De nuevo la revista de tradiciones e Historia, Náyades, Nº 8, reseña la temática específica en el Noroeste murciano derivada de la investigación de Jesús Navarro Egea sobre la esclavitud.

El período estudiado abarca el tiempo entre los siglos XVI y XVIII en la franja territorial de Moratalla, Caravaca y Cehegín, El hecho, que mostró pautas parecidas en esos municipios, fue básicamente doméstico, el trato en general no fue tan cruel como el que dispensaron los negreros o cazadores de esclavos en origen, e incluso bastantes sometidos entran a formar parte de las familias que los poseen,  entre ellos predominaron moriscos o musulmanes, también de raza negra, provenientes de América y hasta blancos.

Suceso casi soslayado por sus connotaciones morales, obviamente tuvo más relevancia en Caravaca como núcleo central, se manifiesta en parámetros parecidos en Moratalla y Cehegín, aunque quizá con cierta prevalencia de la primera localidad.

Es de reseñar del trabajo de campo la dificultad en encontrar declaraciones de descendientes de hidalgos o casas nobles, que admitan o conozcan la existencia en el ámbito familiar de estas personas como fuerza de trabajo.