Doscientos escolares de segundo curso de Educación Primaria de Caravaca de la Cruz participaron hoy en la representación de un cuentacuentos en distintos idiomas que organizaron conjuntamente las consejerías de Presidencia y de Educación y Universidades.

La actividad se enmarca en la celebración del Día Europeo de las Lenguas, que busca promover la diversidad lingüística como herramienta para lograr la interculturalidad y celebrar y proteger la riqueza y diversidad lingüística, así como animar a los más pequeños a aprender otras lenguas europeas.

Doscientos escolares de segundo curso de Educación Primaria de Caravaca de la Cruz participaron hoy en la representación de un cuentacuentos en distintos idiomas que organizaron conjuntamente las consejerías de Presidencia y de Educación y Universidades.

La actividad se enmarca en la celebración del Día Europeo de las Lenguas, que busca promover la diversidad lingüística como herramienta para lograr la interculturalidad y celebrar y proteger la riqueza y diversidad lingüística, así como animar a los más pequeños a aprender otras lenguas europeas.

El Consejo de Europa conmemora esta festividad desde el año 2001 para destacar la importancia del aprendizaje de idiomas e incrementar el plurilingüismo y la comunicación intercultural, así como promover su aprendizaje permanente dentro y fuera de la escuela con el propósito de realizar estudios, intercambios, por necesidades profesionales, movilidad o placer.

La representación de hoy forma parte del plan anual 2015 del Centro de Información Europea, ‘Europe Direct-Región de Murcia’ de la Dirección General de Participación Ciudadana, Unión Europea y Acción Exterior.

Las lenguas de la Unión Europea

La UE tiene 24 lenguas oficiales: alemán, búlgaro, checo, croata, danés, eslovaco, esloveno, español, estonio, finés, francés, griego, húngaro, inglés, irlandés, italiano, letón, lituano, maltés, neerlandés, polaco, portugués, rumano y sueco.

Desde las cuatro lenguas iniciales de 1958 (alemán, francés, italiano y neerlandés), es decir, las lenguas de los estados miembros fundadores (Alemania, Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo y los Países Bajos), su número ha ido aumentando gradualmente, a medida que nuevos países se han adherido a la Unión Europea.