JOSÉ CLEMENTE RUBIO GARCÍA

Empezamos este mosaico cuadrillero con la Cuadrilla de Ánimas de la Purísima Concepción de Cañada de la Cruz.
El término municipal de Moratalla suEn plena actuaciónena a música tradicional, ya que si empezamos por Cañada de la Cruz a su parte más occidental, seguimos por el centro con Campo de San Juan, El Sabinar y Calar de la Santa, para terminar en Benizar, Otos y Mazuza, los violines, guitarras, laudes… suenan en cualquiera de sus rincones con sus jotas, malagueñas, pardicas… que hacen sean puntos de referencia y encuentro para las personas amantes de este rico patrimonio cultural inmaterial como son las Cuadrillas de Animeros.
Cañada de la Cruz es la pedanía más occidental del municipio de Moratalla, situada en un alto llano, junto al pié del techo de nuestra Región (Macizo de Revolcadores) y a 1.290 m. de altitud sobre el mar, con inviernos muy fríos y veranos cortos pero calurosos. Su población en la actualidad no llega a los 200 habitantes y sus habitantes se dedican principalmente a tareas agrícolas y los servicios que llevan consigo estas actividades.

UNA TARDE HABLANDO DE LA CUADRILLA DE ÁNIMAS DE LA PURÍSIMA CONCEPCIÓN DE CAÑADA DE LA CRUZ
La temperatura adecuada, las nubes cubrían otoñalmente Cañada de la Cruz, el lugar apropiado para hablar de lo divino y de lo humano, pero sobre todo de la Cuadrilla de Ánimas.
Ramón Vázquez López, Sandra Martínez Valerio y un servidor nos juntamos y hablamos, ¡vaya que si hablamos! Hablamos mucho y yo me sentí muy a gusto y más recordando mis años vividos en las cercanías de ese valle en lo alto como es Cañada de la Cruz.
Ramoné, que es como le gusta que lo llamen, recordaba como su padre le animaba a acompañarlo en los bailes que empezaban por el día de la Inmaculada (8 de diciembre) abriendo el «arcón de Ánimas de los instrumentos» que se situaba en la sacristía de la iglesia y tras su afinación (afinaban de oído y, algunas veces, unos se encargaban de las guitarras y otros de «las púas») y puesta a punto de cada uno de ellos, se empezaban con los ritos tradicionales. SeMomento de la entrevistatoda la pedanía y poblaciones cercanas, recaudando limosnas para las Ánimas, celebración de misas en recuerdo de familiares fallecidos, etc… No siempre se daba dinero, sino a veces productos de la casa: trigo, huevos, etc. Recuerda a mayordomos de aquel entonces: Miguel Muñoz, Esteban el Rojillo, Paco de Arcadio…
Si se cantaba, se empezaba con unas «aguilandás» seguidas de baile suelto.
Sandra nos dice que en las fechas navideñas actuales, todavía siguen haciendo los mismos ritos, empleando lo recaudado para gastos generales de la iglesia: flores, pequeños arreglos, etc.
Siempre había y hay un encargado de ir anotando todo tipo de recaudación, así como su empleo. En esta Cuadrilla, nunca se han repartido dineros entre sus componentes.
El Día de los Inocentes (28 de diciembre) era especial, ya que junto a la Cuadrilla iba «el Cascaborras», que era un personaje ataviado con ropajes especiales y «armado» de un palo del que pende un badajo relleno de borra (de piel de conejo), con la que «amenaza» a la gente que no quiere dar limosna. Este personaje pudo haber sido heredado de la antigua guardia encargada de controlar a los moriscos. En la actualidad se ha perdido, aunque permanece activo en poblaciones cercanas como son Almaciles y La Puebla de Don Fadrique.
La Misa de Gallo, el 24 de diciembre, era una fecha señalada, las aguilandás, las piezas de la Misa como el vals de Navidad o el de los Ángeles, o la mazurca… era la música propia y se terminaba la Misa con un final característico, que consistía en sacar a una moza casadera a la que se cantaba y bailaba y se le echaban todo tipo de «flores».
El Baile de Ánimas era lo habitual de las noches del crudo invierno. En un principio siempre se empezaba con una malagueña, que era la más cotizada en el «baile de pujas» para seguir luego con todo tipo de bailes: jotas, pardicas, etc. Cuando los tiempos fueron cambiando, pasó a ser el primer baile uno «agarrao» y que era «el pasadoble de las mil pesetas» y después de las «dos mil…» y ese ambiente festivo se prolongaba hasta el 27 de enero (festividad de San Antón).
Por el Día de Reyes (6 de enero), además de celebrar el Auto de los Reyes, con textos de carácter sacramental y algunas partes cómicas que se transmitían oralmente de padres a hijos, se hacía el «Pedir la tajá», que consistía en que se iba con unos pinchos y se visitaban las casas pidiendo «una tajá», y la gente le pinchaba un chorizo, tocino, etc. y a lo que se continuaba con un baile.
En muchas ocasiones, aparecía Ramoné y rompía el baile:
«Ruzo caballero,
me cago aquí y en el suelo,
y en la sierra de María.
Vino un águila volando,
y le pico el aguilando,
y a usted le pico en un güevo.
¡No se asusten señores,
que es el principio de un juego!
Y empezaba el juego. Recuerda de forma muy especial a Diego de Los Odres, con el que compartía muchos textos en estos «juegos de cuadra» y en lo que se sacaba a la luz cosas y acontecimientos pasados en el pueblo, con un carácter lúdico y usando siempre un doble lenguaje un tanto pícaro.
Podemos señalar 1979 como fecha clave para la reorganización de lo que es en la actualidad la Cuadrilla de Ánimas de la Purísima Concepción en Cañada de la Cruz.
El cura que compartía Parroquia con Barranda, Don Ramón, como se le conoce popularmente, invita a la Cuadrilla a participar en lo que ahora es La Fiesta de las Cuadrillas y fue un incentivo para remover a todos los músicos y empezar a enseñar a niños y niñas a bailar y a hacer música.
Sandra fue una de aquellas niñas que sirve como unión entre los más mayores y los jóvenes y que han seguido hasta el día de hoy.
Muchísimos aprendieron y fueron enseñados de forma totalmente altruista por parte de los músicos más mayores y se fueron integrando de forma paulatina a la Cuadrilla como tal. Los «maestros» nunca cobraban, ni lo hacen en la actualidad, y el dinero que las familias aportaban eran empleados principalmente en la compra de instrumentos.
Sandra recuerda como cada tarde se reunían a lo que llamaban ensayar y esperaban con cierta ansiedad el día de la Romería de la Rogativa, el último domingo de mayo, donde iban a tocar y a bailar disfrutando de ese día y todos tocaban juntos, niños y mayores, de ahí que no se notara diferencia entre edades.
Sandra recuerda que por aquellos años todo el mundo bailaba, ya que era un divertimento colectivo. En la actualidad observa que en algunos lugares hay auténticos «bailarines» que hacen que los demás no participen, cosa que ve negativo y que es necesario el volver a lo de antes, que sea un lugar donde todo el mundo baile, jóvenes y mayores, parejas que lo hagan mejor y otras no tanto, pero que sea una expresión colectiva de un sentir.
Un problema que ve en la actualidad y que se da en esta Cuadrilla, es que muchos de los músicos y de la gente que baila, por motivos de trabajo, han tenido que emigrar a grandes ciudades y que habría el problema de la urbanización de la Cuadrilla, pero que en la actualidad se va llevando de forma correcta.
El presente de la Cuadrilla lo ve muy óptimo, es una Cuadrilla joven con muchas ganas de hacer música, siguiendo lo que a través del tiempo le han transmitido los mayores.
Siendo ya noche cerrada, nos despedimos. Dejo Cañada de la Cruz y sigue en mi memoria el nombre de aquellos músicos que hicieron que lo que me han contado siga vivo. No puedo olvidar aquel violín que una noche fría, muy fría, en la escuela de Inazares vi y oí tocar a un hombre, a un hombre campesino que con sus manos hacía vibrar de forma inolvidable a ese instrumento…no sabía su nombre ni quién era, pero es muy posible que se llamara Diego Ortiz y su famoso «stradivarius», el que dejó el testigo a mi buen amigo Ángel el Rojillo de Cañada de la Cruz.
Gracias y os pido que sigáis alegrando los oídos y cuerpos de tanta buena gente que hay en nuestra Comarca (y cuando hablo de Comarca no solamente me refiero a la que están integradas administrativamente en la actualidad en la Región de Murcia, si no a la que realmente integran este territorio al que tanto quiero).

