CARM

El centro de salud de Calasparra ha puesto en marcha un proyecto pionero para mejorar la atención que se presta tanto a los pacientes inmovilizados como a sus cuidadores.

El consejero de Salud, Manuel Villegas, visitó hoy el centro para conocer de manos de sus profesionales el proyecto ‘Amanece’ de Atención Multidisciplinar a las Necesidades del Cuidador y del Enfermo Inmovilizado.

Se trata de una iniciativa en la que participan la casi totalidad de los trabajadores del equipo de atención primaria, profesionales de prácticamente todas las categorías sanitarias y no sanitarias. Así, colaboran en él médicos, enfermeros, fisioterapeuta, higienista dental, especialista en formación, trabajadora social y personal administrativo.

“Toda una red de profesionales que se ha unido para mejorar la atención y la calidad de vida de este tipo de pacientes y también de sus cuidadores y que lo hacen además con la vocación de ofrecer una atención centrada en la persona”, destacó Villegas.

“Se trata de una labor encomiable, que incluye además acciones relacionadas con todos los ejes estratégicos del Plan de Impulso y Mejora de la Atención Primaria del Gobierno regional y que están orientadas hacia la promoción, prevención e intervención comunitaria, una mayor eficiencia de los recursos y, sobre todo, una atención centrada en las personas”, añadió el consejero.

Esta iniciativa cuenta con una página web (amanececuidando.blogspot.com) con toda la información necesaria para conseguir cuidadores expertos, con tutoriales de los profesionales, resúmenes de charlas o conferencias y otro material de interés. También incorpora diversas redes sociales que facilitan que llegue la información más relevante para los pacientes y sus familias. Además, se realizan charlas presenciales orientadas a la formación de los cuidadores.

El objetivo principal que persigue ‘Amanece’ se centra en conseguir una mejor atención de los pacientes inmovilizados, así como en una mayor seguridad y destreza en el cuidador a la hora de realizar sus tareas, pero también conseguir un mayor reconocimiento social de su labor y una mejora de su salud física y mental. Otro de los fines es conseguir una mejor coordinación y relación entre el equipo sanitario, el enfermo, su familia y el cuidador.

Además, según los impulsores del proyecto, la iniciativa está fomentando la creación de dinámicas de mejora de protocolos y procesos del centro de salud, así como la coordinación del equipo, lo que posibilita optimizar también procedimientos de actuación en otros ámbitos del día a día del centro.

El proyecto comenzó a implantarse en el centro de salud de Calasparra en septiembre de 2018 y está abierto a la mejora continua de sus actuaciones, gracias a las aportaciones de los integrantes del programa, así como de la población a la que se dirige.

Actualmente, el área de salud a la que pertenece el centro de Calasparra cuenta con 262 personas inmovilizadas. Además, tiene una población de 2.651 personas mayores de 60 años, que también es susceptible de requerir mayores cuidados y atenciones que el resto de la población adulta.

Trabajo multidisciplinar

Lo novedoso de este proyecto es la implicación de la casi totalidad de los integrantes del equipo de Atención Primaria del centro de salud de Calasparra, que está compuesto por siete médicos de familia, dos pediatras, seis enfermeros, auxiliar de enfermería, trabajadora social, fisioterapeuta, matrona, cuatro auxiliares administrativos, celador, 10 MIR y dos enfermeros EIR, además de una unidad odontológica compuesta por odontólogo e higienista dental.