Una delegación formada por unos treintena de caravaqueños y encabezada por el alcalde, José Moreno, y la hermana mayor, Elisa Giménez-Girón, viajó hasta la ciudad de Ávila para recoger la Cruz de Caravaca que acompañó a Santa Teresa de Jesús durante parte de su vida y fue hallada en su lecho de muerte. La réplica en madera de la Cruz de Caravaca ha estado hasta la fecha custodiada en el convento de las Madres Carmelitas Descalzas de Bruselas.

Dentro de los actos del V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús, el prior de los Carmelitas Descalzos en Caravaca, el padre Pascual Gil, solicitó que la reliquia teresiana regresara temporalmente a la ciudad de donde partió hace casi cinco siglos. Finalmente, la Cruz llegó a Ávila en manos del padre Joseph Guicquel, carmelita descalzo francés, ha sido el encargado de transportar la Cruz desde Bruselas.

Esta reliquia teresiana estará en Caravaca hasta la segunda semana del mes de octubre. En primer lugar, permanecerá en el templo jubilar teresiano del convento de los Padres Carmelitas, hasta 16 de septiembre y, posteriormente, se expondrá para su veneración en la Basílica Santuario de la Vera Cruz, en una pequeña capilla junto al altar de San Lázaro.

Se trata de una cruz de madera, de doble brazo, de 8,5 x 4 centímetros, con una placa metálica en la parte posterior, que lleva esta inscripción: «Esta cruz llevó nuestra santa madre Teresa de Jesús en vida y después de su muerte se halló en su cama».

El alcalde, acompañado de los ediles Enrique Fuentes y Óscar Martínez, manifestó que «esta peregrinación supone un acontecimiento importante para Caravaca, ya que la ciudad se une, aún más si cabe, al a la red de «Ciudades Teresianas y a la ruta turística y cultural Huellas de Teresa, iniciada con motivo del V Centenario». Por su parte, la hermana mayor de la Cofradía puso de relieve la emoción que ha sentido al tener la reliquia de la Santa en sus manos y mostró su agradecimiento a todos carmelitas que han hecho posible que la Cruz regrese a la ciudad en plena celebración del Año Teresiano.

Historia de la Cruz de Caravaca de Santa Teresa

En 1576 un grupo de beatas, tras escuchar la homilía de un jesuita, deciden encerrarse en una casa del municipio y solicitan a Teresa de Jesús la fundación de un convento. En ese momento la primera Doctora de la Iglesia se encontraba en Beas del Segura, pero la complicada orografía y los problemas con la fundación en Sevilla le hacen no poder estar presente en la en Caravaca y enviar a una de sus hermanas más fieles, Ana de San Alberto, quien llega a Caravaca portando la carta con las ordenes de la Santa para crear la XII Fundación de las diecisiete que crearía en vida.

Como agradecimiento, Ana de San Agustín envió una Cruz de Caravaca que Santa Teresa llevaría hasta el final de sus días. Fue su enfermera en sus últimos meses de vida, Ana de Bartolomé quien recoge la reliquia una vez fallecida la Santa. La monja fue trasladada a París, llevando consigo la Cruz de Caravaca y posteriormente fue la encargada de fundar convento en Bruselas, desde aquel momento la reliquia ha permanecido dentro de la clausura del convento en Bélgica.

«Huellas de Teresa», más internacional

El proyecto «Huellas de Teresa» reúne a las diecisiete ciudades españolas, entre las que se incluye Caravaca de la Cruz. El coordinador de la asociación, Héctor Palencia, explicó que «cada vez son más los países que se interesan por conocer el proyecto turístico de Huellas de Teresa». Un proyecto que, en palabras de Palencia, «no finalizará con la clausura del V Centenario, sino que seguirá realizando labores de promoción y se dilatará en el tiempo».