José Antonio García/Ciudadanos Caravaca

Después de 4 años donde hemos aprendido el funcionamiento de la administración local, donde nos hemos formado en el mundo de la gestión municipal y donde, sobre todo, hemos constatado que Caravaca de la Cruz sigue estancada.

Venimos para quedarnos y nos sentimos preparados para gobernar.  Hemos formado un equipo de gestores, de gente humilde, formada, preparada y sobre todo con ganas de sacer a Caravaca,  y sus pedanías,  de su anquilosamiento, de su estancamiento social y económico.

Es visible:

  • Que Caravaca carece de zonas verdes y las existentes están abandonadas
  • Que Caravaca carece de limpieza y manteamiento en vías públicas
  • Que Caravaca carece de comunicación regular con sus pedanías. Y de sus vías de comunicación ni hablamos
  • Que Caravaca no tiene una planificación turística acorde a un Plan Director que sepa dar respuesta al turismo potencial (al turismo artístico, turismo de naturaleza, turismo gastronómico, …)
  • Que Caravaca tiene una alta tasa de desempleo (21,34%)
  • Que Caravaca forma parte de la “España vaciada”, donde parte de nuestra juventud tiene que emigrar para buscar un puesto de trabajo
  • Que Caravaca tiene una amplio término municipal y sus pedanías están olvidadas
  • Que Caravaca tiene una impresionante espíritu deportivo pero unas instalaciones indecentes

En definitiva, tenemos o nos encontramos en una ciudad en plena decadencia económica y social.

Situación que no viene de ahora, sino que se viene observando de un tiempo atrás.

Lógicamente,cada uno de nosotros podemos implementar una estrategia, unas políticas, para revertir toda esta situación. Esto puede suponer, la tan ansiada y deseada, reactivación y dinamización del  municipio.

Muchos han sido los proyectos, muchas han sido las ideas y muchos han sido los intentos para impulsar nuestra sociedad y nuestra economía, pero es evidente que ninguna ha dado el fruto deseado.

Y el 26 de mayo se nos presenta una nueva oportunidad para salir del letargo del progreso,  hacia un futuro que debe de ser prometedor. La esperanza se llama Ciudadanos Caravaca. Si el proyecto es elegido, habremos puesto la semilla para que germine el tan deseado desarrollo sostenido para este municipio, para sus gentes. Y lo más importante para nuestros hijos

¡Vamos Ciudadanos! ¡Vamos Caravaca!