ANA VACAS

La Escultura dentro de las artes es la técnica más completa. El artista escultor debe tener conocimientos de dibujo, volumen, dimensiones, materiales, y una técnica muy pulida para conseguir llevar a cabo una obra con materiales a veces tan frágiles y delicados de trabajar o tan duros o difíciles de manejar. Estamos olvidando que los escultores en la antigüedad eran considerados como genios a los que se le encargaban todos los trabajos más valorados. ¿Qué es lo que actualmente hemos perdido para no reconocer la escultura como arte actual? Vamos a profundizar en este maravilloso mundo conociendo a tres escultoras de distintas trayectorias y formación para conseguir acércanos a este arte tan puro y necesario.

Ana María Puerta y Ana Vacas

Ana María Puerta y Ana Vacas

En esta entrevista nos reunimos con tres escultoras de diferentes estilos para conocer de primera mano, su evolución, sus conocimientos, valores, ilusiones y perspectivas de futuro.  Mar Blázquez, escultora de cuna residente en Moratalla, invitada especial del proyecto Icon Talents 2019, en el cual realizó una talla de madera en directo, mostrándonos el enorme trabajo, fuerza y conocimiento del oficio, para sin dibujo previo sacar de la madera como si fuera magia, una mano bien formada y de dimensiones equilibradas para el asombro del público allí presente.   Especialista en talla clásica de Imaginería Religiosa y con enorme trayectoria profesional, formada por su padre Domingo Blázquez. Miriam Tudela, formada en Bellas Artes, con alma de escultora, aplicando a sus obras una creatividad onírica, pero con nexo intenso con la realidad, genuina y de enorme personalidad, nos ofreció una conferencia sobre el desarrollo de sus trabajos, explicándonos con detalle desde el inicio del proyecto hasta la historia consecuencia de ello, haciéndonos disfrutar con el proceso. Ana María Puerta, la más joven de nuestras artistas, procedente de la Escuela de Arte y Oficios, ha mostrado su estilo en sus trabajos, llenos de fuerza e interés por desarrollarse dentro de este ámbito; tres visiones diferentes que nos interesa conocer.

¿Como veis la Escultura en la Región de Murcia?

Mar Blázquez:  Considero que en la Región tenemos muchísimo talento, pero en la mayoría de los casos con muy poco apoyo gubernamental; es muy importante conseguir colaboración para que todos estos artistas con tanto potencial se puedan desarrollar. La vida del artista es muy difícil, y si no encuentras estamentos oficiales que ayuden, es complicado poder desarrollar ese potencial para poder vivir de ello.

Miriam Tudela: En la Región no hay muchos escultores de nuestra generación, sin embargo, si hay bastantes de generaciones anteriores, y además con mucha proyección. Es como si hubiera habido un retroceso en el reconocimiento de la Escultura. Creo que es complicado iniciarte, existen numerosos problemas para poder conseguir instalaciones donde poder desarrollarte.

Ana María Puerta: Ahora mismo lo que conozco se mueve más de manera comercial. Hay artistas que no se mueven por amor a la profesión, respetándose a sí mismo, sino por conseguir reconocimiento con fin comercial. Y los que quieren ser fieles a sus ideas encuentran muchas dificultades por falta de apoyo.

¿Qué pensáis sobre el futuro de la Escultura como profesión?

Mar Blázquez:  Yo personalmente pienso que el futuro va a ser distinto de cómo lo conocemos; creo que van a prevalecer sobre el tema clásico otras tendencias propias de la evolución artística intentando innovar, se prestara mucha más atención al dibujo previo que a la escultura en sí. Son muy pocas las galerías que sienten verdadero amor por el arte le interesan en su mayoría más los beneficios económicos, muy selectas en la admisión de artistas.

Miriam Tudela: En lo que me rodea conozco a tres personas escultoras que están viviendo del arte. Y a nivel internacional fuera de lo que son las ferias y galerías, no hay mucho más. Creo que en España se considera como un arte anticuado, no se valora en toda su concepción, lo que no ocurre en Europa, por ejemplo, hay un movimiento escultórico considerable. Están más valoradas esculturas realizadas con nuevas técnicas 3D como arte innovador, que una escultura tradicional con técnicas clásicas.

