El turismo religioso es uno de los instrumentos clave en la estrategia de desestacionalización, una modalidad que, como destacó el consejero de Desarrollo Económico, Turismo y Empleo, Juan Hernández «tiene un alto grado de fidelización, porque la mayoría de los que nos visitan suelen repetir, y su nivel de satisfacción roza el sobresaliente».
El Alcalde de Caravaca de la Cruz, José Moreno, afirmó que «los turistas complementan su visita con otros productos como el patrimonio monumental, histórico, cultural y de naturaleza».

En esa línea, desde la Consejería también se está trabajando en potenciar el Camino de la Vera Cruz, tanto en sus nueve etapas en la Región de Murcia como las que discurren a través de Navarra, Aragón, Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha, que permiten enlazar con el Camino de Santiago.

El turista religioso que visita la Región de Murcia procede, a nivel nacional, de Alicante, Madrid, Andalucía y Castilla-La Mancha, mientras que los extranjeros provienen de un amplio abanico de países, con mayor presencia de británicos, holandeses y franceses.

En cuanto al alojamiento, eligen hoteles y albergues fundamentalmente, mientras que los que optan por el ecoturismo o el turismo de interior y realizan una excursión o una visita a lugares religiosos suelen alojarse en casas rurales, campings y viviendas de familiares y amigos.