LA CUADRILLA:
Nombre: Cuadrilla de Ánimas de la Purísima Concepción de Cañada de la Cruz.
Hermano Mayor: Ángel Sánchez García
Contacto: Tlf.: 686268748
Año de su fundación: No hay datos concretos. Se pierde en el tiempo.
Miembros de la Cuadrilla: Veinte, aunque no es un número concreto, ya que depende de la disponibilidad (trabajo, vacaciones, etc.)
Instrumentos que usan: Muchos de los instrumentos que usan son originales restaurados por un maestro artesano residente en Baza (Granada)
CUERDAS: Melodía: Cuerda frotada: violín
Cuerda punteada: laúd y bandurria
Acompañamiento: Guitarra madre (normal).
Guitarro tenor
Guitarra mayor
Guitarro (en sol, requinto, etc.)
PERCUSIÓN: Membranófonos: Pandereta
Ideófonos: Platillos
Triángulo
Botella de anís (vacía)
Campana del mayordomo
ACTOS SIGNIFICATIVOS DURANTE EL AÑO QUE CELEBRAN:
Ciclo de Navidad: JUNTA DE CUADRILLAS (8 de diciembre)
Misa de Gallo
Baile del Día de los Inocentes (de Ánimas).
Recorrido por las calles
Durante resto del año: Participación en Encuentros, Fiestas, etc.

COPLAS QUE DEFINEN A LA CUADRILLA:
«Por Los Odres sale el sol,
por Cañalacruz la luna,
en la Fuente de la Carrasca,
ya no hay claridad ninguna.»

«Arriba que tiro bola,
al que le dé que perdone,
tengo la cabeza loca,
de tantas cavilaciones. «

«Si te llamo Sol te ofendo,
que si Luna te maltrato,
si te llamo Lucero, me parece que te mato,
¿quieres que te llame Cielo?. «