta de vacaciones. Conforme avanzaban los días se constataba que esta situación se mantendría bastante después de Semana Santa, por lo que finalmente las hicimos la semana del 30 de marzo al 3 de abril. El proceso de esta pandemia ha habilitado a muchos personajes como verdaderos pronosticadores eso sí, “una vez pasados los hechos”.

¿Qué medidas urgentes se tomaron desde el primer momento con el alumnado?

Como medida urgente (el mismo viernes 13) la de constatar de que todos los alumnos tuvieran el correo electrónico activo y con posibilidad de acceso en su configuración. En los cursos superiores, además, con la posibilidad del uso de otras plataformas o medios de comunicación como por ejemplo el WhatsApp. Al no utilizar todo el alumnado del centro en su proceso de enseñanza aprendizaje las plataformas virtuales, como AulaVirtual o Classroom, supuso perder el contacto con el alumnado, garantizar el medio de comunicación básico para el acceso a la información y contacto con el profesor a través de los emails. Durante los primeros días el profesorado fue contactando con todos sus alumnos y el Equipo Directivo planificando las funciones, organización de los órganos del centro a esta nueva situación “no presencial”, apoyando al profesorado y alumnado a la configuración de las plataformas digitales. Decir que todo ese proceso iba unido a un entorno muy cambiante respecto al coronaVirus.

¿Cómo se está desarrollando la actividad con los alumnos en estos momentos?

Para el desarrollo de los procesos de enseñanza-aprendizaje estamos utilizando diversas plataformas digitales y metodologías, independientemente de la Etapa Educativa. Cada departamento didáctico ha planificado su actividad en función del tipo de contenidos a desarrollar y el grado de profundización de los mismos. La profundización y avance de materia, en estas escasas tres semanas, se ha centrado fundamentalmente en 2º Bachiller y los cursos finales de 2º de los Ciclos Formativos. El resto de los cursos ha sido muy circunstancial y de forma puntual el avance de los contenidos.

Gran parte de la formación que se desarrolla en el centro es de grado medio y superior en la que las prácticas es una parte prioritaria para superar el curso, ¿qué medidas han tomado en este aspecto?

Uno de los problemas fundamentales que se plantearon fue la terminación de los cursos de 2º de Ciclos Formativos y la realización de la Formación en centros de trabajo. Fue una de las cuestiones prioritarias que se le planteó a las administraciones Educativas, dado en cualquier solución tendría que estar contemplada en una normativa que posibilitara la solución, no tanto a la evaluación de esos cursos sino a las prácticas en las empresas y la situación del grupo de alumnos en enseñan DUAL.

Los alumnos de estos cursos que han superado la parte académica y que debían hacer prácticas en empresas sustituirán estas prácticas por un trabajo o proyecto relacionado con la empresa o empresas acorde a cada uno de la especialidad de los ciclos. Este proyecto-trabajo con un contenido en horas que convalida la Formación en Centros de Trabajo, posibilitando que el alumnado pueda titular al final de junio en su proceso Ordinario.

Cada centro, cada Departamento de la Familia Profesional correspondiente, en nuestro caso de la Familia Profesional de Administrativo (FPBásica de Servicio Comerciales y CFGS de Administración y Finanzas), la Familia de Informática y Comunicaciones (CFGM de Sistemas Microinformáticos y Redes y el CFGS de Desarrollo de Aplicaciones Web) y el Departamento de Tecnología (FPBásica de Industria Alimentaria) tiene que programar y diseñar un los contenidos que ha de desarrollar el alumno de ese Trabajo Empresarial.

¿Tienen comunicación de cómo se evaluará finalmente y cómo se superarán los cursos?

La información que nos llega desde los medio de comunicación y de algunas propuestas del Ministerio de Educación y de la Consejería de Educación y Cultura, condicionada a la reunión que se realizará la Comisión Sectorial de Educación, parece ir por la evaluación de los contenidos impartidos en el periodo presencial, hasta el 13 de marzo de 2020. Nos preocupa la evaluación en Bachiller, fundamentalmente en 2º Bachiller, los contenidos que se podrán impartir, la evolución de los mismos… El proceso y las fechas ya modificadas por las universidades nos generan una tranquilidad respecto a los contenidos y que formarán parte de las pruebas de la EBAU.

¿Cómo afecta esta situación para el desarrollo de cursos posteriores?

Los contenidos que en este curso no han sido impartidos teóricamente deberán ser contemplados en los contenidos del curso siguiente e impartidos y evaluados. Por qué digo teóricamente, porque en el mejor de los casos, materia de continuidad, podrían contemplarse parte o los contenidos fundamentales para proseguir la materia e impartirse. “Ardua tarea para los docentes”. En otros casos no habrá materia de continuidad, ni asignatura al siguiente año que permita impartir la del anterior, por ejemplo en las asignaturas optativas. Se prevé un curso 2020-2021 de readaptación de los procesos en reenseñanza-aprendizaje, adaptación de los contenidos y temporalización en las programaciones. Todo dependerá de cuando se termine esto. Creo que nada será igual.