Ana María Puerta: Hoy día estamos acostumbrados a trabajar con materiales más fáciles, de manera mucho más sencilla, mas contemporáneos y no se valora la escultura tradicional, no se aprecia el trabajo que lleva hacerlo. La mayoría de las personas desconocen los procedimientos de trabajo, la talla en mármol, en piedra, los conocimientos que tienes que dominar para realizar estos trabajos. Hay que cambiar ese desconocimiento para que se vuelva a apreciar.

Miriam Tudela y Mar Blázquez

Miriam Tudela y Mar Blázquez

¿Con que materiales os encontráis más cómodas trabajando?

Mar Blázquez: Utilizó todos los materiales, pero me gusta trabajar más con madera y con barro, por ser para mi mucho más cálidos; Tienen mucha intensidad que no tienen por ejemplo la piedra o el bronce, que son mucho más fríos. El escultor se fusiona con su obra y tiene que sentir la plasticidad dentro de los materiales que maneja.

Miriam Tudela: La fragilidad de la piedra me llena, existe momentos de mucha tensión, que en realidad puedes controlar con los conocimientos adquiridos, sabes cómo tratarla para que no se rompa, te hace sentir mágica. Son materiales primigenios pero muy satisfactorios en los resultados. La piedra tiene muchos momentos previos de reflexión y cuando comienzas sigues teniendo esa reflexión y además de constancia y madurez, que no existen con otros materiales, mucho más sencillos a trabajarlos. Pero a veces el reto por conseguirlo engancha al artista en un circulo que denominamos proceso y es diferente para cada obra.

Ana María Puerta: Mi preferido es el hierro. Es un material tan complicado que me gusta por la dificultad; cuando más complicados es el material más te implicas, y te sientes más poderosa, pero a la vez muy cómoda. Pero considero que es una técnica obsesiva, hasta que consigues terminar la pieza.

¿Qué sentís cuando esculpís?

Mar Blázquez:  Cuando comienzo un trabajo, me entrego a él. Se para el tiempo y entro en un letargo que te separa de este mundo en el que vives. La concentración es tal que consigues emocionarte mirando la obra, viendo cómo evoluciona, como crece y consigues disfrutar de una manera real. Siempre intentando mostrar originalidad y tu verdad interior.

Miriam Tudela: Tengo una sensación de dominio sobre los materiales; transformar materiales tan duros y a la vez tan frágiles que en un momento se pueden romper, me emociona, me transporta a disfrutar con cada golpe que aplicas. Me enamoro de la fusión de distintas texturas y materias compensando su calidez o frialdad. Sobre todo, me lleva a conocer a mi misma y a los demás.

Ana María Puerta:Para mí no es un objetivo, es una realidad tan palpable que forma parte de mí misma; es mi manera de ver la vida, disfruto cuando desbordo creatividad y doy forma a mis ideas o bocetos. Quiero aplicar todo lo que ha aprendido en la escuela de arte al objeto moderno dándole un poco de sentimiento, para hacerlo único.

¿Como veis las facultades de Bellas Artes o Artes y oficios con respecto al alumnado, están bien orientadas a las necesidades del artista?

Miriam Tudela: Con respecto a la valoración como especialidad, dentro de Bellas Artes, no se le da importancia ninguna a la escultura. Tienes que hacer un esfuerzo enorme para dedicarte a ella, mucho más que si fuera pintura. Esta más valorado ser un teórico del arte que un escultor. En el caso de consideración por ser un oficio que no se puede desarrollar en cualquier sitio, necesitas el espacio abierto por lo menos una tarde a la semana, para practicar y equivocarte para aprender a solucionar problemas que surgen del trabajo en la obra que se desarrolla.:  Si la prioridad fuera relacionarse primeros con los materiales y aplicar la técnica, como no es el caso  sería mucho más práctico y reconfortante, pero la teoría es lo inicial y frena mucho el desarrollo de la obra. Cuando primero trabajas con la materia en procesos escultóricos y logras ver la pieza en dimensiones, luego es mucho más fácil realizar el dibujo porque lo tienes muy claro el espacio que ocupa; por supuesto el dibujo imprescindible pero después de la materia.

Ana María Puerta:En mi caso ocurría lo mismo en la Escuela de Arte y oficio.Dependes mucho de trabajar en un taller y tener un espacio donde poder trabajar de manera continuada. El artista necesita esculpir cuando tiene la necesidad y no encontrarse con las puertas cerradas. El problema de las aulas en horarios muy estrictos perjudica el trabajo y la creatividad.