AYUNTAMIENTO DE CARAVACA

El Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz, a través de su Concejalía de Deportes, realizó obras de mejora en las instalaciones de la piscina municipal del casco urbano con el fin de mejorar su sombraje, pavimento y ajardinamiento.

Esta actuación responde a una necesidad y a una demanda que  los usuarios venían poniendo de manifiesto. “Las actuaciones realizadas suponen una mejora en el uso y comodidad y convierten este espacio público en un lugar más diáfano, libre de barreras arquitectónicas y con posibilidades no solo de baño sino también de iniciativas deportivas, recreativas y culturales”, ha declarado el alcalde, José Francisco García, durante la visita realidad.

El edil de Deportes ha querido agradecer el trabajo de técnicos y de todo el personal implicado por la “la buena marcha de la temporada de baño, con más de 6.500 usuarios contabilizados a fecha de hoy”.

En este sentido, el alcalde ha añadido que, “además de la mejora de las instalaciones, el Ayuntamiento ha adaptado el funcionamiento a un protocolo de prevención y seguridad ante la situación sanitaria para no privar a los vecinos de este servicio, que era aún más necesario, ya que muchas familias permanecen todo el verano aquí”.

Las actuaciones de mejora contaron con un presupuesto de 44.000 euros y consistieron, entre otros aspectos, en el incremento de la zona de sombra con la instalación de un toldo de grandes dimensiones y la plantación de 13 árboles morera, junto a la reparación y mejora de todo el sistema de riego, así como la instalación de bocas de riego para facilitar la limpieza de todo el recinto.

Otra actuación destacada ha sido el arreglo del pavimento. Una de sus zonas se ha dotado de pintura especial adecuada para entornos acuáticos y en otra se ha sustituido el césped natural por artificial, debido a su mal estado y también al coste de mantenimiento de una temporada a otra. Igualmente, cabe destacar que se creó una zona pic-nic equipada con seis mesas.

El concejal de Deportes, Pepe Fernández Tudela, ha reseñado que también se ha actuado en la piscina de Archivel con la instalación de una escalera de acceso adaptada para facilitar la entrada de personas con discapacidad física.

Las piscinas municipales de Caravaca de la Cruz, con sede en el casco urbano y en la pedanía de Archivel, iniciaron la temporada a finales de junio, bajo medidas de seguridad establecidas por la Concejalía de Deportes para cumplir con el protocolo de prevención del COVID-19.

El protocolo de uso de las piscinas municipales establece un aforo máximo de 100 personas, con el objetivo de garantizar la distancia mínima de seguridad de dos metros. Además, para tener un control de las personas que diariamente acceden a las instalaciones, la entrada se realizará mediante reserva online en www.sporttia.com, con un máximo de dos días de antelación.

Dentro de las medidas de control de aforo, se eliminaron los bonos y los precios de las entradas bajaron con respecto a temporadas pasadas por el tiempo de uso permitido (jubilados: 0,75 / mayores de 14 años: 1,20 y menores de 14 años: 0,90 euros).

Los usuarios pasan por conserjería, donde se realiza toma de temperatura y se suministra desinfectante. Además, es preciso el uso de mascarilla hasta el acceso al punto de control. Otras medidas de seguridad es que las duchas de interior permanecen cerradas y los vestuarios y aseos sí están abiertos, con marcajes de distanciamiento y normas de uso y labores frecuentes de desinfección.

«Estas son algunas de las recomendaciones sanitarias para la apertura de las piscinas municipales que se tienen en cuenta de forma rigurosa con el fin de evitar la transmisión del virus y garantizar un ambiente seguro, algo que está funcionando correctamente gracias a la colaboración y responsabilidad de los vecinos y al buen hacer de los trabajadores municipales”, según ha remarcado Pepe Fernández Tudela.