Las pruebas de acceso a la Universidad se mantienen, ¿cómo se trabaja con los alumnos que deben hacer frente a estas pruebas?

Debemos de diferenciar dos aspectos y dejar muy claros. Uno es el de la evaluación y el otro es el término de ampliar contenidos. Ambos dos no son antagónicos, al contrario, complementarios. La evaluación, por equidad respecto de todo el alumnado, debe de ser en mi opinión, sobre los contenidos impartidos de forma presencial, hasta el 13 de marzo. A partir de ahí, podemos seguir profundizando, realizando tareas, y en aquellos cursos, grupos, que todo el alumnado pueda y tenga los recursos materiales, podría ampliar los contenidos que dentro de la programación se consideran por parte del profesor fundamentales, no siendo objeto de evaluación.

No es dar un aprobado general, no es dar por concluido el curso. El resto de curso que queda hay mucho que profundizar, posiblemente alumnos que puedan recuperar la primera y/o segunda evaluación, ampliar contenidos aquellos que pueden realizarlo y el caso de los alumnos de 2º Bachiller preparados con las máximas posibilidades de superar la EBAU y poder proseguir sus estudios en la carrera o Ciclo de Grado Superior que más les guste.

Las fechas en las que se han establecido las pruebas de la EBAU (8-9 y 10 de julio, posibilitarán tiempo para esas tareas de repaso, recuperación de evaluaciones anteriores, refuerzo o ampliación. El diseño de las pruebas dará a los alumnos grandes opciones para que ningún alumno en función del centro educativo donde esté cursando Bachiller se pueda ver en desventaja por los contenidos impartidos.

¿Cree que se podrán reanudar las clases cuando se garantice la situación?

Obviamente sí, pero la pregunta es ¿cuándo habrán garantías?, a mi modesto entender en este asunto, no creo que el alumnado se vuelva a incorporar. No al menos antes de junio. Sería bueno poder tener un contacto con el alumnado, poder realizar algunos procesos de evaluación presencial, al menos con aquellos cursos terminales para la titulación, no sin antes tener garantizada la SALUD.

Otra cuestión podría ser el profesorado, el personal de administración y servicios, las ordenanzas, de forma presencial poder atender a cualquier miembro de la Comunidad Educativa, fundamentalmente al alumnado y a sus familias. Poder realizar los procesos de evaluación final de forma presencial, los dictámenes de final de curso, Consejos Orientadores, Planes de Refuerzo, propuestas de tareas para septiembre, etc. Mi deseo, que volviéramos cuanto antes a las aulas

¿Pensó alguna vez en una situación similar?

Nunca, ni yo ni ningún ser humano. Esta situación era inimaginable. En cada sector social y económico será un antes y un después. Nunca pensé que después de 35 años en la función pública como docente que nos encontraríamos con esta situación. Esta situación nos hará más fuertes, más humanos, menos pensar en “de lo mio qué” y valorar más, cada vez más lo público.

¿Es el momento de adaptar nuestro sistema educativo a otras condiciones?

Enlazo la pregunta anterior con esta, nuestro sistema educativo ha de ser unos de los pilares de equidad para las familias, los ciudadanos, en nuestro caso, de la Comarca del Río Mula y del Noroeste. El sistema educativo necesita de reforzarlo, adaptarlo a los nuevos tiempos, hacerlo fuerte frente a situaciones como las que estamos viviendo. Mi mayor preocupación y así me consta de los docentes de mi claustro y en general es la de respecto a esos alumnos, a esas familias que por unas circunstancias u otras no tienen los mismos recursos materiales o de asesoramiento en la familia para que sus hijos puedan seguir ante esta situación los mismos ritmos de enseñanza y aprendizajes. Así se ha de entender la equidad en el sistema educativo. Esta sería la primera adaptación del sistema, ser inclusivo y equitativo.

Hay tres grandes pilares que hemos de mimar y fortalecer, el sistema sanitario, aprovecho para desde aquí mostrar un fuerte aplauso para todos los profesionales del ámbito sanitario, el sistema educativo, mi reconocimiento al esfuerzo que todos y cada uno de los profesores y profesoras que están realizando investigación y desarrollo en todos los ámbitos y sectores. Desde aquí mostrar mi agradecimiento y a todos los trabajadores y trabajadoras del IES Ribera de los Molinos por el esfuerzo y adaptación que están realizando para llegar a los alumnos y a sus familias.

A todos y a todas independientemente de los recursos que tengan. Seguro que saldremos de esta, y como he comentado anteriormente, MÁS FUERTES Y UNIDOS.

Os deseo mucha SALUD.