CARM

La superficie de cultivo de plantas aromáticas para la extracción de aceites esenciales en la Región fue de 2.160 hectáreas en el pasado año, concentrándose principalmente en zonas de las pedanías altas de Lorca y la comarca del Noroeste.

El incremento de la superficie dedicada a este cultivo creció en 2021 respecto del año anterior en un 44 por ciento, “lo que da una muestra del afianzamiento de este cultivo, eficaz alternativa a los de cereal y leñosos en tierras de secano”, según expresó el consejero de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca, Medio Ambiente y Emergencias, Antonio Luengo, en su visita de hoy a una  finca dedicada a la producción de estas plantas en La Paca, término municipal de Lorca.

El consejero explicó que se trata de un sector que apuesta por la producción ecológica mayoritariamente y subrayó que “estos cultivos podrían ser una alternativa viable, con un mercado en auge de consumo de aceites esenciales, y se encuadran en la línea de la Política Agraria Común, que apuesta por una agricultura más respetuosa con el medio natural”.

Cabe destacar que el tomillo rojo, el espliego y la salvia son las plantas más representativas de este sector, cuya producción total se sitúa alrededor de los 23 millones de euros, siendo el mercado nacional su principal objetivo. En 2021 se produjeron en torno a las 60 toneladas de aceites esenciales procedentes de distintas plantas. Los cultivos más abundantes son tomillo rojo, salvia española, espliego y lavandín. El romero, la mejorana y el orégano también están presentes en los cultivos regionales, pero en menor extensión.

El Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agroalimentario y Medioambiental (IMIDA) desarrolla en la actualidad un contrato para hacer una selección varietal de tomillo, ya que los estudios demuestran que hay diferencias de productividad entre variedades de tomillo que llegan al 300 por ciento, “lo que resulta de máximo interés para el productor, ya que de este modo podemos orientar sus cultivos en la dirección más adecuada, avalados por el conocimiento”, especificó Luengo.

Asimismo, un estudio del IMIDA determinó en 2020 el alto contenido en ácidos grasos Omega-3 de las semillas de plantas aromáticas cultivadas en la Región. Los resultados demostraron que las semillas de ajedrea, espliego y lavanda presentan unos rendimientos en producción que superan a los obtenidos en semillas de chía o en aceite de semillas de cilantro. “Este descubrimiento implica poder ampliar su aplicación a la industria alimentaria”, precisó el titular de Agricultura.