Ya en la calle el nº 1047

La Copa de Bullas contra la despoblación

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

La Copa de Bullas, según su concejal, Antonio José Espín tiene un total de 601 habitantes en la actualidad. Esta cifra era más alta en 1996 con 826 vecinos, en menos de 20 años la población ha disminuido un 28%. Reclamos como la metodología moderna que utilizan en su colegio, CEIP Antonio Machado, o los nuevos puestos de trabajo que se crearán con la llegada de la fábrica Rubio, podrían hacer frenar esta tendencia descendente de población. 

Plan integral contra la despoblación

Antonio José explica que en 2018 elaboraron un plan integral contra la despoblación de La Copa, convirtiéndose en uno de los primeros pueblos que lo hacía en la Región de Murcia. En ese plan trabajaban todas las concejalías en colaboración y recogía una serie de medidas que engloban fiscales como bonificaciones de impuestos o ayudas para nuevas actividades económicas, o colaborar con el colegio y cambiar la metodología para que fuera atractiva para familias de Bullas o de otros municipios. Además de otras medidas que engloban vivienda, cultura, turismo o deportes. 

La Copa de Bullas contra la despoblación
Una calle en de La Copa

Desde que se creó el plan contra la despoblación no han notado un aumento en la natalidad de la pedanía, pero sí más gente que decide trasladarse a La Copa. “A excepción del año de la pandemia, la tendencia a la pérdida de población en los últimos años ha empezado a frenar sensiblemente, lo que hace pensar que las medidas que estamos adoptando están dando sus frutos”, comenta.

“La tendencia a la pérdida de población en los últimos años ha empezado a frenar”
Antonio José Espín
Tweet

Aunque están trabajando en elaborar un segundo plan que se aprobará a finales de este año o principios del siguiente, pide al resto de administraciones que se impliquen para poder llevar a cabo medidas más ambiciosas contra la despoblación, como en materia de vivienda. En La Copa, por ejemplo, la falta de vivienda en alquiler frena la llegada de nuevos habitantes. Sin embargo, en cuanto a trabajo se abren nuevas oportunidades, ya que, donde se encontraba la fábrica La Diosa, la empresa de Bullas Patatas Rubio ampliará sus instalaciones.

La Copa de Bullas contra la despoblación
Un entorno privilegiado

“Aquí lo que a la gente le interesa es que la vivienda sea más barata, que haya buenos servicios y trabajo para que las familias tengan una vida en condiciones”, comenta. 

La Copa de Bullas contra la despoblación
El concejal Antonio José Espín

El colegio

“Hace siete u ocho años creíamos que el colegio iba a desaparecer porque el número de aulas comenzó a decrecer de manera apabullante”, pero después del trabajo conjunto entre AMPA, dirección del colegio y el ayuntamiento para desarrollar una nueva metodología la tendencia empezó a cambiar. 

El CEIP Antonio Machado es una escuela activa, es decir, promueve la “actividad” y prepara a los alumnos para la “vida”, no solo para el trabajo. Esta es una metodología alternativa a la tradicional donde se aprende experimentando y no solo memorizando, en contacto con la naturaleza y que mantiene un estrecho vínculo con las familias. Además, se fomenta la cooperación y no la competitividad. 

La Copa de Bullas contra la despoblación
CEIP Antonio Machado

Están recuperando aulas y tienen una previsión de diecisiete nuevas matrículas, Espín asegura que en este colegio público hay niños de La Copa, de Bullas, de otros pueblos del Noroeste e incluso de Pliego y de Archena. “Que siga habiendo colegio en La Copa supone que siga habiendo vida, un pueblo sin colegio es un pueblo sin vida”, añade.

Una nueva vecina

Pilar de Valcárcel Sánchez de 37 años es maestra y educadora social, se crió entre Bullas y Mula. Vive en Galicia, en un pequeño pueblo llamado O’Courel. Se mudó a esa comunidad autónoma a los 18 años y ahora vuelve a La Copa de Bullas. Ha elegido esta pedanía por la oferta educativa que brinda el CEIP Antonio Machado. 

La Copa es rural pero está al lado de todo, es como si vivieras en una calle lejana del pueblo

Ahora es madre y, aunque la decisión de volver es en parte personal porque echa de menos la Región de Murcia, también está motivada por el colegio, además de que quería seguir viviendo en una zona rural.  “Tengo dos niñas y en Galicia vivimos en el rural, me gusta mucho y vivimos bien pero el colegio no me termina de convencer”, explica Pilar. 

La Copa de Bullas contra la despoblación
Pilar junto a sus niñas

Como estudiante realizó las prácticas en este colegio de La Copa y le encantó porque apuestan por una metodología activa y cree que está más actualizada. Remarca que es algo poco usual dentro de lo público y prefiere ofrecer a sus hijas una educación pública ya que todo el mundo tiene acceso a ella. Durante este tiempo seguía al colegio en redes sociales y quería que sus hijas tuvieran ese tipo de educación.

“La Copa es rural pero está al lado de todo, es como si vivieras en una calle lejana del pueblo”, añade. Destaca la tranquilidad, que sus hijas puedan ir andando al colegio y sean capaces de conocer su entorno y que su comunidad sea más cercana. La Copa le pareció un lugar idílico.

“La zona rural donde vivo en Galicia es muy rural, somos trece vecinos, y hay que coger el coche para todo. Además, hay pocos niños”, añade que quiere estar en un lugar en el que sus hijas puedan jugar y relacionarse con otros niños. Asimismo, el horario escolar es mejor, sería un turno de mañana, en su caso actual en Galicia tiene un transporte escolar y su hija mayor sale de casa a las 9:00 y regresa a las 17:00 horas. “En La Copa va a tener más tiempo para ella”, matiza.

Desde el colegio les han ayudado a mudarse, ya que  les facilitó números de teléfono para encontrar una vivienda con posibilidad de alquiler. “La señora que nos alquila se puso muy contenta de que vaya gente al pueblo, creo que hay una buena acogida para la gente nueva”, añade. 

Pilar, en otras épocas de su vida, tuvo que vivir en ciudades y es una experiencia que no quiere repetir sobre todo durante la crianza de sus hijas, prefiere que ellas crezcan en un entorno rural. “Voy a una ciudad y en media hora estoy estresada, del ruido del tráfico, la gente, muchos estímulos”, confiesa. 

En su entorno ha visto cómo gente de su edad está prefiriendo volver en el rural pero reconoce que no sabe si es una tendencia generalizada o solo su experiencia personal. “Creo que a raíz del Covid-19 ha pasado más”, añade.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

  • Sonrisa Saharaui
  • JUNIO MULA 24
  • Bobicar
  • Ortodent
  • ROALF
  • lymaco
  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • automoción caravaca
  • Heroes en librerias
  • TEOFILO A LA VENTA
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp
Suscripción ELNOROESTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción ELNOROESTE